Politics

Juan Lobato: “Ayuso está muy lejos de la mayoría absoluta de Aguirre o Gallardón y ha tocado techo”

Este fin de semana celebraban un acto con motivo de que queda un año justo ya para las elecciones autonómicas y municipales de 2023. ¿En qué estado de salud se encuentra el PSOE ante estos comicios?

Un año antes de las elecciones y un año después de un momento muy, muy complicado para el PSOE. Las últimas elecciones fueron muy duras, muy complejas. Precisamente era un acto para vernos y decir: oye, ¿cómo hemos reaccionado a esto? Yo estoy encantado. Primero, porque ha habido más de 1.000 militantes participando, que hace mucho tiempo que no veíamos ya no 1.000, sino muchos menos juntarnos para compartir. Y segundo, por el tono y la energía que tenemos de concentración total y de que hombre, que ya está bien, joder, que ya van muchos años de este horror que tenemos en Madrid. Y que ya va siendo hora de que nos lo tomemos en serio, de verdad. Y que tengamos la ilusión y la alegría también de tratar de ir a por ello con fuerza y con toda la concentración.

En este acto estuvo participando el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. No es el primero que hace en Madrid últimamente. ¿Qué cree que puede aportar?

Zapatero desde luego es un referente, evidentemente, para el PSOE. Además, vive en Madrid, ejerce en Madrid, hace actividad política en Madrid y yo creo que ha sido muy importante. Ha sido un referente nuestro muy claro, ha tenido unas políticas que representan precisamente todo lo contrario que tenemos hoy en Madrid. Esas políticas modernas de apertura de nuevos derechos. Todo esto frente a la coalición ultraconservadora de PP y Vox que tenemos en Madrid. Que si hubiera que votar mañana el matrimonio entre personas del mismo sexo, ya sabemos lo que votarían. Lo tenemos muy claro. Y precisamente una persona como Zapatero que refleje esa modernidad, esa apertura de mente y ese futuro ambicioso necesario, yo creo que es un mensaje muy claro de lo que queremos para Madrid.

A nivel interno, después de un proceso de primarias en el que hay más de una candidatura, como fue el caso del  PSOE de Madrid, siempre se suele decir que hay que “coser” el partido.  Lleva unos ocho meses más o menos en el cargo de secretario general. ¿El partido está unido, está pacificado? Madrid siempre suele ser un foco de tensiones, un foco de corrientes, ya no solo en el PSOE, sino en todos los partidos.

“Por primera vez, tenemos una autonomía absoluta con Ferraz”

La parte interna no es suficiente para ganar, pero es necesaria. Y en Madrid veníamos de etapas complejas. En esta ocasión yo creo que por primera vez en mucho tiempo tenemos un partido, primero con una idea muy clara y unificado orgánicamente al 100%. Es decir, el propio Javier Ayala, la gente que apoyó la otra candidatura en el proceso están apoyando a tope. Ahí estaban todos el sábado, apretando y trasladando esa fuerza, esa energía y apoyando para ese proceso que tenemos. Y luego también internamente, Madrid siempre ha tenido la peculiaridad de las relaciones con Ferraz. Siempre ha sido que o éramos una especie de subsede de Ferraz sin mucha personalidad propia, o éramos un partido enfrentado con Ferraz. Y esta vez, por primera vez, tenemos una autonomía absoluta. Tenemos posiciones diferentes en temas importantes, con naturalidad y sin complejos. Pero a la vez una coordinación y una colaboración estrechísima con la dirección del partido. Y yo creo que este equilibrio debía ser lo natural y es lo imprescindible para poder ganar en Madrid.

Póngame un ejemplo de esas posiciones diferentes con Ferraz

Creo que hemos demostrado muchas veces, y yo lo he dicho en muchos Comités Federales que ha habido este año, que Madrid tiene una personalidad propia. Porque Madrid es única y diferente sociológicamente, económicamente, demográficamente, políticamente. Y ahí hay temas importantes en los que Madrid va a tener posición propia. Por ejemplo, en temas de financiación autonómica o de armonización fiscal. Tenemos una posición que representa la defensa de los intereses de los madrileños y ese es nuestro trabajo, es lo que vamos a hacer y es nuestra prioridad.

