Politics

devolver la dignidad a quienes se arrebató la vida – Rebelion

“La bestia fascista imperó en estas tierras y heridas de muerte no pueden cerrar”. La Rioja 1936. Los versos pertenecientes a la canción del grupo riojano Perro Lobo condensan el retrato de la crudeza del genocidio franquista en el territorio y la amargura ante la imposibilidad del olvido por un dolor que continúa abierto. Si hay un lugar cuya relevancia lo ilustra, es, sin duda, el memorial La Barranca, ubicado en la carretera de Entrena a Lardero —a seis kilómetros de Logroño—, donde yacen 407 personas asesinadas.

El pasado 15
de diciembre, el Gobierno de La Rioja aprobó el proyecto de decreto por
el que se procede a su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC),
en la categoría de sitio histórico, garantizando con ello la
preservación de este espacio así como la protección de su entorno y
medidas para la investigación y divulgación. Con
ello culmina la propuesta realizada en 2018 por el PSOE en el
Parlamento de La Rioja, con una proposición no de ley que fue aprobada
por unanimidad y presentada por el entonces diputado socialista Félix
Caperos.

“La propuesta
iba en tres direcciones: la declaración como Bien de Interés Cultural
para su protección y potenciación, otorgarle a La Barranca la Medalla de
La Rioja, a lo que el Gobierno del Partido Popular se negó, y, por
último la realización de un plan de seguridad del memorial para evitar
actos antidemocráticos y vandálicos como las pintadas neonazis que se
produjeron en dos ocasiones”, explica Caperos. “Aunque
lo presentara en el Parlamento, todo el proceso y lo que vino
posteriormente fue una labor colectiva para su visibilización, que era
el objetivo”, añade.

El
proceso legal continuó con la presentación de un informe en la
Consejería de Cultura, donde Caperos se encargó de darle un trasfondo
político y técnico, el historiador y profesor Carlos Gil Andrés un cariz
histórico-literario, y el investigador, cantautor y escritor Jesús
Vicente Aguirre se centró en compilar la documentación necesaria de La
Barranca. “Lo que se defiende con esta declaración es la existencia de
las más de 400 personas asesinadas y de un espacio con el que, más que
la dignidad, tratamos de devolverles la vida después de la muerte por la
defensa de unos valores”, afirma Aguirre.

El
propio Aguirre apunta la diferencia entre la labor del PP como Gobierno
respecto a este tema, detallando que no hizo mucho, y la de la diputada
popular Begoña Martínez Arregui, a quien reconoce su sensibilidad con
La Barranca. La consejera de Presidencia de la anterior legislatura
valora, por su parte, de manera positiva el proceso de trabajo: “Hubo
mucha sintonía por ambas partes para intentar avanzar en el cumplimiento
de la Ley de Memoria Histórica como para elaborar un plan con el que
reivindicar el papel de La Barranca durante todos estos años. Era algo
que tocaba hacer porque llevaba muchos años encima de la mesa y había
que abordarlo para que se conozca parte de nuestra peor historia y que
no se vuelva a repetir”.

Con
el cambio en el Gobierno autonómico, cuando el PSOE llegó a un acuerdo
programático con Izquierda Unida y a un acuerdo de incorporación al
Ejecutivo de una consejera de Podemos, la propuesta respecto a La
Barranca tomó más impulso y se pidieron nuevos informes para la Comisión
de Patrimonio. 

la barranca 7
El artista hispano-chileno también encarcelado en Logroño tras el golpe
fascista fue la persona elegida para realizar el monumento de homenaje
instalado en el memorial.

En diciembre pasado
se confirmó la declaración de La Barranca como BIC. Para Gil Andrés es
un paso necesario y de gran valor simbólico, pero ahora toca llenarlo de
contenido y dotarlo de sentido. Por su parte, el historiador y fundador
de la revista Piedra de Rayo, Carlos Muntión, pese al
escepticismo valora la declaración de manera positiva: “He visto bienes
por parte de las instituciones para los que no ha habido ningún esfuerzo
por mantenerlos en pie. Esta declaración es un reconocimiento al
trabajo de décadas de La Barranca, que es una de las fosas mejor
documentadas en el Estado”. Paco Marín, cantautor riojano y miembro
fundador de la Asociación La Barranca en 2008, coincide con Muntión al
entender la proclamación como una forma de recuerdo a quienes les
precedieron.

