Politics

‘El Hormiguero’, al borde de la tragedia: «Nos hemos acojonado»

Un accidente en una prueba de especialistas en el exterior del plató provocó un susto tremendo y la actuación en directo de los bomberos que acudieron al rescate

«¡Se le ha enganchado el pie!», exclamaba Pablo Motos alertando al personal. Ocurría en una de las titánicas actuaciones que los expertos realizan en el exterior de ‘El Hormiguero’. En esta ocasión, dos especialistas en cine de acción simulaban una pelea en lo alto de un edificio construido para la ocasión. Caían por una ventana e iban rebotando en toldos, mientras todo estallaba a su lado. Uno de ellos, envuelto en llamas, se enredó en uno de los pisos y quedó atrapado. Al principio parecía que aquello formaba parte del juego, pero no. Los bomberos tuvieron que actuar de inmediato apuntando las mangueras al hombre para atenuar el fuego. «Sigue ardiendo, sigue ardiendo», avisaban desde abajo Motos y compañía.

Todo quedó en un susto. El especialista hizo un gesto con la mano dando a entender que estaba bien y, una vez apagado, soltaron su pie y se dejó caer. «¡Madre mía, qué susto!», confesaba Marron visiblemente afectado. «Todo bien, todo bien», tranquilizaba el afectado ya en tierra. «Estabas ardiendo mucho», le explicaba Motos aún atemorizado. «¡Qué susto tan grande, dios!», comentaban todos.

«Se te ha metido el pie entero en el agujero y te has enganchado», describía el presentador al especialista, que pedía perdón por el fallo. «Pues yo que lo siento», se disculpaba. Motos quitaba hierro al asunto diciéndole que no se preocupara. «La escena ha pasado de ser de ficción a que nos acojonemos de verdad», aseguraba el comunicador dando la enhorabuena a los bomberos por haber actuado tan rápido.

«Los que habíamos visto el ensayo sabíamos que no tenía que pasar esto, así que la preocupación era máxima. Había aquí un silencio sepulcral», contaba Nuria Roca que presenció el suceso desde plató. «Mirando el lado positivo, es verdad que ha salido mal, pero también muy bien porque ha sido verdaderamente espectacular. Y sobre todo me quedo alucinado de la sangre fría de él. Ha dicho: bueno, pues a esperar a que me apaguen», apuntaba su marido, Juan del Val. Motos explicaba que el experto llevaba un traje ignífugo, «pero no pueden respirar mientras está en llamas, toda la acción la hacen en apnea», informaba. Así que mientras los bomberos le rescataban, él aguardaba tranquilo aguantando la respiración. «Nos hemos quedado de piedra», sostenían los colaboradores aún impactados. Y fue Juan del Val el que zanjó el asunto con fina ironía. «Como diría mi madre: bastante poco pasa», resolvió.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close