¿Es posible ganar a Isabel Díaz Ayuso después de una victoria del pasado año, bastante arrolladora y cercana incluso a la mayoría absoluta?

Sí, sí, por supuesto, por supuesto. Ayuso está muy lejos de la mayoría absoluta de Aguirre o de Gallardón. Además, todas las encuestas de este año dan que ya baja uno o dos escaños en la inmensa mayoría de las encuestas. Es decir, que tocó un techo y frente a lo normal, que es que cuando ganas así sigas subiendo,  esa tendencia que debía haber tenido, ya vemos que se ha parado y baja. Pero es que además, hoy por hoy, lo que es la política, es que Ayuso, hace tres años sacó el peor resultado de la historia del PP con 30 escaños. O sea, que va todo tan rápido, pasan tantas cosas en tan poco tiempo que nuestro trabajo es estar preparados, poner encima de la mesa lo que de verdad queremos para Madrid, lo que nos preocupa de la calidad de vida de la gente y esas prioridades dejarlas bien claras y que los ciudadanos digan: esta gente está pensando de verdad en los problemas que tengo en el día a día. 

No parece que el caso de las mascarillas y los contratos a su hermano haya podido afectar a su popularidad. El asunto se ha ido desinflando, le ha ganado el pulso a Pablo Casado, se ha hecho con el control absoluto del PP de Madrid…¿Cómo cree que le ha afectado algo todos estos meses?

“La imagen que ha dado Ayuso de no querer dar la cara por el caso de las mascarillas tiene un coste”

Bueno, son dos cuestiones distintas. Primero, el tema mascarillas tendrá su deriva judicial, que serán los fiscales, los jueces, los que decidan cómo va. Y luego está la parte política. Creo que la imagen que ha dado Ayuso de no querer dar la cara, de no someterse a una fiscalización natural y lógica, creo que en el medio plazo eso tiene un coste. Porque los ciudadanos nos exigen a los políticos que respondamos. No se puede estar escondido cada uno en su burbuja de forma permanente. Y creo que sí que tiene un coste importante la parte interna, en el Partido Popular. Al final, esta mujer, lo que ha demostrado la presidenta de la Comunidad Madrid, es esa ambición personal, ese deseo de acumulación de poder y que ha utilizado lo que hiciera falta para conseguir su objetivo. Y esto yo creo que a nivel interno del PP tiene un coste importante y aunque es verdad que muchos la apoyaron en ese duelo con Casado de 48 horas, pero saben lo que ha hecho y eso creo que en el medio plazo afecta. Ya se ha visto en los resultados de los congresos nacionales del PP cómo no ha tenido ningún papel en esa dirección del partido.

¿Cree también que va a confrontar con Alberto Núñez Feijóo y que va a seguir este culebrón interno que hemos vivido en estos meses?

Pues yo le he intentado pedir por todas las maneras posibles que no, que se olvide ya. Que no aspire a ser Vox ni aspire a ser Feijóo. Que ella es la presidenta de la Comunidad de Madrid, que es la leche, que se dedique a luchar contra los 800.000 madrileños en listas de espera sanitaria, un récord histórico o que los 25.000 chavales que han pedido hacer FP y les ha dejado sin plaza, que tengan plaza de una vez. Pero en vez de eso sigue con el tema, siempre confrontando. Y ya ni siquiera ideológicamente. Si es que yo no sé quién es más de derechas, si Feijóo o Ayuso. No, ese es el problema. Confronta por poder, por presencia mediática, política, por quién confronta más con no sé quién. Entonces eso es una pérdida de tiempo de dedicación a los madrileños, que es su verdadera tarea.

Mencionaba antes que el proceso judicial del caso de las mascarillas lo determinará la justicia. ¿Pero cree que va a llegar a algo? ¿Cree que todos estos meses de titulares pueden concretarse en alguna imputación o en una investigación más a fondo?

Pues de verdad que no lo sé. Yo creo que judicialmente tiene que ser ahí la Fiscalía, que es quien está haciendo esa investigación, la española y la europea, que también pidió investigarlo por los indicios que observó de de malversación de fondos, de fraude, etc y ellos verán. Yo no te sé decir. Evidentemente hay indicios para la fiscalización política y por eso pedimos esa Comisión de Investigación en la que con naturalidad viniera Ayuso, su hermano, el amigo del pueblo, quien del Gobierno decidió darles a ellos el contrato y que lo explicaran con naturalidad. Ahora, judicialmente, no te sé decir.

