Politics

Historia del fútbol femenino, ¿cuándo surgió?

El fútbol femenino ha cambiado enormemente durante la última década. Se han multiplicado los equipos, profesionalizado competiciones, incrementado las inversiones, y, con estos, mejorado el nivel táctico y la calidad de las jugadoras. No obstante, este deporte lejos de ser una moda reciente remonta su práctica a finales del siglo XIX. La ciudad de Glasgow (Escocia) fue la primera en acoger un partido de fútbol moderno entre mujeres (1892).

Unos años después, la feminista Nettie Honeyball impulsó la creación del British Ladies Football Club, como símbolo de la lucha contra la exclusión femenina de un deporte visto y practicado, hasta entonces, sólo por hombres.

El feminismo extendió su lucha al ámbito deportivo

Honeyball, defensora de la emancipación de las mujeres, declaró que su objetivo era demostrar que no había nada de natural ni biológico en el hecho de que las mujeres no se interesaran por el deporte, sino que estaba convencida de que era la sociedad la que por entonces las excluía de ese tipo de espacios asociados a la masculinidad.

Las mujeres no se interesaban por el deporte porque la sociedad las excluía de ese tipo de espacios

El estallido de la I Guerra Mundial supuso un cambio radical en la forma de entender el espacio público y privado para las mujeres. Hasta ese momento, el ejercicio del trabajo productivo estaba ocupado exclusivamente por hombres. Las mujeres quedaban relegadas al ámbito de lo reproductivo (los cuidados y las tareas del hogar). Sin embargo, la necesidad de mano de obra en unas fábricas desoladas por la cantidad de muertos en el frente propició su incorporación al mundo laboral.

La presencia de la mujer en la sociedad creció como nunca antes se había visto también en los espacios lúdicos: bares, centros deportivos… Muchos talleres y fábricas tenían sus propios equipos de fútbol que hasta ese entonces eran privilegio de los varones. Pero todo cambió. Y, cuando las grandes guerras terminaron en Europa, la condición de las mujeres como sujetos de derechos era ya incuestionable.

La profesionalización, una meta cada vez más cercana

Tras la Copa Mundial de Fútbol de 1966, el interés de las aficionadas creció hasta tal punto que la Federación Inglesa decidió crear en 1969 una rama femenina de la liga. En 1971, la UEFA encargó a sus respectivos asociados la gestión y fomento del fútbol femenino, hecho que se consolidó en los siguientes años. Así, países como Italia, Estados Unidos o Japón tienen ligas profesionales competitivas cuya popularidad no envidia a la alcanzada por sus símiles masculinos.

En España la profesionalización del fútbol femenino llegó el 2021

Desde las islas británicas, el fútbol femenino fue extendiéndose por el mundo, primero de la mano de la emigración y luego gracias al fútbol masculino, que contribuyó a popularizar en todo el mundo este deporte. En 1970, se celebró un Mundial no oficial, disputado en Italia y con Dinamarca como campeona. No sería hasta más de veinte años después (1991) cuando, tras el esfuerzo de miles de futbolistas y activistas, se celebraría el Mundial ya oficial en China como primera sede. 

La tendencia a la profesionalización fue impulsada por la creación de importantes campeonatos nacionales en países como Estados Unidos, Japón, Suecia o Alemania. En España la profesionalización del fútbol femenino llegó el 2021, un año después de haberse aprobado el primer convenio colectivo del sector. En 1996, el fútbol femenino se incluyó en los Juegos Olímpicos como categoría oficial, mientras la FIFA instauró un premio equivalente al Balón de Oro en 1991.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close