Politics

Ángel Caballero, actor y dramaturgo: «Amparo Muñoz sufrió la violencia machista del destape»

Ángel Caballero. / F. Fernández

Amigo de la ex Miss Universo durante sus últimos años de vida, el actor malagueño le dedica un homenaje con la obra ‘El último baile’

«Oye, mi vida no ha sido una mierda», replicaba Amparo Muñoz cuando alguien se empeñaba en retratarla como un juguete roto. Lo cuenta el actor malagueño Ángel Caballero, gran amigo de la que fuera Miss Universo durante su última etapa. Amparo murió en 2011, a los 56 años, víctima de un tumor cerebral. Y Caballero, que prometió escribirle una obra de teatro, ahora es el autor, director, actor y productor de ‘El último baile’, un montaje en el que Mar Regueras interpreta a ‘Miss U’ (como conocían a Amparo Muñoz en el resto del mundo) y que se estrenará en Madrid el 4 de marzo en el Teatro Pavón. «Es un homenaje y está inspirado en ella, pero también representa a otras mujeres que han sufrido algún tipo de violencia. Para mí Amparo, en los años del destape, sufrió la violencia machista típica de aquella época».

A sus 35 años, Caballero se declara «poco creyente», sin embargo le gusta pensar que «desde algún lugar, Amparo está viendo la obra y le gusta. Para mí actuar en ella es como reencontrarme cada noche con una amiga». La conoció en Málaga hace más de quince años. Se la presentó su padre, que por aquellas fechas estaba escribiendo las memorias de la ex Miss Universo. «Yo tendría entonces unos 18 años y quería ser actor –recuerda el malagueño–, estaba a punto de irme a Madrid, a la escuela de Cristina Rota, donde Amparo había sido una de las primeras alumnas. Tuvimos una conexión muy especial, quizás porque ella me identificaba con sus comienzos. Yo solo quería hacer teatro pero Amparo me decía: ‘Tienes unos ojos muy bonitos, deberías ponerte delante de una cámara’».

Hoy, su currículo profesional incluye series como ‘Entre olivos’, ‘Perdóname Señor’, ‘El Continental’ o ‘Carmina’, donde interpretó a Paquirri. Como escritor resultó finalista del Premio Nacional de Literatura Dramática con su obra ‘Donde mueren las palabras’. Y ahora acaba de lanzar también en libro ‘El último baile’, título extraído de un deseo que le confesó la propia Amparo Muñoz. «Estábamos viendo ‘Mamá cumple cien años’, donde ella bailaba unas sevillanas. Y en ese momento, Amparo, que ya había sufrido un ictus y tenía la movilidad reducida, me dijo que antes de dejar este mundo le gustaría marcarse un último baile».

Vivir con intensidad

Durante los más de cinco años en que compartieron meriendas («le encantaba el chocolate mentolado») e innumerables conversaciones, Amparo apenas se refirió al mundo de las drogas. «Yo creo que fue un episodio más de una vida que a muchos nos encantaría haber vivido, porque ella recorrió el mundo, se codeó con Jane Fonda, con Robert De Niro… Amparo solía decir: ‘La vida me ha maltratado y yo he maltratado a la vida’. Pero es que es muy difícil vivir con esa intensidad sin pagar un precio», razona el actor malagueño.

De carácter fuerte pero en el fondo «muy frágil», nada rencorosa, «ni hablando de sus exmaridos o de personas que le habían hecho daño», y con una dignidad que le llevaba a soportar impasible comentarios injustos. Así recuerda Ángel Caballero a la mujer que a los 19 años renunció a la corona de Miss Universo porque se sentía manipulada tras seis meses de reinado. «Recuerdo que alguna vez, al entrar en un cine o teatro, como ella se movía torpemente por el ictus y se apoyaba en mi brazo, algunos decían ‘Mira, ya va borracha’ o ‘Ya va drogada’. Imagino cuánto le dolía».

De comentarios desagradables sabe mucho Ángel Caballero. Siendo adolescente llegó a pesar más de 120 kilos y se metían con él en el colegio. Hoy vive permanentemente a dieta y es un hombre atractivo e impermeable a los halagos. «Cuando hice de Paquirri se me acercaba todo el mundo. Pero a los tres días sale otra serie y la gente se olvida. En esta profesión no se te puede ir la cabeza».

Tendría él unos 15 años cuando conoció a Antonio Banderas. «Mis abuelos eran los dueños de la casa en la que vivió Gerald Brenan y vino a hacer localizaciones porque pensaba rodar una película que luego no se hizo. Yo todavía era gordito pero me atreví a decirle que quería ser actor y él me animó mucho. Esa misma tarde me alquilé tres películas de Banderas. Hoy soy el pesado que cada vez que le ve se lo recuerda, ja, ja, ja… Antonio es un referente en todos los sentidos».

‘Let it be’ es el lema de Ángel Caballero. Lo tiene escrito en su ‘whatsapp’, presidido por la foto de su perro labrador, Woody. «No se llama así por Woody Allen, aunque soy fan de su cine –precisa el actor–. Se llama por ‘Toy Story’, porque cuando fui a la perrera, al mirarlo, me vino a la cabeza la canción ‘Hay un amigo en mí’. Y me lo quedé».

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close