Politics

Horizonte esperanzador | Ideal

Karanka conversar con Uzuni. / A. A.

Opinión

Queda mucho tiempo, toda una temporada, para ver si esa aspiración se cumple, para comprobar si la apuesta por el ascenso del Granada tiene verdaderos visos de ser real

«Este año no habrá que perderse ni un partido. Esto promete». Una voz anónima, al final del partido ante el Ibiza, sintetizaba el sentimiento sincero de una afición devota en un proyecto que acaba de arrancar pero que, de momento, ya le apasiona. No son solo palabras gratuitas, ni frágiles promesas que se las lleva el viento. Son hechos materializados en una primera victoria en el inicio de Liga que engorda el espíritu de grandeza de su equipo. Los temores que siempre hay en el arranque de una nueva campaña se diluyeron conforme pasaban los minutos en el campo del Ibiza y se convirtieron en una fiesta con las dos estocadas en la segunda parte. Los seguidores rojiblancos siempre fieles, presentes en los malos y los buenos momentos, terminaron sonriendo, elevando los brazos al cielo, cerrando el puño con fuerza, suspirando de alivio y mirando hacia un horizonte esperanzador. Fue el epílogo de un regreso casi perfecto.

Para triunfar en Segunda no existen secretos. Es una categoría cejijunta que premia a los equipos con la mejor armadura defensiva y un delantero puntual con el gol. No pide mucho más, y recela de los mediocampistas que teorizan con la pelota. El Granada en su estreno cumplió con los dos requisitos, aunque aún tiene cosas por mejorar.

El líder de Segunda responde al nombre de Granada, pero sus jugadores y su entrenador entienden que esa posición, lograda en la primera jornada de Liga al ganar por 0-2 al Ibiza, se debe entender como una agradable anécdota. El mensaje es coherente y lógico, aunque después de esa interpretación acuden otras versiones que hablan de la correspondencia del trabajo bien hecho y de la inyección de moral que supone comenzar el curso en la cima de la clasificación.

Así, el nuevo Granada de Aitor Karanka toma cuerpo poco a poco y esta noche, frente al recién ascendido Racing de Santander, cobra vida de forma oficial en su estadio. Ya es una realidad y ahora solo cabe esperar que todas las expectativas que ha despertado estén acordes con su rendimiento, empezando por hoy ante su afición y siguiendo por las 40 jornadas de Liga posteriores para devolverle al equipo rojiblanco un papel protagonista que ya tuvo con Diego Martínez en el banquillo.

Queda mucho tiempo, toda una temporada, para ver si esa aspiración se cumple, para comprobar si la apuesta por el ascenso del Granada tiene verdaderos visos de ser real. Sin embargo, el presente es cuanto menos ilusionante y a esa expectativa se agarra cualquiera de los aficionados granadinistas, que vieron demasiadas tinieblas la pasada campaña hasta que llegó la tragedia. Esta vez la historia no se debe repetir. No, esta vez no puede ser así.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.