“Además de cumplir
finalmente con el mandato del Parlamento, lo importante y emocionante es
haber dado satisfacción a la Asociación de La Barranca, que ha
trabajado de manera discreta durante tanto tiempo para que esto perviva,
así como convertir el cementerio y memorial en un Bien de Interés
Cultural y resarcir la deuda que teníamos con los derechos humanos”,
subraya Concha Andreu, presidenta del Gobierno de La Rioja. Andreu
destaca la necesaria coordinación con los ayuntamientos, citando el caso
del de Lardero, que el pasado mes de mayo aprobó también por unanimidad
una moción de IU-UP para apoyar la declaración presentada en el
Parlamento. Lardero dispone por primera vez de llaves del memorial que
la asociación ha facilitado como agradecimiento por los terrenos cedidos
para la ampliación el aparcamiento.

La historia de La Barranca

Isidoro,
José y Paulino son los tíos y el abuelo del padre de Andreu. Los tres
están enterrados en La Barranca. Allí está “un trozo de la casa”, de la
historia de su familia, relata emocionada. A ellos y a miles de nombres
les cortaron la vida. Existe una amplia bibliografía que documenta la
represión franquista en La Rioja, una tierra donde prácticamente no hubo
guerra ya que triunfó el golpe desde el principio, pero donde se
ejerció una brutal represión para quienes no eran adeptos al régimen.

Entre las publicaciones más relevantes se encuentran Las Sacas, de Patricio Escobal, la obra decana que retrata en primera persona cómo se sacaba a los detenidos de las improvisadas cárceles para asesinarles en las cunetas por la noche; Holocausto en La Rioja, de Enrique Pradas, donde aparece una primera lista de las personas asesinadas; La represión en La Rioja durante la Guerra Civil, de Antonio Hernández, que tuvo una gran repercusión entre las familias de los represaliados; Lejos del frente,
de Carlos Gil Andrés, que se centra en seis localidades de Rioja Alta
para realizar un ejercicio de microhistoria con detalle; y, la más
icónica, Aquí nunca pasó nada, de Jesús Vicente Aguirre, un
exhaustivo trabajo de años que recopila y analiza pueblo por pueblo la
identidad del total de las personas asesinadas en La Rioja entre julio y
diciembre de 1936. Según sus últimas cifras actualizadas a partir de
obras como la adenda realizada en Aquí nunca pasó nada 2 y Al fin de la batalla y muerto el combatiente, así como la obtención de datos posteriores, el total de asesinados asciende a 2.003 hombres y mujeres.

A
pesar de no proceder de una familia represaliada, a Aguirre conocer La
Barranca cuando tenía 18 años le cambia la vida en lo social, lo
profesional y en lo personal. Saber quiénes fueron cada una de las
personas asesinadas por la represión franquista en La Rioja se convirtió
para este historiador en un compromiso. En ese momento no lo sabía,
pero ya se había vinculado con esa historia universal que es Aquí nunca pasó nada, cuyo título plasma el contraste de la imposición del silencio y el horror que hay detrás de ello.

La historia de La Barranca es la de un lugar de memoria construido
durante ocho décadas. Gil Andrés considera que esos 80 años de historia
se pueden dividir en cuatro capas: la fosa común de 1936, un lugar de
peregrinaje y memoria durante 40 años durante el franquismo, la creación
de un cementerio civil en la transición a la democracia y la
revitalización del espacio a través de su establecimiento como memorial
con la incorporación de elementos y actos.

