Politics

Girona suplica ajuda a la presidenta de Madrid

Parece que el culpadespanya ya no cuela.

No le dé más vueltas: el  nacionalismo es una ideología. A Catalunya va néixer fa 110 anys, va mostrar el seu esfereïdor fracàs els anys 30 amb els sonats d´en Macià i en Companys, va ser rebutjat pels catalans durant dècades i va ser ressuscitat artificialment amb el Pujolisme. Després de 40 anys els fruits en són els mateixos de tots els nacionalismes arreu: divisió, corrupció, mal rotllo i ruïna econòmica.

La ideología nacionalista se sustenta en Tres Mandamientos:

– El Primero, SOMCOLLONUTS. En el fondo quieren decir que els catalans som superiors als «espanyols«. Lo escribió Pujol en los años setenta. Lo proclamó abiertamente Heribert BarreraSe le escapa a Junqueras. Incluso al chófer de Otegi, el zamorano David Fernàndez Ramos. Lo proclamaron jerarcas nacionalistas como la Forcadellel sobrino de Trias o Quim racisTorra, el inquietante expresidentet de la Generalitat. Hasta el Wall Street Journal reconocía que cuando en  TV3 alguien habla en castellano, «lo más normal es que sea un criminal o una puta».

– El Segundo, ENSVOLENAIXAFAR. Que se declina, según el momento y audiencia, en el noensestimen (para los menos convencidos), el espanyansroba (para los sacudidos por la crisis), el ensvolenresiduals (para los atrapados en la cultureta) o el volemserlliures (para los convencidos y radicales). En el fondo es el victimismo de siempre, inoculado en la escuela y repetido en los medios subvencionados por la Generalitat (o sea absolutamente todos en Cataluña). El simposio «Espanya contra Catalunya» o el mausoleo del Borne son dos ejemplos institucionales del ensvolenaixafar. Los ploralunyeos sobre las inversiones en Cataluña o las declaraciones del consejero de Economía Jaume Giró el pasado junio lloriqueando que «la glotonería de Madrid impone el hambre y el pan negro en Cataluña, la voracidad de la capital sólo puede satisfacerse con nuestro ayuno» és la nova declinació d’aquest manament llazi. El nacionalismo, sin victimismo, se ahoga y se muere.

– El Tercero, CATADISNEY. Para romper lo que construimos durante siglos es necesario ofrecer una alternativa mínimamente ilusionante. Primero fueron las competencias: «cuando controlemos esto todo irá mejor». Ahora es el «cuando siguemlliures serem Dinamarca». O sea, seremos más ricos, altos y guapos. Y como aseguraba la ANC, tindrem gelatdepostrecadadia. «El cel a la terra», que diu la Madame Casals. A veces se les escapa que no será así, sino todo lo contrario -como cuando el pobre hombre de Súmate reconoció que seríamos el doble de pobres o cuando el capo de la ANC Jordi Sànchez admitió que saldríamos de la UE- , pero el desliz se tapa rápidamente. Y si para llegar a Catadisney debe arder Barcelona o hay que «paralizar la economía catalana durante 1 semana», com deia en Junqueras, no passa res: Catadisney ben val la ruina de Catalunya.

Bien, pues en Gerona parece que algún vecino ya no se traga los Tres Mandamientos nacionalistas. ¿La gestión de la pandemia? ¿El despegue económico de Madrid? Llibertat, impostos, dinamisme, acolliment, lideratge? O senzillament obrir els ulls? Sea lo que sea, quieren que Ayuso venga a librarnos de la Gene. Normal.

Dolça i oprimida Catalunya…

 



Categories: Huid del nacionalismo

Tags: Gerona, Isabel Ayuso

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.