Politics

Ara la Generalitat vol que aprenem els vels islàmics en català

Què fa la Generalitat promocionant una eina de sotmetiment i ideologia?

Samir Khalil Samir es un jesuita egipcio, profesor de historia de la cultura árabe y de estudios islámicos en la Universidad San José de Beirut, en el Pontificio Instituto Oriental de Roma, y en el Pontifico Insituto de Estudios Árabes e Islámicos de Roma. Fundó y dirige el CEDRAC (Centre de Documentation et de Recherches Arabes Chrétiennes) y preside la International Association for Christian Arabic Studies. És a dir, que el professor Samir és un àrab d’Egipte que coneix el món islàmic com ningú, i hi ha dedicat la vida. Esto es lo que nos dice sobre el islam y la mujer:

«En el Corán se afirma de una manera explícita la superioridad del hombre sobre la mujer, pero también su deber de tutelarla. El versículo 228 de la azora de la Vaca afirma que ‘los hombres tienen preeminencia sobre las mujeres’, y el versículo 38 de la azora de las Mujeres dice que los hombres ‘están por encima de las mujeres, porque Dios ha favorecido a unos respecto a otros, y porque ellos gastan parte de sus riquezas en favor de las mujeres’». De estas afirmaciones deriva una tradición secular que otorga al marido una autoridad casi absoluta sobre la mujer, confirmada asimismo por varios hadices [hechos de la vida de Mahoma] (…)

Mientras que en la concepción cristiana, el hombre y la mujer están situados en un plano de sustancial paridad, en la islámica se establece una diferencia en el ámbito ontológico (…) la mujer es inferior al hombre y debe estar por debajo del mismo«.

Aquest supremacisme masculí a l’islam es tradueix en què les dones tenen menys drets que els homes, com es veu en cosetes com aquestes:

  • Disparidad en la posibilidad de casarse: el hombre puede tener hasta 4 mujeres y sexo con sus esclavas (Mahoma tuvo entre 11 y 13, porque decía que el ángel Gabriel le dio a comer algo que le dio la potencia sexual de 40 hombres), la mujer solo 1 marido.
  • La mujer musulmana no puede casarse con un hombre de otra fe, a menos que éste se convierta al islam. El hombre sí puede.
  • El marido puede repudiar a la mujer; la mujer no puede.
  • Si se divorcia un matrimonio musulmán, los hijos pertenecen al padre y éste toma las decisiones.
  • En la herencia, a la mujer le corresponde la mitad que al varón.
  • En testimonio jurídico del hombre vale el doble que el de la mujer.
  • El hombre puede corregir a la mujer golpeándola hasta que le obedezca, e impedirle salir de casa.

También en el vestido se manifiesta este supremacismo masculino sobre la mujer. En el versículo 31 de la azora de la Luz leemos esto:

«Di a las creyentes que bajen sus ojos, oculten sus partes y no muestren sus adornos más que en lo que se ve. ¡Cubran su seno con el velo! No  muestren sus adornos más que a sus esposos, o a sus hijos, o a los hijos de sus esposos, o a sus hermanos, o a los hijos de sus hermanos, o a los hijos de sus hermanas, o a sus mujeres, o a los esclavos que posean (…) no meneen sus pies de manera que enseñen lo que, entre sus adornos, ocultan».

Està clar que l’islam mana a les dones que es tapin per no excitar els homes. Para los juristas árabes no está muy claro lo que debe ser cubierto, porque la palabra árabe «jumuri-hinna» se traduce como «sus mantos». De ahí la gama de vestidos islámicos para la mujer: velo, hijab, chador, burka, nicab, etc.

Desde los años 90 en Francia surge la cuestión de si las chicas musulmanas pueden ir a clase con el velo. El profesor Samir lo ve así:

«Antes que una cuestión de fidelidad a la tradición musulmana, el velo es un accesorio político que se inserta en un proyecto de islamización de Europa. La expresión «velo islámico» o «vestido islámico» (al-ziyy al-islami) no existía antes de los años 70. Es un fenómeno reciente que apareció en el mundo musulmán sunita gracias a la influencia wahabita y a la financiación de Arabia Saudita».

La Generalitat ja ha decidit que el vel islàmic és una part molt important de la cultura catalana, y TermCat, el Centro de Terminología de la Lengua Catalana de la Generalitat, acaba de publicar una infografía para que nos familiaricemos con el maravilloso velo musulmán, símbolo de la inferioridad femenina y de la reivindicación política islámica.

Ja tenim una altra ideologia oficial promoguda per la Generalitat: l’islamisme. Això sí, tot en català.

Dolça i sotmesa Catalunya…



Categories: Alma

Tags: islam, Samir Khalil Samir, Termcat, Velo islámico



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close