Politics

Fundador nacionalista: “El castellano no se ha impuesto por decreto en Cataluña, sino por adopción voluntaria”

Que cap ideòleg no ens robi les nostres llengües.

Una Cataluña educada, culta, respetuosa, creativa, acogedora, pujante. Una Catalunya que parla i escriu en l’espanyol per comunitat i en el català per singularitat, que veu en la seva pluralitat un enriquiment i que rebutja supremacismes, victimismes i calaixos de bons i dolents catalans. En definitiva, una Catalunya dolça.

Sergio Vila-Sanjuán no hace mucho que nos regaló un libro fundamental: Otra CataluñaSeis siglos de cultura catalana en castellanoque evidencia que el español no es ninguna lengua impuesta en Cataluña y que la cultura catalana en español tiene una larga historia, un inmenso valor y es tan catalana como la que usa la lengua catalana. Així ho demostrava l’escriptor:

«En la época de los incunables (1479-1498) las imprentas barcelonesas producen 135 títulos en latín, 102 en catalán y 6 en castellano. Pero ya hacia 1550, las imprentas barcelonesas publicaban el 55% de su producción en castellano, el 27% en latín y el 18% en catalán. Es una distribución editorial que se mantiene en los siglos siguientes, hasta la desaparición del latín. (…)

En su recuento, Torres Amat registra más de 670 autores que han escrito en castellano, unos 400 en latín, casi 300 en catalán, y unos 200 que han practicado diversas formas de bilingüismo y trilingüismo…”

És a dir, que els catalans parlem espanyol perquè ens ve de gust, i també és la nostra llengua, faltaria més. Durante siglos los catalanes dejamos de lado el catalán por voluntad propia, al que no dimos una gramática sino 400 años más tarde que la española. Su mismo inventor, Pompeu Fabra, hablaba español en familia. Així ho recordava el 1916 el diputat José Lladó Vallés:

«El Sr. Prat de la Riba, que en su famosa obra ‘La nacionalidad catalana’, reconoce que ya en el año 1714, cuando caían los últimos baluartes de la libertad política de Cataluña, las clases intelectuales no hablaban más que el castellano, aquella lengua que más tarde había de ser la oficial, la única escrita de la tierra. Reconoce el Sr. Prat de la Riba que cuando Jacinto Verdaguer escribió su famoso poema ‘La Atlántida’, las familias humildes de Cataluña consideraban como un insulto el que se las escribiera las cartas catalán; que cuando se trataba de restaurar la lengua catalana en los Juegos Florales de Cataluña no se sabía escribir en catalán».

Que los catalanes hablamos el español por antonomasia porque nos da la gana lo explicaba en 1910 Ferran Agulló Vidal, nacionalista de la Lliga, inventor del término “Costa Brava” y director de La Veu de Catalunya:

“En las cuestiones de lengua se ha de evitar la imposición, el contrariar los hábitos, las costumbres. El castellano no se ha impuesto por Decreto en Cataluña, sino por adopción voluntaria, lenta de nuestro pueblo, efecto de los grandes prestigios que iba adquiriendo la lengua castellana. Éramos libres, teníamos completa autonomía política, con Cortes más soberanas que las propuestas en las Bases de Manresa, y ya se hablaba y escribía en castellano, y en castellano hemos de leer uno de los discursos más ardientes que se hicieron en el Salón de San Jorge en las últimas Cortes Catalanas”.

La cosa es tan clara que a finales del siglo XVIII los comerciantes catalanes se anunciaban en español, como Martín Codina:

Queda clar: l’espanyol és nostra llengua des de fa segles perquè així ho volem els catalans. Nadie nos lo impuso y nadie nos lo impone. Hoy la única lengua que aplasta la libertad de los catalanes és el català, malhauradament associat a una ideologia divisiva i descendent.

Hablemos español con alegría. Por supuesto, dolços.

Dolça i bilingüe Catalunya…



Categories: LlenguaLibre

Tags: Enric Prat de la Riba, Ferran Agulló, lengua catalana, Sergio Vila-Sanjuán

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close