Mujeres de Negro Memorial La Barranca La Rioja
Un grupo de las Mujeres de Negro posan en el Memorial La Barranca / Jesús Rocandio

Su origen se remonta al año 1936. Ante la saturación en el cementerio de Logroño por los cientos de asesinatos, era necesario encontrar un lugar donde matar y enterrar sin trasladar los cadáveres al cementerio municipal, como venía haciendo la Cruz Roja con los que recogía en el huerto de Las Bolas, las carreteras, caminos cercanos o la propia tapia del cementerio. La Barranca, ubicada en la dehesa de Barrigüelo, era un lugar próximo a la ciudad y despoblado con un barranco porque las aguas del sitio formaban una fosa natural en el terreno, por lo que el emplazamiento era idóneo para amontonar los cuerpos. Los camiones eran la señal. Provenientes sobre todo de las cárceles habilitadas en la Escuela Industrial o en el cine-frontón Beti Jai de Logroño, transportaban a quienes iban a ser asesinados en las primeras horas de la madrugada. 407 personas en cuatro meses, de septiembre a diciembre de 1936.

A partir de 1939, con el ejemplo iniciado por las ‘mujeres de negro’
—las viudas de esas 407 personas asesinadas que durante cuatro décadas
custodiaron las fosas—, cada año familiares y allegados acudirían el
día 1 de noviembre para honrar
la memoria de quienes faltaban, depositando flores en un acto de unión
por el dolor compartido y silenciado.

La
génesis para darle forma y entidad a La Barranca se produce en los años
70. En 1977, dos años después de muerto el dictador, una comisión de
familiares solicita el permiso, concedido por el Gobierno Civil, para
adecentar el lugar y realizar un homenaje. En marzo de 1978, la Comisión
de Gobierno de la Diputación Provincial acepta la cesión de los
terrenos de la finca de La Barranca por parte de Cerámica Sampedro,
dueños de la propiedad. Comienzan las obras de construcción y
habilitación de un cementerio y el 1 de mayo de 1979 se inaugura el
primer memorial de España para asesinados por el franquismo. Su entrada
está presidida por el monumento del escultor riojano-chileno Alejandro
Rubio Dalmati, en el que una frase señala el objetivo del espacio:
preservar la verdad, la memoria y la dignidad de las víctimas frente el
olvido. “Este horror ya fue. Hoy no queremos ni odio ni venganza, pero
sí dejar testimonio para que esas locuras no se repitan”, reza la frase
que acompaña la escultura.

Las mujeres de negro

Es imposible entender La Barranca sin las ‘mujeres de negro’. Ellas fueron las mujeres, las madres, las hijas y las hermanas de aquellos hombres asesinados.
Son quienes mantuvieron la memoria desde el fin de la guerra, cuando
más difícil era hablar. Cada año desde el 1 de noviembre de 1939.

la barranca 5
María, natural del pueblo de Villamediana, viuda de Cirilo Miranda, posa con su hijo

Ricardo Blanco, presidente de la Asociación La Barranca, recuerda
1940, cuando con cuatro años, visitó el lugar por primera vez. Hoy,
explica a las visitas de los centros educativos que la hermosura de los
rosales es tal porque están abonados con la sangre de los familiares y
regados con las lágrimas de las mujeres de negro. A ellas las recuerda
como “las heroínas de La Barranca”. Relata cómo las fosas estaban
valladas con alambre de espino y dos guardias civiles custodiaban el
lugar. Les dijeron que no podían pasar y contestaron: “¿Cómo no vamos a
entrar si ya estamos dentro?”. Les dijeron que ahí no podían estar y ‘la
Rici’, con los brazos en jarras, contestó: “Rechorra, tengo aquí a mi
marido. Si usted tuviera a su padre, ¿no estaría aquí?”. Los guardias
callaron. A partir del año siguiente, en 1940, más gente se sumo al
homenaje.

El fotógrafo riojano Roberto Astorgano ha cubierto
la crisis de las personas refugiadas en Europa, la vida de las Patronas
de México o la de los niños talibés de Senegal. Actualmente se encuentra
rodando un documental sobre las mujeres de negro: “Es una cosa que me
emociona porque es muy personal. Nace de una fotografía que tenía mi
abuela de su padre. Cuando le preguntaba, se echaba a llorar porque era
algo de lo que no se hablaba. A través de mi tía y de mi padre supe que
mi bisabuelo es uno de los asesinados de La Barranca y que mi bisabuela
era una de las mujeres de negro. Historias como ésta se han silenciado
por miedo o por dolor”.

