Politics

Johnson recibe la carta de la Policía sobre el ‘partygate’

El primer ministro británico Boris Johnson. / Reuters

Aliados del primer ministro preguntan si la gente quiere que sea la Policía quien elige al jefe del Gobierno

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha recibido un cuestionario de la Policía de Londres, que investiga la posible participación de 50 personas en ocho fiestas y reuniones supuestamente ilegales durante los confinamientos. El líder conservador tiene que responder en el plazo de siete días, pero no se sabe el tiempo que llevará a Scotland Yard concluir su investigación.

El ‘partygate’ sigue enredando la política británica, aunque en los últimos días no se han producido revelaciones de más reuniones. La especulación sobre su derribo por el grupo parlamentario conservador ha disminuido, porque la cuenta de peticiones de voto de confianza es secreta. Los debates en el Parlamento sobre la conducta de Johnson han perdido dramatismo.

Los portavoces de Downing Street han confirmado la recepción de la carta por el primer ministro, pero no han aclarado si la Policía ha hecho llegar otro cuestionario a su esposa, Carrie Symonds. Ha sido señalada como organizadora de al menos dos eventos presuntamente ilegales: uno para celebrar el cumpleaños de su marido y otro para festejar la marcha del influyente asesor, Dominic Cummings.

La investigación de la Policía desembocará en una multa, que podría ser para la gran mayoría de los asistentes de 100 euros. En el Parlamento se ha argumentado que el primer ministro debería dimitir en caso de que la Policía le interrogase, como ocurre ahora, bajo advertencia de que mentir sería un delito. Y también que debe abandonar su puesto si es culpable de incumplir sus propias leyes.

Desenlace

Según ‘The Times’, aliados importantes del primer ministro afirman anónimamente que es «un enorme demócrata, que ha sido elegido y sirve por la voluntad de la gente». Preguntan también: «¿Queremos que la Policía Metropolitana decida quién es el primer ministro?» Johnson no tiene intención de dimitir, cualquiera que sea el resultado de la investigación.

La Policía ha iniciado su pesquisa tras recibir datos- 300 fotografías, por ejemplo- recopilados por la funcionaria Sue Gray y su equipo. Se le encomendó analizar una quincena de eventos y entregó a Scotland Yard información sobre aquellos que tienen semblanza de delito. El inicio de la investigación policial paralizó la publicación del informe completo de Gray.

En teoría, Downing Street se ha comprometido a publicar ese documento integro cuando termine la labor de la Policía, pero ya se ha puesto en duda que se hagan públicas las multas a los posibles culpables de quebrar la ley. La inocencia de Johnson en la investigación policial favorecería su continuidad. Multa y publicación del informe de Gray reavivarían las peticiones de dimisión.

Aunque la llamada Operación Hillman no tendría que verse afectada, el anuncio de los primeros interrogatorios ha coincidido con la dimisión de la jefa de Scotland Yard, Cressida Dick, forzada por el alcalde laborista de Londres, Sadiq Khan. Se produce tras la revelación de conversaciones de miembros de la Met en redes sociales, obscenas y brutales sobre mujeres o minorías, última entrega de una serie de eventos que exigen, según Khan, un cambio cultural y de liderazgo.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close