¿Qué temas cree que serán clave en las próximas elecciones? La anterior campaña fue en un momento muy concreto de la pandemia y estuvo muy marcada por ese discurso de la libertad de Ayuso, por el tema de la hostelería…

Yo creo que hay varios temas en los que Madrid está fallando estrepitosamente y que son temas que afectan la calidad de vida de la gente, el día a día, su seguridad personal y familiar. Uno es la sanidad. Tenemos el récord histórico de listas de espera con más de dos años, 700.000 madrileños tienen las urgencias cerradas. Segundo, Educación. Hay 25.000 chavales que quieren hacer FP y no pueden, con el paro juvenil que tenemos, con las grandes empresas tecnológicas buscando profesionales que no son capaces de cubrir esos puestos y Madrid abandonando a su gente joven. Y tercero, el transporte público, con los precios de la gasolina que tenemos y que va a seguir habiendo, por desgracia. Con la contaminación que hay en Madrid, que es la ciudad de Europa, donde más gente muere por contaminación, y que no seamos capaces de tomarnos en serio una reacción fuerte a la calidad en el transporte público. Me parecen esos tres temas clave.

Ahora también hay otros temas que tenemos que aprovechar en positivo de cara al futuro, no solo lo que está haciendo mal el PP. Yo creo que hay dos líneas de trabajo importantísimas. Una es cómo generar calidad de vida en los mayores de nuestra región. Pero no solo en residencias. Cómo aprovechar una oportunidad que nos permite la longevidad que vamos a tener para que a partir de los 60 o 75 la gente pueda disfrutar en Madrid de turismo interior, de cultura, de arte o de deporte. Hay todo un sector en el que en Madrid tenemos que apostar por esa calidad de vida de los mayores. Y, segundo, para los jóvenes. No solo la vivienda, que tiene que ser una prioridad absoluta. Yo creo que hay un tema que estratégicamente para Madrid sería un cañón, que es el deporte. El ser capaces de apostar por el deporte, que es una cuestión de interés transversal para todas las edades, todos los niveles económicos. Y económicamente, desde el punto de vista de salud, de cohesión social, de trabajo en equipo, de generación de comunidad es absolutamente clave. Que Madrid pueda tener un liderazgo en materia de deporte y de bienestar. Creo que son dos temas en positivo a futuro clave, en los que nosotros vamos a poner todo el énfasis y a poner sobre la mesa un proyecto para que Madrid en los próximos años, gobernado por el PSOE, lidere la calidad de vida de sus ciudadanos con estos temas.

Isabel Díaz Ayuso también ha hecho gala de un discurso muy marcado de oposición a Pedro Sánchez. ¿Cómo ve la situación del Gobierno de coalición?

“Era muy difícil la estabilidad del Gobierno de España y se ha conseguido de una forma absolutamente sorprendente”

Le veo mucho más estable de lo que me esperaba. Lo digo con claridad y sin cortarme. Creo que era muy difícil la estabilidad del Gobierno y se ha conseguido de una forma absolutamente sorprendente. Lo cual me alegro y creo que ha sido muy bueno para el país. Segundo, le veo con un resultado de gestión tremendo. La reforma laboral, la subida del salario mínimo, más de 20 millones de empleados en España, el 50% empleados estables que se crean frente al 10% con la norma del PP. O toda la gestión que se ha hecho de los ERTE. En Madrid ha habido más de 600.000 madrileños que han salvado su puesto de trabajo con los ERTEs del Gobierno. Miles de empresas que hubieran cerrado si no hubiera habido ERTEs. Es decir, que la gestión ha sido muy buena. Lo que nos falta es quitarnos un poquito de complejos y explicar ya las cosas como son. Y decir, señores, que aquí se ha hecho un esfuerzo de narices para salir de un tema complicadísimo en el que ha habido pandemia, ha habido guerra, ha habido volcanes. Vamos a explicar las cosas como son, a dejarnos ya de entrar al insulto y al barro de esta gente y a empezar a explicar que 600 y pico mil madrileños han salvado su puesto de trabajo y están ahora con la cabeza alta funcionando. Y que miles de empresas se han salvado con los ICOs y con los ERTEs, que si no tendrían que haber hecho despidos millonarios y gracias a eso han podido recuperarse y ahora están a pleno rendimiento. Entonces yo creo que esa es la parte esencial en la que el Gobierno de España, todos los ministros, tienen que quitarse el complejo ya del rollo del PP, del raca raca y empezar a rendir gestión con la calidad que ha tenido el Gobierno.