Preguntado por lo que
está grabando, responde que le están marcando todas las historias y que
de cada historia se puede hacer una película porque todas emocionan.
Destaca una por la forma de ser tan dulce de la persona entrevistada
mientras cuenta una historia tan trágica. Ella es Jacqueline, una mujer
del pueblo de Cenicero cuya madre asesinada es una de las pocas mujeres
de las que se tiene constancia que esté en La Barranca. Su padre estuvo
en la cárcel y ella se crió junto a sus tíos.
Su recuerdo más duro es dormir con su padre en prisión y ver a su madre
encarcelada antes de que se la llevasen a fusilar.

la barranca 4
La imagen dedicada a las mujeres de negro ha sido objeto de ataques fascistas.

El ejemplo de las mujeres de negro se ha convertido en un
icono de lucha. “Su valentía para pedir respeto, así como la dignidad de
las viudas, las madres y las hermanas por mantener vivo ese recuerdo
son algo fundamental”, señala Martínez Arregui. “Las mujeres de negro
son la clave absoluta de La Barranca”, argumenta Marín con la mirada
emocionada. Marín compuso una canción en su recuerdo. Ese fandango
representa un “homenaje de mi amor, admiración y respeto. Sacaron
adelante a sus familias, tiraron de azadón en el campo, las multaron,
las embargaron, las humillaron… Fueron el germen de todo lo que ha
venido después y el paradigma del feminismo combatiente y militante”.

Las últimas cartas

Escríbeme a la tierra. Las cartas de los que van a morir,
la última obra de Jesús Vicente Aguirre, es un texto duro que recopila
más de 170 cartas que escribieron esos encarcelados que iban a ser
fusilados. Ante esos testimonios por escrito, esas vidas segadas, “nos
convertimos en una especie de cirujanos que tienen que lidiar con la
dureza de las emociones, pero que saben que deben hacerlo”, explica el
autor evocando lo que ha supuesto afrontar el libro.

la barranca 6 mujeres negro
Micaela, natural de Cuzcurrita, viuda de José Calzada, con su nieta Flor.

Existen
dos tipos de cartas. Las de quienes pensaban que iban a ser liberados,
que no les iban a matar. Se centran en lo cotidiano como emplazar a sus
hijos e hijas y a sus familiares a vender majuelos o recoger las
patatas. Explican que están bien y la esperanza que tienen en que les
saquen porque no han hecho nada (sic). Poco después, serían asesinados.
También están las de quienes asumían lo que iba a ocurrir. “Cuida de
nuestros hijos”, “no me olvidéis” son algunas de las trágicas
despedidas.

El miedo
impidió que muchas familias hablaran de lo sucedido hasta muchos años
después. “Tenía catorce cartas de mi abuelo. Las encontré cuando era
adolescente y te provoca un torrente de preguntas que desestabiliza tus
esquemas. Te cuestionas cómo pudo ser que ocurriera algo como las sacas
en el cine-frontón Beti Jai, en la Prisión Provincial o en la Escuela de
Oficios; cómo cada noche entre septiembre y diciembre de 1936 llegaba
el camión entre las once de la noche y las dos de la madrugada para
cargar a los que iban a ser asesinados”, comenta Caperos, que escribe el
epílogo del libro y cuyo abuelo está enterrado en La Barranca.

Paula Ruiz es la bisnieta de Cándido Lasanta Pascual, obrero agrícola afiliado a la CNT. Cándido nació en Villamediana de Iregua, uno de los municipios riojanos más golpeados por la represión, y fue asesinado a los 19 años. Tres meses después del fusilamiento, su novia Carmen daba a luz a Cándida, la hija de ambos, que nació en febrero de 1937. “Las cartas siempre han estado en mi familia. Mi padre las trajo a casa y las ordenó. Me acuerdo que, cuando era pequeña, cada vez que se hablaba de ello se veía un ambiente especial, tenso, triste y emotivo a la vez. Quienes más hablaban de ello era mi abuelo, mi padre y sus hermanas, pero mi bisabuela evitaba hacerlo porque no le gustaba recordar todo lo que pasó”, afirma Ruiz.

