Politics

El mercado engaña – Rebelion

Hubo escándalo, pero nada que me impresionara, el tiempo está maduro para dramas más serios y nuestros ojos no se desvían de la guerra. En cualquier caso, los medios notaron el malestar de los automovilistas que esperaron al lunes para llenar su tanque de combustible, aprovechando la rebaja de precio anunciada, solo para darse cuenta de que se estaban equivocando. La rebaja del ISP, anunciada por el Gobierno como medida fundamental para contener el precio de los carburantes, debería haber llegado ese día a las gasolineras, pero algunas distribuidoras vieron la posibilidad de aumentar su margen y mantuvieron los precios o los redujeron menos de lo debido. El mercado funcionó como sabe funcionar, al olor de la oportunidad.

¿Cuánto vale una oportunidad de oro?

Ante la irritante imposibilidad legal de alterar la
escala del IVA, debido a los compromisos europeos que permiten a Bruselas
proteger parte de nuestro sistema fiscal, el Gobierno optó por rebajar
provisionalmente el ISP, calculando que supliría el efecto de una rebaja del
IVA del 23 % al 13%. Así, el presidente del Gobierno aprovechó la
solemnidad del Parlamento la semana pasada para anunciar la bajada de 20
céntimos del precio (con la reconocida generosidad de la publicidad del
Gobierno, sumó la anterior rebaja de 5 céntimos de la gasolina con la actual de
otros 15 céntimos). Pero para que esta pérdida de ingresos fiscales
beneficie a los consumidores, sería necesario, naturalmente, que la diferencia
se trasladara íntegramente al precio final. Ahora bien, nada más
anunciarse la medida, hubo una advertencia sobre el riesgo de manipulación de
precios, sabiendo que la distribución de combustible está en manos de unas
pocas empresas y que, por un extraño efecto mágico, la competencia a la que se
enfrentarían suele registrar una armoniosa consonancia de estrategias. El
secretario de Estado de Hacienda prometió “mucha transparencia”.

Cuando llegó el día, se supo que las estaciones
pasaron a tener tres tipos de precios: el anterior, para que estas empresas se
embolsaran todo el ahorro en el impuesto; algún precio intermedio, que en
general destinaba 4 céntimos a las arcas de la empresa, o el nuevo precio,
dando a los consumidores lo que es suyo y, por tanto, rebajando esos 15
céntimos en la gasolina. La buena noticia es que, claramente, aquí no hubo
una conspiración oligopólica. La mala noticia es que, en los dos primeros
casos, el consumidor sale perdiendo. No es poca cosa (si todas las
estaciones se hubieran embolsado los 4 céntimos, la ganancia diaria sería de
medio millón de euros). Los márgenes se dispararon ese día. Y en la
misma semana, con la voluntad de los ganadores, Galp anunció que había
multiplicado por seis sus ganancias en el primer trimestre del año en
comparación con el mismo período del año anterior.

Abrázame o me estrello

Preocupado por la percepción de las diferencias de precios, el primer ministro usó el arma más tremenda el lunes por la mañana: tuiteó un llamamiento a los consumidores para que «miren cuidadosamente la factura» y se aseguren de que «el descuento se aplica» (¿y si no para hacer qué?), añadiendo que “ASAE estará atenta”. ASAE emitió un comunicado afirmando que estaba “atenta” y, al día siguiente, concluyó triunfalmente que, de 200 denuncias, solo una había sido admitida. Finalmente, como todo depende del regulador, se escuchó la última palabra de esta entidad: que, como norma, se publicará un informe trimestral que dejará constancia de este asunto. El ministro de Medio Ambiente aseguró que “no dudará en actuar”, que pronto se verá. Como se puede ver, el Estado fingió hablar con voz grave y los precios se mantuvieron igual, en medio de atropelladas justificaciones de Galp sobre el respeto al cambio del euro y los precios internacionales.

La impotencia no disimulada del Estado en relación con
las empresas energéticas ha ido en aumento, hasta el punto de que desmienten al
presidente del Gobierno incluso cuando anuncia una medida con impacto público y
que les había sido comunicada en su momento, para aumentar sus
ganancias. Si hay una lección en esto, es que el sistema regulatorio es
anecdótico, ya que son las empresas dominantes las que determinan los
precios. En el siguiente gráfico se puede ver que la situación no es
nueva. Según el FMI, que encuestó a 900.000 empresas en 27 países y
durante una década y media en todos los sectores, había un grupo de empresas,
el 10% más potente, que subía los precios cuando quería, una facultad que
utilizan abundantemente (un 35% más), mientras que el resto son incapaces de
cambiarlos. Este es el mercado, una asimetría de poder que determina el
valor de los márgenes de beneficio.

¿Funciona el mercado? Bueno, aquí está, realmente
funciona. Pero funciona como realmente es, un sistema en el que la
producción, la remuneración y la distribución del ingreso están determinadas
por quién está al mando, usando las armas de la ilusión y la
desigualdad. Y quien manda no es quién elegimos. No hay magia liberal
en esto, así funciona la economía que prioriza la acumulación por encima del
respeto a la ley.

Aumento del precio en relación con el costo marginal
Aumento del precio en relación con el costo marginal

Francisco Louça. Catedrático de economía, es activista del Bloco de Esquerda portugués.

Texto original: https://www.esquerda.net/opiniao/o-mercado-passou-nos-perna/80929

Traducción: Enrique García

Fuente: https://sinpermiso.info/textos/el-mercado-engana



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close