¿No le preocupa que haya gente que pueda votar más en clave nacional de posible protesta hacia un Gobierno que no les gusta sin pensar tanto en Madrid? Porque desde luego se ha visto ya no sólo en Madrid, sino también en Castilla y León esta estrategia. Da la impresión de que se va a jugar todo muy ahí, teniendo en cuenta también que vienen antes las municipales y autonómicas que las generales.

Evidentemente, el valor nacional de la marca tiene influencia en todos los procesos electorales. Yo eso lo reconozco y lo asumo además con orgullo. Porque gracias a esa marca que es el PSOE de más de 140 años de historia, quienes nos presentamos por el PSOE sacamos mucho apoyo popular. Ahora también es verdad que por esto es precisamente por lo que hay que defender la gestión del Gobierno de España y explicar a todos esos millones de madrileños que se han beneficiado de esa gestión. Ese salario mínimo interprofesional, ese ingreso mínimo vital. Hay que explicar bien el por qué y por qué nos preocupaban los problemas que tenían en un momento tan jodido como este y cómo se ha apostado por el Gobierno por ello. También es verdad que cada vez hay más diferencia en procesos electorales. Yo, por ejemplo, fui alcalde con un 60% triplicando en voto al PP. Pero en la urna de al lado sacamos menos de la mitad de votos. Es decir, que la gente diferenció y dijo, bueno, el equipo que dirige este hombre nos parece que son unos gestores serios y les votamos en masa y triplicamos al PP. Pero en otra urna votaron de otra manera. Es decir, que también cada vez más la gente se da cuenta de lo que son unas elecciones y otras.

El PSOE no es ahora mismo la principal fuerza de la oposición en Madrid. Ni en la Comunidad, ni en la capital. ¿Están en condiciones de recuperar la hegemonía de la izquierda?

Sí, yo estoy convencido. Yo estoy convencido incluso de que la hemos recuperado a base de trabajo, de esfuerzo y de los propios hechos. Es verdad que hubo unas circunstancias únicas hace un año en las que se estaba en un momento muy malo por diferentes factores. Más Madrid, en ese caso, estaba en su mejor momento histórico, con una candidata justo del tema sanitario, que era el tema esencial de la campaña de las elecciones y en esa situación se produjo un empate. Creo que fue un 0,01% la diferencia de votos entre uno y otro. Tenemos los mismos escaños, pero ellos tienen un 0,01% de voto más. Entonces, claro, fue una circunstancia muy particular. Ahora, yo creo que la recuperación del liderazgo en la acción política, del posicionamiento ambicioso, de ilusión, de hambre y de ganas de gobernar, va a hacer que recuperemos votos en Madrid. Que recuperemos votos de esa mayoría demócrata y progresista que hay en Madrid que no tuvo la ilusión, las ganas o la fuerza de ir a votar para cambiar esto hace un año, por diferentes razones. Y eso es lo que queremos recuperar.

Lobato, en un momento de la entrevista en la redacción de Público.
Lobato, en un momento de la entrevista en la redacción de Público. Alfredo Langa

¿Qué relación tienen con Más Madrid y con Unidas Podemos? Porque con las actuales correlaciones de fuerzas que parece que se manejan, lo más probable es que haya que pactar de alguna manera. ¿Están dispuestos a compartir Gobierno autonómico con esas fuerzas? 

