Politics

Almeida avaló al comisionista Luceño ante el Gobierno chino para que intermediara en el comercio de mascarillas

“Ya tiene el Alcalde a la firma la carta en inglés y español. Me pregunta su secre que a quién la dirigimos (¿a ti?)”, le preguntó en un mail Elena Collado, la alta funcionaria del Ayuntamiento de Madrid que gestionó el contrato de las mascarillas, a Alberto Luceño, el 23 de marzo de 2020. “Sí, por favor hay que hacerla nominativa con los datos míos personales que te mandé”, le respondió en otro correo electrónico el comisionista.

Alberto Luceño está imputado por los presuntos delitos de estafa, falsedad y blanqueo por las comisiones de cinco millones de dólares que obtuvo por los tres contratos del Ayuntamiento de Madrid con la empresa malasia Leno; dinero que salió de las arcas públicas madrileñas. Su socio, el aristócrata Luis Medina también está siendo investigado; en su caso, la comisión fue de un millón.

La carta a la que se refería el cruce de correos, que obra en el sumario, al que ha tenido acceso Público, era una recomendación, un aval, del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, sobre la profesionalidad de Alberto Luceño, intermediario de la empresa Leno, ante las autoridades chinas para que pudiera intermediar en la compra de material sanitario al comienzo de la pandemia. 

Este hecho fue corroborado por Elena Collado ante el fiscal, el 16 de marzo de 2021, cuando declaró en calidad de testigo. “Nos lo pidió por si tenían problemas en la fabricación, por si alguien elevaba la oferta, nos pasó varias veces, nos quedamos sin productos. Entonces decía que le podía facilitar con las autoridades chinas que nuestro alcalde nos hacía una carta diciendo que esta persona estaba colaborando con el ayuntamiento y que le trataran bien. La carta la intentamos traducir en chino, al final la mandamos en inglés y la firmó nuestro alcalde y se la dimos a Alberto Luceño”. 

Curiosamente la carta no fue aportada por el Ayuntamiento de Madrid a la Fiscalía, pese a que se hablaba de ella en los correos entre Luceño y Elena Collado. No obstante, el fiscal la consiguió y en el momento de la declaración, hace un año, de Collado, pudo mostrársela y la funcionaria la reconoció.

El representante de la Fiscalía Anticorrupción preguntó a Elena Collado el motivo por el que se optó por aquella carta de recomendación en lugar de que el ayuntamiento se dirigiera directamente al Gobierno chino. “No entiendo el por qué –espetó el fiscal–, porque Alberto Luceño esto ya lo sabe, que en una situación de emergencia…”, refiriéndose a que el que se hacía pasar por experto en comercio con países asiáticos desde, al menos, 2018, ya debía conocer los riesgos de aquellas operaciones comerciales. 

En realidad, no fue hasta mayo de 2020, es decir, dos meses después de los contratos entre Leno y el Ayuntamiento de Madrid, cuando Luceño constituyó la empresa Takamaka Invest SL, dedicada a la exportación de productos desde China, y a través de la cual canalizó las comisiones obtenidas por su intermediación. Esta mercantil está siendo investigada.

La respuesta que le dio Elena Collado al fiscal no aclaró las dudas: “Yo imagino que en su momento, cuando el alcalde firmó esa carta es que si tenía algún problema en China a lo mejor teniendo una cosa oficial de algo parecido al Gobierno de España le podía facilitar la fabricación de los materiales y el alcalde estuvo conforme”. 

La suerte de Luceño

Mientras se desataba una terrible pandemia en el mundo, a Alberto Luceño le sonreía la suerte: logró cerrar un acuerdo muy ventajoso con una empresa de Malasia para que camuflara en el elevado precio final impuesto al Ayuntamiento de Madrid cuantiosas comisiones para él y su amigo Luis Medina: seis millones de dólares de un total de 11.914.300 dólares

Logró además una carta de recomendación del alcalde de Madrid para facilitarle los negocios con el comercio chino. 

Y consiguió también imponer que 50.000 mascarillas donadas por él y su socio fueran a parar al hospital madrileño Puerta de Hierro, donde trabaja su mujer como nefróloga, lo que le granjeó al matrimonio el agradecimiento del personal sanitario. “Para mí es muy importante”, le confesaba en otro correo a Elena Collado. 

El 2 de abril de 2020, días después de que Martínez-Almeida firmara la carta de recomendación para Luceño, rubricaba otra carta relacionada con los comisionistas en la que les agradecía su donación de 238.000 mascarillas al Ayuntamiento de Madrid. 

“Ahora cabeza”

Una vez cerrados los contratos entre el consistorio y la empresa Leno, Alberto Luceño formalizó los documentos internos de las comisiones y envió los que le correspondían a Luis Medina. “Enhorabuena amigo!!!!! Con nuestros más y nuestros menos, te lo mereces. Ahora cabeza, ehhh? Abrazo fuerte”, escribía Luceño a Medina. La Fiscalía Anticorrupción abrió su investigación meses después, en julio de 2020, al recibir la alerta del servicio antiblanqueo, Sepblac, a la vista de los ingresos desorbitados de los dos comisionistas y de las inversiones que habían hecho. 

Luceño invirtió en relojes y coches de lujo, además de un piso de más de un millón de euros. Por su parte, Medina, compró un yate e invirtió en bonos por valor de 400.000 euros.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close