Las
cartas estaban guardadas en un baúl de la casa familiar.
Posteriormente, una amiga historiadora les ayudó a ordenarlas
cronológicamente y a archivarlas. “Hasta que no las empecé a leer yo, muy pocas cartas habían sido leídas
porque era algo muy difícil de afrontar. Son muy duras, me echaba a
llorar cuando las leía al imaginar la situación de un joven de 19 años,
que es tu bisabuelo, mandando recuerdos a su familia y que a los días es
fusilado. A quienes les haya pasado, lo saben. Esto es un duelo que se
pasa de generación en generación”.

A
su bisabuela la raparon y le dieron aceite de ricino para que se
defecara encima. Algo que se realizaba con el objetivo de que se
sintiera en el pueblo el señalamiento y el peso de los vencidos. Ruiz se
muestra orgullosa al recordar a su bisabuela y a todas esas mujeres:
“La Barranca se la debemos a ellas. Toda la gente que vamos ahora es por
ellas, porque en los primeros años, que eran tan críticos, fueron las
que iban y recordaban. El esfuerzo de las mujeres de negro y el valor de
La Barranca son algo incalculable”.

El mapa de los presos

Durante
la guerra civil hubo dos tipos de cárceles en Logroño: para presos
políticos —como fueron el cine-frontón Beti Jai, la Escuela Industrial,
el cine Avenida o la Cárcel Provincial— y para prisioneros de guerra del
bando republicano —como fue el campo de concentración habilitado en la
plaza de toros de La Manzanera—. La
plaza guardaba en su interior un secreto fundamental para la memoria de
la ciudad: un gran mapa de España pintado en la pared en 1937 por los
presos republicanos. En todos los campos de concentración que
construyeron los fascistas, aproximadamente 260 en el conjunto del
Estado, había un mapa de España con los avances militares del bando
golpista como propaganda y para desmoralizar a los prisioneros.

La
Manzanera se destruyó en el 2002 para construir viviendas. Carlos
Muntión, que conocía el valor de aquel mapa mural, cuenta, con orgullo y
con rabia, ya que casi acaba en una escombrera,
todo el proceso de su recuperación. Dividido en trozos debido a sus
dimensiones, Muntión logra hacerse con él después de que la empresa
encargada de la demolición le diese un día para hacerlo. Contrata un
camión con grúa para poder salvarlo, como le comunicó a la directora del
Archivo Histórico Provincial. En el momento en el que el mapa ya estaba
embalado en cuatro palés y el camión se lo iba a llevar a un almacén,
varios funcionarios del Ayuntamiento y personal de la Policía
aparecieron en el lugar y exigieron que devolviese el mapa. Hasta 2015
no vuelve a saber de él. Entonces conoce que estaba en los almacenes
municipales. En julio de 2015, tras la aprobación de las mociones en el
Ayuntamiento de PSOE y Cambia Logroño y de las conversaciones mantenidas
entre la asociación y el gobierno municipal del PP, se aprueba la
cesión del mapa para ser colocado en La Barranca.

la barranca 8
El mapa fascista de la antigua plaza de toros, ha sido colocado en La Barranca.

Rescatado el mapa, se instala en La
Barranca con los fondos de la asociación. Es una pieza histórica que
permite hablar de los prisioneros que acababan en los campos de
concentración franquista. Además, no se conserva ningún otro mapa de presos republicanos por lo que constituye una pieza didáctica y pedagógica clave.

El
Observatorio de Derechos Humanos del Gobierno de La Rioja, gestionado
por Podemos, ha anunciado que este año se creará en Logroño el Centro de
Interpretación de la Memoria Democrática. Ya se están desarrollando los
proyectos previos de arquitectura y museografía. Desde La Barranca se
sienten desconectados del proyecto. Marín, a pesar de la buena voluntad,
aboga porque sea una extensión en La Barranca y no algo aparte en
Logroño. Aguirre señala dificultades en el trabajo con la Consejería de
Igualdad, Participación y Agenda 2030 pero prefiere no extenderse en
ellas porque valora que lo importante es seguir avanzando.

La
Editorial Piedra de Rayo está elaborando una investigación y
documentación de las fosas exhumadas e intervenidas en La Rioja. Muntión
indica que se están centrando en dos grandes capítulos: del año 1978 a
1980 y, después de que se parara ese proceso de manera brusca, del 2006
en adelante, después de que se retomara tras una exhumación en Priaranza
del Bierzo (León). En el siglo XXI se han hecho seis intervenciones de
exhumaciones en La Rioja en las que han aparecido personas riojanas:
Viguera, Altable, Fuenmayor, La Pedraja, Montenegro de Cameros y
Cobertelada.

