Politics

Amigos con derecho a roce: ¿de verdad puede funcionar?

Publicado

Los amigos con derecho a roce son amigos que de vez en cuando mantienen relaciones íntimas. Por lo general, no es ni bueno ni malo, pero sí que es verdad que conviene tener claro los sentimientos de cada persona y el tipo de relación que se tiene para que ninguno de los termine sufriendo ni para que esa amistad pueda acabar rompiéndose para siempre.

Este tipo de amistad es una amistad libre al cien por cien. No existen ataduras más que la lealtad que hay entre dos buenos amigos, pero no se guarda fidelidad (se pueden tener varios amigos con derecho a roce) como si se tratara de una pareja convencional y únicamente se disfruta del sexo cuando los dos quieren sin más quebraderos de cabeza.

El sentimiento que une estas relaciones no es el amor como lo conocemos, sino un amor de amigos que no conlleva pensar en un futuro juntos ni en más ‘obligaciones’ que las que dos amigos quieran tener.

Se busca pasar un buen rato con alguien con el que se tiene cierta confianza, disfrutar de la intimidad y huir de cualquier implicación que se parezca lo más mínimo a estar emparejado. Según una investigación de Webstools, uno de cada tres españoles declara tener o haber tenido un amigo con derecho a roce, y de éstos, un 20 por ciento lo ha tenido en más de una ocasión. Pero no todo el mundo tiene la capacidad de mantener la cabeza fría y diferenciar entre esa relación libre y el momento en el que la amistad puede pasar a ser algo más.  

Ventajas de ser amigos con derecho

Sin duda, la principal ventaja de este tipo de relación es la libertad que hay. No hay preguntas, no hay planes para un futuro, no hay prisas ni compromisos. Una relación de amistad en la que también hay sexo debe ser libre ante todo y es perfecta para aquellos que no buscan una pareja ni un compromiso sentimental en un determinado momento de sus vidas. Por supuesto, no hay necesidad de que le presentes a tus padres ni a tus otros amigos si no te apetece. Recuerda: es un amigo, no una pareja.

amigos-con-derecho-2
Los amigos con derecho a roce deben tener claros sus sentimientos.Pixabay

Al no haber obligaciones sentimentales, no hay tampoco necesidad de estar pendiente de esa persona, salvo que realmente quieras hacerlo. No esperará que le mandes un Whatsapp para decirle si le echas de menos, ni que le des un like en Instagram ni que le escribas una carta de amor. Puede que pasen semanas sin que habléis o sin que os veais. Lo único que os une es la amistad (y solo vosotros sabéis en qué grado) y las ganas de estar juntos cuando a los dos os apetezca, así que si te apetece quedar, llama sin problema y si no puede o no le apetece, no te ofendas. Los amigos con derecho no lo hacen.

Otra de las ventajas es que podrás conocer gente, salir o mantener relaciones íntimas con más personas, si es lo que quieres. Nadie te va a pedir cuentas ni tú te sentirás moral o éticamente obligado a contar a tu amigo o amiga con derecho a roce lo que has hecho la noche anterior ni con quién. Además, la amistad con derecho a roce puede ‘romperse’ en cualquier momento y nadie debe salir perjudicado ni hacer dramas.

Por ejemplo, en el momento en el que uno de los dos miembros conozca a alguien con el que sí quiera intentar formar una pareja o se enamore de otra persona, no habrá enfados ni problemas adicionales. Es más, no habrá que ‘cortar’ ninguna relación porque ambos se supone que tienen claro que son amigos antes, durante y después de ese momento.

Reglas de los amigos con derecho

Ten claro lo que quieres. Antes de empezar a vivir una amistad de este tipo, las dos personas deben tener claro qué es lo que quieren. Si acabas de salir de una relación sentimental complicada o si no te sientes lo suficientemente preparado o preparada como para mantener relaciones íntimas sin sentimientos de por medio, es mejor que no lo hagas, porque al final saldrás escaldada. Esta relación es pura libertad, así que ten claro que no puedes pedir nada al otro ni él a ti.

– Elige a la persona adecuada. No todo el mundo sirve para vivir una relación de este tipo. Por ejemplo, si la otra persona es tu mejor amigo o tu mejor amiga, quizá no es buena idea que vayáis un paso más allá en la intimidad, ya que uno de los dos puede salir lastimado y esa amistad se podría terminar rompiendo. Piénsalo: ¿te compensa romper una bonita amistad por una noche de pasión? Solo tú puedes tomar esa decisión. Lo mejor es hacerlo con alguien con el que sientas química, te lleves bien pero no haya ningún otro vínculo estrecho que os una. 

amigos-con-derecho-1
Los amigos con derecho son libres para estar con otras personas cuando quieran.Pixabay

Sinceridad ante todo. En cualquier tipo de relación, la comunicación es fundamental, y en esta no lo es menos. Hablad de lo que sentís, de lo que no sentís, de lo que queréis y de lo que no queréis a la hora de estar juntos. La sinceridad es clave para que los dos os sintáis bien y disfrutéis de esos momentos de sexo juntos. 

En un estudio realizado por la Florida State University, se afirma que un 25 por ciento de hombres desean que la relación sea oficial, aunque usualmente son las mujeres (40%) las que esperan un mayor compromiso. Así que sí, debes ser muy claro o clara a la hora de hablar de tus sentimientos si en algún momento cambian. No dejes que pase el tiempo y sea peor. Si estás empezando a sentir algo más, díselo. Su reacción será lo que te haga ver si es mejor que os alejéis para no sufrir. 

Mejor no ilusionarse. A veces hay señales que nos pueden llevar a equívocos. Imagínate que la otra persona te presenta a su mejor amigo o un día te dice que quiere que le acompañes a un evento familiar. En ese momento, pregúntale el motivo y aclara si está buscando algún tipo de compromiso que vaya más allá de lo que teníais hablado. Tal vez solo quiera ser amable o le apetezca que te conozcan sus amigos y no quiera nada más. No te ‘ilusiones’ ni te eches atrás sin preguntar. 

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close