Politics

Cómo actuar después del sexo para ser más feliz

Publicado

Actualizado

Después del sexo nos surgen muchas dudas. ¿Querrá volver a quedar? ¿Se repetirá? ¿Me apetece marcharme a casa y no volver a ver a esa persona o creo que podemos tener algo más? Una relación sexual es algo muy íntimo y son dos los que tienen que poner de su parte antes, durante y después.

No existen reglas sobre cómo actuar después de un encuentro sexual pero sí que hay algunas pautas generales que pueden hacernos sentir menos incertidumbre cuando llega el final de la relación.

Lo más habitual es que nos sintamos bien tras el sexo, aunque algunas personas sienten cierta ansiedad una vez que ha llegado al orgasmo. Lo primero es no estresarse y actuar con naturalidad. Haz lo que te apetezca hacer respetando siempre a la otra persona y deja claro lo que quieres hacer en cada momento, también cuando terminéis ese rato de intimidad entre los dos. Aquí te damos algunas pautas para que tengas claro qué hacer y qué no después de una relación sexual.

Después del sexo… tómate tu tiempo

Cuando mantenemos relaciones sexuales, al terminar podemos sentirnos agotados y con la mente en ‘otro lugar’. Tómate tu tiempo y dale tiempo a la otra persona para que pueda entender cómo se siente después de un momento tan íntimo. Piensa cómo te has sentido tú, si te ha gustado, si te ha hecho sentir bien, si te gustaría repetir con esa persona o si lo que quieres es marcharte y no volver a verla más, que también puede pasar y no es nada extraño ni tiene que hacerte sentir mal. 

Es fundamental saber si ha cumplido las expectativas que tenías, si te ha sorprendido para bien o para mal o si quizá esperabas algo más que no se ha producido. Valora el encuentro y reflexiona sobre tu comportamiento y el de la otra persona, solo así sabrás si eso va a más o se queda en una relación esporádica.

después-del-sexo-actuar-1
Si lo necesitas, haz preguntas después del sexo.Pixabay

No te quedes con dudas

Seguro que en alguna ocasión has terminado de tener un relación con alguien y te has quedado con ganas de hacerle más de una pregunta. No te resistas. Quizá espera un rato para preguntar qué ha podido significar esa relación para la otra persona y no te sorprendas si la respuesta no es la que tú quieres oír. Muchas veces, dormir abrazados o que alguien se muestre cariñoso durante el sexo no quiere decir que piense que es amor para siempre o que quiera mantener algo más estable contigo. 

Es más, las hormonas pueden ser las ‘culpables’ de que quiera dormir abrazándote y no piense en nada más que en ese momento de complicidad y de bienestar tras la relación. La oxitocina es muy poderosa y después de llegar al orgasmo está en pleno ‘apogeo’ en tu cerebro y eso puede hacer que estemos más cariñosos de lo normal. Pero sí, si algo te ha sentado mal o notas algún comportamiento raro, pregunta y no quedes con las dudas, la honestidad es clave si piensas en algo más. No hay que avergonzarse ni sentir miedo ante una respuesta que no nos gusta. Mejor preguntar en ese momento que cuando estés ilusionada de verdad.

Sé empático

Como decíamos, no hay nada malo en no querer repetir con esa persona o en marcharte a tu casa sin más, pero trata de ser empático y entender lo que el otro ha sentido porque tal vez él o ella sí que esperen algo más. Sé honesto, claro y no hagas daño de manera gratuita. La educación, el respeto y la comunicación también aquí tienen un papel protagonista. Si él quiere preguntarte algo, no seas radical y responde con naturalidad y por supuesto, trata de ser sincera si lo que quieres es dejarlo ahí y que la relación no vaya a más.

No te cortes y pide intimidad

Lo que habéis tenido es solo vuestro y nadie tiene por qué saberlo si tú no quieres. Coméntaselo a la otra persona y hazle saber que vuestra relación ha sido algo íntimo y que debe quedar entre esas cuatro paredes. Dar detalles no es necesario y tampoco lo es por tu parte. Piensa que tal vez a la otra persona no le apetezca que se sepa demasiado de su vida íntima. Una relación sexual no es un trofeo ni algo de lo que presumir.

Es un acto en el que ambos están de acuerdo, que se disfruta y en el que el objetivo es pasarlo bien. Compartir lo que habéis tenido con detalles es una falta de respeto por ambas partes. Así que si quieres que el otro lo respete, díselo. 

después-del-sexo-actuar-2
Después del sexo es normal plantearse algunas preguntas sobre vosotros.Pixabay

Busca confianza

Una relación sexual es un acto muy íntimo y hay ocasiones en las que se lleva a la práctica casi sin conocer al otro. Una buena forma de establecer confianza entre los dos, si es lo que queréis, es hablar de cómo ha sido la relación, cómo lo habéis disfrutado (o no), si hay cosas que mejorar para sentiros mejor o más cómodos…

Hablar de sexo es algo natural y no hay por qué sentirse cortados o con vergüenza. Hay algunos libros que hablan sobre este tema, como ‘Sexo sabio: Cómo mantener el interés sexual en la pareja estable’, de Antoni Bolinches.


COMPRAR

¿Quieres volver a quedar?

Si después de un encuentro los dos estáis de acuerdo en volveros a ver, ¿por qué no tomas tú la iniciativa? Eso de esperar a que el otro llame no suele terminar bien y es cuanto menos un comportamiento infantil. Si te apetece llamar o escribir a la otra persona y proponerle algún plan para volver a veros, hazlo. Si te dice que no, a otra cosa mariposa, pero no te quedarás con la duda de saber si lo vuestro puede funcionar. 

Y sí, después de una relación puedes mandar un mensaje y decirle lo bien que lo pasaste si es lo que te apetece. Ahí verás su reacción y si te pide espacio o tiempo, no insistas y dáselo. Cada persona necesita sus momentos y no todo el mundo es tan rápido para entender qué siente o si quiere volver a estar con otra persona. Respeto y comunicación, como siempre, tus mejores bazas.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.