La Barranca 3
Acto por el 40 aniversario de la construcción del Memorial. Foto: familiares de la Asociación La Barranca

En 2019 un trabajo de la Universidad de La Rioja localizó 664 elementos franquistas (calles, escudos, inscripciones, monumentos o placas)
en 27 municipios de la región. En la actualidad la cifra ha descendido
ligeramente: 611 vestigios en 22 municipios. “A pesar de la dependencia,
en algunos casos, de los ayuntamientos y del respeto a su autonomía,
debemos trabajar con ellos con mayor diligencia para suprimir los
vestigios franquistas con la partida económica adecuada, de la mano de
los conocedores y de la participación de la ciudadanía”, recalca Andreu
con autocrítica.

La pervivencia de la memoria

La
Barranca representa los besos y abrazos robados de quienes pensaban
diferente y a su vez los lazos de afecto y la solidaridad tras el
horror. Astorgano reivindica la necesidad de la reparación: “Hay gente a
la que estoy entrevistando que todavía tiene miedo de hablar de ello.
Han pasado 80 años y sigue habiendo miedo. Se habla de reabrir heridas
cuando nunca se han cerrado. Un entrevistado me llega a decir que se
sienten víctimas de segunda. Si hago el documental, es para que se
conozca, no se olvide, no se vuelva a repetir y que se reconozca a las
víctimas”.

A pesar de la barbarie ocurrida y de la existencia del memorial, Ruiz explica que “hay mucha gente en Logroño a la que le hablas de La Barranca y no sabe dónde está ni qué es lo que ha pasado. Por lo tanto, queda mucho por hacer. Lo que ha llevado a cabo la asociación es algo maravilloso pero aún hay un sector grande de la población riojana completamente desconectado de esto porque en España hay un vacío tremendo de educación sobre esto”.

El Gobierno de
La Rioja considera necesario que en los centros educativos se enseñe
Memoria Histórica y han tomado la decisión de incorporar una unidad que
formará parte del currículum escolar. “Estoy muy orgullosa. Es algo que
se debe explicar. Me gustaría terminar la legislatura dejando
satisfechos a los miembros de La Barranca, así como al profesorado de
institutos y universidad. Ellos y ellas, más que nadie, tienen claras
las prioridades y haremos legalmente todo lo que esté en nuestra mano”. Muntión coincide en la importancia de la educación:
“El valor de La Barranca es el mantenimiento de la memoria y haber
conseguido hacer de ese espacio terrible un lugar de encuentro y
recuerdo de colectivos, familiares y personas, que es mejorable en
divulgación pedagógica, que es donde se debe poner el esfuerzo para
prevenir que esto pueda volver a ocurrir”. Desde la asociación se
pretende potenciar la investigación y la documentación y por eso se han
convocado por primera vez ayudas a la investigación sobre la memoria
democrática.

Gil Andrés
aboga por encontrar campos de consenso sobre la Memoria Histórica en
torno a valores como la Unión Europea y la democracia, reivindicando La
Barranca como lugar de memoria, “no solo por el eco del pasado, sino por
su valor y sentido para el presente y el mañana cuya línea une el
camino de las mujeres de negro”. Para
Marín, “el principal valor que mantiene La Barranca es seguir sin
olvidar. Es una especie de llama que continúa y con la que se tiene que
concienciar a las nuevas generaciones. Soy comunista, pero con quien
quiera hacer un mundo mejor, sumamos”. Blanco apela a no olvidar esa
Barranca original cuando era tierra y hierba. Aguirre, echando la vista atrás, siente
orgullo del trabajo propio y del colectivo. Tal y como dejó escrito:
“La Barranca no es solamente Lardero, ni Logroño, ni La Rioja. La
Barranca es el mundo entero”.

la barranca 9
Una mujer visita el memorial junto a su hijo

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/memoria-historica/407-barranca-devolver-dignidad-arrebato-vida



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close