Politics

Guerra de Ucrania: Rusia ataca una fábrica de misiles cercana a Kiev

El estado de Mariúpol tras los bombardeos del Kremlin. / Embajada de Ucrania en España

El presidente ucraniano solicita más armas «para acabar con la guerra»

AFP

Rusia, que prometió intensificar sus ataques contra Kiev, bombardeó el viernes 15 cerca de esta capital una fábrica de misiles Neptune, con los que los ucranianos aseguran haber hundido el buque ruso «Moskva», y el presidente Volodimir Zelenski afirmó que la guerra podría ser mucho más corta si los países occidentales le entregaran las armas que solicita.

Un funcionario del Departamento de Defensa estadounidense afirmó que el crucero ruso, de 186 metros de eslora, fue alcanzado el jueves por dos misiles ucranianos y lo calificó de «gran golpe» para Rusia.

Rusia había dicho hasta ahora que el «Moskva» quedó dañado el miércoles por un incendio tras la explosión de sus propias municiones y que la tripulación -unos 500 hombres según las fuentes disponibles- había sido evacuada.

Unas afirmaciones que desmintió una oficial militar ucraniana. «Observamos cómo los barcos intentaban ayudar, pero incluso las fuerzas de la naturaleza estaban del lado de Ucrania», ya que «una tormenta impidió el rescate del barco y la evacuación de la tripulación», dijo Natalia Gumeniuk, portavoz del mando militar del sur de Ucrania. «Somos perfectamente conscientes de que no nos lo perdonarán», añadió, refiriéndose a Rusia y a posibles nuevos ataques.

Ataque a la fábrica de misiles Neptune

Por primera vez en dos semanas, Kiev fue nuevamente blanco de un ataque ruso. El objetivo fue una fábrica en las afueras de la capital donde se fabrican misiles Neptune con los que Ucrania asegura haber hundido el Moskva.

Según comprobaron periodistas de AFP, la planta y el edificio administrativo adyacente, situados a unos 30 km al suroeste de Kiev, registraron daños importantes.

Los rusos llevaron a cabo tres ataques el viernes en la región de Kiev, señaló su gobernador, Alexander Pavliuk, sin especificar si esto incluía el de la empresa Vizar.

Poco antes, el ministerio de Defensa ruso había amenazado con aumentar «el número y la magnitud de los ataques» contra la capital «en respuesta a todos los ataques de tipo terrorista y a los sabotajes» supuestamente perpetrados en su territorio, negados por parte de Ucrania.

Por otro lado, el responsable del Centro Nacional de Defensa ruso, Mijail Mizintsev, acusó a Kiev de estar preparando un ataque contra los civiles ucranianos que huyen de la región de Járkov (este) y acusar luego a los rusos de la masacre.

En ocasiones anteriores, Moscú ha culpado a Kiev de los ataques aparentemente perpetrados por las tropas rusas contra civiles ucranianos en ciudades como Mariúpol o Kramatorsk.

Hundimiento de «Moskva»

La pérdida del «Moskva» es un duro golpe para Rusia porque «aseguraba la cobertura aérea de otras naves durante sus operaciones, especialmente para el bombardeo de la costa y las maniobras de desembarco», explicó el portavoz de la administración militar de Odesa, Serguéi Bratchuk.

En ese contexto, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, consideró que «el mundo entero» debería estar «preocupado» por el riesgo de que su par ruso, Vladimir Putin, acorralado por sus reveses militares en Ucrania, utilice un arma nuclear táctica.

Zelenski se hizo eco de las declaraciones del director de la CIA, William Burns, que estimó esta semana que nadie debía «tomarse a la ligera la amenaza nuclear» por parte de Rusia.

En este contexto, Alemania, criticada por Ucrania y algunos aliados europeos por supuesta falta de apoyo a Kiev, anunció el viernes el desbloqueo de más de 1.000 millones de euros en ayuda militar para Ucrania. En un nuevo mensaje de video, Zelenski reiteró a los países occidentales que pueden «hacer la guerra mucho más corta» si suministran a Kiev las armas que solicita.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close