Politics

¿Este año ya no hay “processó groga”, amigos CDR?

És que ja no hi ha ni CDR. I mira que feien riure les escorrialles del prusés!

El nacionalismo es una ideología del siglo XIX que diviniza lanació, a la que se debe prestar culto desde todos los ámbitos sociales, desde el deporte a la economía, y sobre todo la religión. Allí donde el nacionalismo arraiga se extingue la vida espiritual, suplantada por el sucedáneo ideológico del una nació, una bandera, una llengua. El nacionalismo sustituye el culto a Dios por la adoración de lanació, un ente pesadilleado por ideósofos incapaces de disfrutar de la maravillosa realidad de la vida. Aquesta ideologia ha estat a Catalunya un actiu catalitzador de l’ensorrament del cristianisme, en molts casos convertit en eina de difusió nacionalista per capellans que van fer un idolet de galindaina de la seva “estimada” Catalunya.

Insistamos: como decía el profesor holandés Bob Goudzwaard el nacionalismo -igual que toda ideología- es una falsificación del cristianismo, una falsa revelación de la creación, caída y redención del hombre, en este caso mediante l’alliberament nacional i l’arribada a Catadisney que ens portaran profetes com en Pujol, Junqueras, Motxo, racisTorra o en Ninyato Barbut.

Hace hoy 3 años que el Viernes Santo podremos ver esta falsificación en acción en Tarragona, donde los ultras del CDR montaron una «processó groga». No se portaba a Cristo, sino a la Santa Butiurna o fiambrera de plástico. No es pregava pas per la nostra salvació, sinó per laindependència. No se pedía perdón por los pecados, sino que se acusaba a Aspanya. No se lloraba al Crucificado, sino a Junqueras y los demás golpistas.

En eso ha quedado la vida espiritual de los nacionalistas: en cambiar la adoración de Dios por una fiambrera de polietileno. Benvinguts al paradís de Catadisney.

Dolça i apòstata Catalunya…



Categories: Alma

Tags: Semana Santa

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close