Politics

Guía para viajar con tu juguete sexual estas vacaciones

Publicado

Actualizado

Tu juguete sexual puede ser tu mejor compañero de viaje estas vacaciones igual que metes en la maleta un buen libro, crema solar o el traje de baño. Viajar es siempre un buen plan para desconectar y para subir la libido, ya sea en solitario o en pareja. El impacto de la pandemia ha hecho que la masturbación y el autocuidado se conviertan en una prioridad para muchos, y las ventas de juguetes sexuales se han disparado en los últimos dos años. 

Con la reapertura de las fronteras y la vuelta de los viajes, muchos estamos pensando en salir de nuevo, coger un avión y viajar al extranjero, pero no estamos dispuestos a dejar atrás nuestros juguetes sexuales favoritos. Por ello, si llevas tus juguete sexual y vibrador en tu maleta hay algunas cosas que deberás tener en cuenta.

Lo primero que tienes que saber es si vas a facturar la maleta o vas a llevar solo equipaje de mano y debes informarte sobre el país de destino para saber si allí el uso de estos objetos está penalizado de alguna manera.

Johanna Rief, responsable de empoderamiento sexual de We-Vibe, afirma: “Sabemos lo apegada que está la gente a sus juguetes sexuales, por lo que, cuando se trata de irse de vacaciones, puede resultar difícil pensar en pasar una semana o incluso quince días sin ellos. Sin embargo, es importante que nos informemos antes de viajar para evitar cualquier problema en el punto de entrada al país de destino. Hay muchísimas opciones adecuadas para llevar, por lo que tanto si viajas solo como en pareja, llevar juguetes sexuales en tus vacaciones puede hacer que unas buenas vacaciones se transformen en estupendas”.

juguete-sexual-vacaciones-3
Conoce la política del país de destino antes de meter el juguete sexual en la maleta.Pixabay

¿A qué país llevarás tu juguete sexual?

Aunque el personal de seguridad de los aeropuertos de España no se inmutará al ver tu juguete, no todos los países los aceptan. Países, como India, los Emiratos Árabes Unidos y Maldivas imponen restricciones a los juguetes sexuales e incluso los clasifican al mismo nivel que las armas de fuego, los explosivos y las armas, dentro de la categoría de material pornográfico ilegal. 

Tampoco están bien vistos en Indonesia, Malasia, Singapur, China y algunos países africanos y árabes. En Tailandia te puedes jugar una multa que va de los 1.600 euros a una pena de prisión.

En algunos estados de Estados Unidos, como Alabama, los juguetes están criminalizados desde 1998 cuando se aprobó la Ley de Ejecución Anti-Obscenidad. Tenlo en cuenta antes de embarcarte con ellos. Si quieres evitar que te confisquen tu preciado juguete o, en el peor de los casos, que te encuentres entre rejas, investiga la política de tu destino de vacaciones en cuanto a la importación de juguetes sexuales.

Ojo al tamaño del juguete sexual

Otra opción es reducir el tamaño de los juguetes (porque el tamaño sí importa). Como dicen, lo bueno viene en frasco pequeño. Una vez más, tendrás que comprobar las restricciones de equipaje de tu país ya que, si tu vibrador excede este límite, podría ser confiscado. Como norma general, si el juguete supera los 17,5 centímetros no lo podrás llevar en el avión. Por lo que se aconseja llevar un dispositivo más compacto.

El silencio es oro 

Para evitar sonidos, pulsaciones o vibraciones aleatorias procedentes de la maleta en el compartimento superior o al pasar casualmente por el control de seguridad, es importante buscar juguetes con ajustes de viaje.

Es clave que no sea un dispositivo que se conecte o encienda solo cuando menos te lo esperas y si va a pilas y no con carga eléctrica, quítale las pilas antes de meterlo en la maleta para evitar que salten las alarmas en el rayos X del control de seguridad. Muchos juguetes cuentan además con una pequeña funda que facilita que no se encienda al rozarse con otros objetos que puedas llevar en tu equipaje. 

juguete-sexual-vacaciones-1
Un juguete sexual puede hacerte romper con la rutina en vacaciones.Pixabay

El lubricante es tu amigo 

Un estudio reciente reveló que el 37 por ciento de las personas piensan que el lubricante es su mejor aliado en el dormitorio y el 87 por ciento descubrió que tiene más probabilidades de llegar al orgasmo cuando lo usan. Por suerte, aunque meter todos los artículos de aseo personal en una bolsa transparente de aeropuerto puede resultar estresante, ahora hay lubricantes en pequeño formato (de máximo 100 mililitros) que podrás llevar si solo viajas con equipaje de mano y no vas a facturar.

Sin riesgos

Estar de vacaciones no significa olvidarnos de los riesgos que podemos correr a la hora de tener relaciones sexuales. Con la llegada del verano la libido aumenta porque hay más horas de luz y esto activa las hormonas y los neurotransmisores relacionados con el placer. Nos sentimos más desinhibidos, con mayor libertad de horarios y más ganas de salir y conocer a gente nueva, pero debemos recordar que las enfermedades de transmisión sexual no tienen vacaciones ni días libres. Por eso, acuérdate de usar preservativo siempre que mantengas sexo y más si lo hacer con alguien a quien acabas de conocer. 

Deja la vergüenza en casa

No es nada malo llevar un ‘sex toy’ en la maleta para querer disfrutar aún más durante tus días de vacaciones. Si te registran la maleta o en el control de equipajes te piden que la abras en un control aleatorio, sé natural y no trates de disimular si lo ve el policía. No pasa nada y lo mejor en estos casos es darle naturalidad al asunto.

Adiós a la rutina

La época de vacaciones es un momento ideal para terminar con la rutina y también para poner un punto más divertido y picante a tus relaciones sexuales, también si tienes pareja. Prueba a sorprender a tu pareja con un juguete al llegar a vuestro destino, disfrutad juntos y pasadlo bien durante los días de relax. Es un buen momento para retomar vuestra conexión si habéis pasado por un momento difícil y lo importante es que los dos estéis de acuerdo en usarlos y pasarlo bien.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close