Politics

así se regulan los burkinis en Europa

Publicado

Este miércoles, Grenoble, una ciudad en el sureste de Francia, ha aprobado el uso de burkinis en las playas y piscinas públicas de la región. La celebración entre los vecinos musulmanes fue mayúscula, que han encontrado esta medida como un voto de confianza y una oportunidad para fomentar la convivencia. La decisión rompe con la tradición francesa, que desde que en el año 2016 Cannes prohibiera explícitamente la utilización de esta prenda de connotación religiosa, la mayoría del país se ha sumado al rechazo a los burkinis.

Francia es la región europea que más rechaza los elementos musulmanes en general y los burkinis en particular. El hecho de que sea el segundo país de Europa con más inmigración musulmana puede influir en la opinión popular: el 5,8% de la población practica el islam. Según estos mismos datos, Alemania es el primer país europeo en recibir a inmigrantes musulmanes, concretamente, el 6,1%. Sin embargo, allí el rechazo no es, ni de lejos tan grande.

En agosto de 2016, la ciudad de Cannes fue la primera ciudad que lo prohibió expresamente, después de que se registrara un altercado por la celebración de un “día del burkini” en un parque acuático de la región, que finalmente se canceló. El alcalde explicó entonces que se trata de una prenda que “manifiesta de forma ostentosa una pertenencia religiosa, cuando Francia y los lugares de culto religioso son actualmente objetivo de ataques terroristas, puede provocar disturbios del orden público”.

Al poco tiempo, a Cannes se le unieron Villeneuve-Loubet y Sisco, en Córcega. En su caso, se justificaron hablando de motivos de higiene y seguridad. Desde entonces, son decenas las localidades francesas que se han ido sumando a la prohibición del uso de este tipo de bañadores. Y a nivel estatal, aunque no hay nada recogido a nivel institucional, el recelo es general.

De hecho, tras la aprobación del burkini en Grenoble, el ministro francés de Interior, Gérald Darmanin, ha señalado en Twitter que ha dado instrucciones a las autoridades del departamento de Isère para que intenten revertir la medida en los tribunales y ha acusado al alcalde del municipio, Éric Piolle, de representar una “inaceptable provocación” a los “valores laicos”.

Por su parte, en Alemania no está prohibido en casi ningún caso. Solo en la ciudad de Koblenz no se podía usar esta prenda, pero en el año 2019 se eliminó la prohibición porque consideraban que no se podía verificar si los usuarios que los usaban tenían heridas abiertas o enfermedades. Además, en una muestra de apoyo a la comunidad musulmana, el gobierno alemán aprobó que las niñas musulmanas pudieran usar ‘burkinis’ cuando asisten a clases de natación en la escuela.

La regulación de los burkinis en España

En España, al igual que en la mayoría de países europeos, no hay una regulación concreta sobre el uso de burkinis en playas y piscinas. Las normativas en casi todos los lugares se limitan a establecer que en las zonas de baño deberá usarse la vestimenta adecuada para ello. Pero no se delimita cuál es esa vestimenta adecuada. ¿Están incluidos los bañadores de cuerpo entero? De hecho, durante la investigación de este artículo, Vozpópuli ha detectado que es una pregunta que se hace con mucha frecuencia en los sitios webs de hoteles, casas rurales y complejos similares, porque es algo que no está claro.

Precisamente como no hay nada concreto establecido, las normativas varían entre localidades. Normalmente, los lugares donde se prohíbe lo hacen aludiendo a cuestiones de higiene y seguridad, como ocurrió en el año 2017 en un parque acuático de Girona, donde prohibieron la entrada a mujeres que usaran ‘burkinis’ para evitar accidentes. También hubo polémica en 2014, cuando el entonces alcalde Vitoria, Javier Maroto, no permitió su uso en piscinas por motivos de higiene.

¿Es un elemento aceptado en el resto de Europa?

Uno de los países más abiertos al burkini es Gran Bretaña, que en varias ocasiones se ha manifestado en contra de la actitud de Francia, donde no hay ninguna intención de prohibirlo. Tanto es así, que las nadadoras musulmanas pueden usarlos en las competiciones locales, según informan varios medios británicos.

También son muy abiertos con esta prenda en Italia. Cuando se prohibió su utilización en tantos lugares de Francia, el entonces ministro italiano de Interior Angelino Alfano, una de las voces críticas con la posición francesa, ya que considera que su implantación podría tomarse como “una provocación capaz de causar atentados”. Según informó el periódico The Times, en Italia se disparó el uso de este tipo de bañadores después de que se prohibiera en Francia.

Sin embargo, en la línea de la posición de Francia se encuentra Bélgica, que en el 80% de los municipios flamencos prohíben el burkini en las piscinas públicas. En Portugal, la situación es muy parecida a España: no hay nada recogido oficialmente y todo depende de las ordenanzas municipales.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close