Politics

Alex Vitale: “Es imposible tener policía sin espionaje político”

Barack Obama deportó a más personas que todos los presidentes de Estados Unidos juntos. España violó los derechos fundamentales de 20 niños migrantes al expulsarlos a Marruecos en verano de 2021. El salto a la valla de Melilla es el nuevo escándalo de las últimas semanas. Llegado el  momento, hasta los gobiernos más progresistas de la historia hacen uso de la brutalidad policial.

Los policías se ven como soldados antes que como guardianes, explica Vitale en su ensayo

“Los policías a menudo se ven a sí mismos como soldados en una batalla contra los ciudadanos antes que como guardianes de la seguridad pública”, explica el sociólogo Alex Vitale en su libro El final del control policial (Capitán Swing, 2021). El autor presenta esta semana en España la nueva edición de su ensayo, en el que evidencia los traumas generados a raíz de la administración Trump y el auge neoconservador en los países capitalistas de occidente.

¿Qué intereses políticos motivan el aumento de presencia policial en la vigilancia y castigo de las fronteras?

Hemos visto un incremento de la xenofobia en Europa y EEUU. Esta xenofobia es la consecuencia combinada de la inseguridad económica en las áreas más desarrolladas y el aumento de la presión de refugiados en las áreas menos desarrolladas. Esto ha creado la tormenta perfecta de resentimiento que algunos actores políticos han intentado aprovechar para generar apoyo populista para sus propios objetivos políticos conservadores.

Trump motiva y facilita el sentimiento anti-inmigrante con su discurso sobre el muro, pero lo que de verdad buscaba era exenciones de impuestos para los más ricos. No se construyó ningún muro, no se cortó realmente el paso de los migrantes, pero los más adinerados amasaron trillones de dólares en exenciones fiscales.

¿La xenofobia es una excusa de la extrema derecha para beneficiar a los ricos?

La xenofobia puede ser una idea ampliamente popular. Y se vuelve más popular en tiempos de inseguridad económica. Incluso los partidos liberales están dispuestos a acentuar la seguridad fronteriza como una forma de protección frente a la extrema derecha. Los conservadores quieren hacerlo militarizando la frontera, pero el centrismo neoliberal llevarlo a cabo bajo el discurso de los derechos humanos, así que no envían a los militares, envían a la policía.

El salto a la valla de Melilla ha sido un escándalo, pero ha sucedido con un gobierno de izquierdas.

Esto requiere una discusión sobre cuál es la función de las fronteras. Los neoliberales han logrado reducir la presencia de fronteras dentro de Europa, pero han dibujado una línea entre lo que consideran lugares “desarrollados” y “no desarrollados”.

Por ejemplo, la exclusión de Turquía del Espacio Schengen representa la línea que debe defenderse en términos de diferenciación económica. Todos los partidos políticos europeos están comprometidos con la idea de centro-periferia, cuya línea, a veces difusa, deben dibujar.

En el libro, explicas que aumentar el bienestar de los territorios empobrecidos reduce los flujos migratorios. ¿Por qué prefieren los Estados invertir en armamento y Policía en vez de en desarrollo económico?

“Sale más barato violar los derechos fundamentales que invertir en bienestar social”

Porque los Estados se benefician internacionalmente de estas relaciones desiguales. Para nuestras economía es crucial poder explotar los recursos de África y América Latina sin pagar todo el precio, y para ello se utiliza la brutalidad policial. Al fin y al cabo, sale más barato violar los derechos fundamentales que invertir en bienestar social.

En cuanto a la impunidad policial, el Gobierno  español ha reformado la ‘ley mordaza’, pero muchos creen que no lo suficiente. ¿Qué interés tiene la izquierda en esta norma?

Incluso los gobiernos de izquierdas quieren ejercer el poder del Estado. Posiblemente sienten que es en el interés de la clase obrera o de las personas pobres… En el siglo XX fue el socialismo de Estado el que usó un fuerte poder policial, en nombre de un proyecto de  desarrollo económico que pretendía beneficiar a los trabajadores. 

“Incluso los partidos de izquierdas quieren ejercer el poder del Estado”

Debemos ser prudentes a la hora de vincular el control policial exclusivamente al capitalismo. El control policial no es tan solo una expresión del capitalismo. De hecho, puede haber una vigilancia muy opresiva en sistemas no capitalistas. Lo que de verdad debemos pensar es en los peligros de una excesiva centralización del poder estatal sin rendición de cuentas.

También mencionas el espionaje político. En España, el ‘caso Pegasus’ ha sido un escándalo.

He oído hablar de ello. Todos los países están comprometidos con el control policial político. La primera Policía se creó en Francia y era casi enteramente política. Se inmiscuían en las comunidades y pasaban la información que obtenían a Napoleón, que creó un aparato de vigilancia masiva.

“Es imposible tener Policía sin espionaje político”

El caso Pegasus no es nada nuevo ni inusual del control policial. El espionaje siempre ha sido un propósito central desde la creación de este cuerpo. La cuestión es que es la parte del control más envuelta en secretismo, oculta del ojo público y sin rendición de cuentas. Y como resultado, es la parte más probable que cometa abusos. Es imposible tener Policía sin espionaje político.

Asistimos a una de las peores crisis en los últimos dos siglos. ¿Debemos esperar un aumento de la represión policial?

Existen dos factores. El primero son las condiciones sociales que amenazan las instituciones económicamente poderosas. Por ejemplo, si los delitos callejeros, las personas sin hogar o las que piden en la calle comienzan a interferir con el comercio o el turismo… Cuando una crisis económica produce estos problemas sociales en la comunidad, la represión policial se movilizará para intentar controlarlo.

El otro factor es la resistencia organizada. Si los movimientos sociales, los sindicatos, uniones de personas en alquiler o quienes sean empiezan a parar desahucios o a hacer huelga, entonces veremos al poder policial movilizado para suprimir estos movimientos.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.