Politics

El Covirán ve la vida de color de rosa tras un día de ‘guante blanco’

David Iriarte lanza a canasta en el partido disputado en el pabellón Multiusos de Cáceres./LOF

David Iriarte lanza a canasta en el partido disputado en el pabellón Multiusos de Cáceres. / LOF

Cáceres 88-86 Covirán

Los granadinos ofrecieron resistencia en el primer cuarto pero luego encajaron 34 puntos ‘gracias’ a su relajación atrás

El Covirán se despidió de la LEB oro con el éxito del ascenso directo, lo hizo con derrota insulsa (88-86) en la pista del Cáceres, que logró su participación en las eliminatorias por la otra plaza a la Liga Endesa de la próxima temporada. La guinda a la liga regular la pusieron los granadinos con la tranquilidad de saber que el deber estaba cumplido, que el objetivo lo habían alcanzado en su máxima expresión una semana antes, cuando superaron en plan campeones al Almansa en el Palacio de los Deportes, para amarrar el título de la competición y vivir con sus aficionados el mejor ascenso, por ser a la máxima categoría y también por ser en casa, de los cuatro conquistados por el club, del Fundación CB Granada, entidad joven pero que saborea el éxito y ya ha madurado como para afrontar la élite sin complejos.

Pablo Pin no pudo disponer del base Christian Díaz y los aleros Pere Tomàs y Joan Pardina. El canario jugó con un tobillo hinchado frente al Almansa y el ‘tres’ de Lluchmayor arrastraba molestias de abductor, por lo que resultó innecesario que viajaran a Cáceres para cumplir el trámite del adiós de la segunda división nacional. Tampoco fue cuestión de forzar a Pardina, que continúa con su recuperación de la lesión de rodilla, su concurso en el choque del ascenso fue testimonial y por buscar el momento emotivo en plena fiesta nazarí, el triple que anotó el catalán para el centenar de puntos completó una jornada redonda a todos los niveles, con el Palacio a reventar de público.

Pin optó esta vez por un quinteto formado por Costa, Ellisor, Bropleh, Iriarte y Niang mientras que Roberto Blanco se decantó por sus mejores hombres, en una cita clave para las aspiraciones extremeñas. Así, dispuso a Jorge Sanz, al frente de las operaciones, el americano Schmidt y el granadino Manu Rodríguez en las alas, más el congoleño Belemene y el camarenunés Mbala.

David Iriarte contestó para el 7-7 al triple del ‘bombardero’ estadounidense, un tipo de mucho carácter. El partido mantuvo un intercambio de canastas en el arranque. La primera delantera del Covirán la propició ‘Petit’ Niang, que se aprovechó en tiros cercanos de los pases recibidos. 7-9. Las pérdidas de balón, con tres seguidas, devolvieron la iniciativa a los cacereños. 11-9. Salvo Bropleh, el resto dejaron su sitio a Germán, Jacobo, Vilà y Gatell en las rotaciones de Pin. Restaron tres minutos para el final del primer cuarto. Blanco también movió su banquillo con Lobo en pista, mientras Ricky Revelles completó un quinteto ya distinto. El alero canterano tuvo su oportunidad al tratarse de un choque intranscendente para los granadinos.

El parcial de 0-6 alertó al entrenador del Cáceres, que pidió tiempo muerto con 11-15. Mateo Díaz ajustó el tanteo desde el perímetro. Bajo la dirección de Germán, Revelles desbordó talento en un canastón y la conexión entre Jacobo Díaz y Edu Gatell cerró el cuarto con ventaja: 16-19.

El argentino Mateo Díaz dio alas al Cáceres en el inicio del segundo cuarto, con tiros y lucha por el rebote en tablero propio, también Toledo en el rechace ofensivo, por lo que el maracdor dio un vuelco al 23-19.

El Covirán, relajado, se atascó y encajó tras otro triple, éste de Lobo, un parcial de 10-0. Pin optó por el regreso de Ellisor y Costa en busca de una mejoría en ataque con el 26-19.

Sin embargo, el croata de Split nacionalizado estadounidense Dukan no temió a los centímetros de Niang, que volvió junto a Bropleh, su frescura se notó y el 37-28 era claro, los locales mostraron acierto y mayor garra. Un triple de Costa fue poco balance ofensivo y Pin paró el crono, a 4.42 del intermedio. El Covirán, que vistió de rosa, vio la vida bonita incluso en la derrota. Claro, con la ACB en el bolsillo, la felicidad estaba garantizada.

La defensa nazarí fue de amistoso –50 puntos encajados– y, también, se adornaron en pases complicados en pista delantera. Bropleh vio aro desde lejos y apretó al 40-36. Manu respondió con dos triples a Lluís Costa en el lanzamiento exterior y al descanso, 50-41. Los triples de Germán e Iriarte ajustaron el tanteo al final del tercer cuarto: 72-66. El Covirán hizo ‘la goma’, con desventajas inferiores a los diez tantos. Una antideportiva a Olaizola dio opción y paso a otras dos a Costa y Schmidt en un rifirrafe. La zona de Pin metió el susto en el cuerpo al Cáceres, pero Manu culminó el pase cacereño.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close