“Tenemos muy buena relación con Más Madrid y Unidas Podemos”

Tenemos buenas relaciones a nivel parlamentario, con colaboración en las iniciativas que se hacen. Solemos valorarlas conjuntamente y negociar algún punto de acuerdo intermedio. Y muy buena relación, incluso con los referentes de las direcciones políticas de unos y otros. Yo hablo habitualmente con las portavoces de ambas organizaciones y muy bien. El día a día muy agradable. Es verdad que representamos espacios distintos y son distintos de verdad. Ellos vienen del espacio de Izquierda Unida clásico, o de Podemos, y tienen esa raíz ideológica del comunismo, en el buen sentido de la palabra y con el cariño dicho. Y nosotros tenemos una posición ideológica transversal, de esa socialdemocracia, de ese ámbito progresista y demócrata más amplio. Pero tenemos muchísimos puntos en común. El principal, que en Madrid hay que cambiar esto y dar la vuelta como un calcetín para asegurar calidad de vida, servicios públicos esenciales y seguridad a las familias madrileñas.

Conviene entonces que ambos espacios estén fuertes en las elecciones.

Exacto. Claro, claro. Yo creo que el objetivo es que esa mayoría demócrata progresista que hay en Madrid, que existe, que es real y que se ha visto en elecciones muy recientemente, se convierta en mayoría parlamentaria en Madrid. Esa es la clave. Y para eso hace falta que se recupere ilusión, fuerza, energía, visión clara, que se explique qué quiere que sea Madrid en diez años, que es lo que estamos haciendo. Pero también que ese espacio de Podemos y de IU o Más Madrid mantenga el tipo y tenga una representatividad de todo ese sector que se traduzca en escaños parlamentarios.

Estuvo en la Asamblea de Madrid entre los años 2015 y 2019 y no estaba Vox. ¿Qué ha cambiado desde su entrada en la vida parlamentaria madrileña?

Han cambiado bastantes cosas. Era distinto. En ese momento estaba Cristina Cifuentes, pasaron varios presidentes como Ángel Garrido y acabó incluso Pedro Rollán. Hubo tres presidentes que pasaron en esos cuatro años del PP y ahí dependían de Ciudadanos. Era otra cosa. Pero es verdad que Vox lo que ha introducido es, en las formas político parlamentarias, un debate que va mucho con el uso del insulto permanente, del ataque, de la confrontación por temas que no afectan al día a día de las personas ni a su calidad de vida, pero que juegan a embarrar en términos ideológicos el debate. Y segundo, en el fondo. Estamos con una coalición, como dice Ayuso, que son una coalición de PP y Vox ultraconservadora. Es que están planteando debates de hace 40 años. Es un partido antiguo, no es que sean ultraderecha. A mí no me da ningún miedo Vox, al contrario, miedo ninguno. Lo que me parece es que es un partido antiguo. Y estar pensando ahora que pueda gobernar un partido que si hubiera que votar la ley del divorcio estaría en contra de permitirlo, o de permitir la interrupción del embarazo o en contra de permitir los matrimonios del mismo sexo. Por favor. Estamos en Madrid 2022 Que tengamos a Ayuso y a Vox en Madrid del 2022 es que es alucinante.

Hay una sensación incluso dentro del propio PP, sobre todo cuando toda la batalla entre Casado y Ayuso de que la presidenta es una de las mejores candidatas de Vox. Es decir, a veces parece que sus discursos se mimetizan. ¿Cómo lo ve? 

¿Hay algo más antiguo que decir ‘socialismo free’, que es una frase de hace 100 años?

Yo creo que en algún momento la usé esa frase, que seguramente no sería mía y la habría oído por ahí. Pero es verdad que era la mejor candidata de Vox, igual en la forma y en el fondo. Es una mujer que cuando habla de esto de la guerra cultural. ¿Cómo que guerra cultural? Cultura y guerra es incompatible absolutamente. Madrid es una sociedad que es la más abierta del mundo, la más dinámica, en la que entra y sale más gente, en la que cada uno puede pensar y sentir lo que quiera. ¿Cómo que quieres excluir a una parte de la población de tu región? ¿Cómo que quieres dejar fuera y expulsar a gente por lo que piensa? ¿Hay algo más antiguo que decir socialismo free, que es una frase de hace 100 años? Yo creo que esto es una cosa que no sé si en eso se parece a Vox, pero desde luego sí que entiendo los análisis que plantean ese parecido.

¿Le preocupa que ese discurso de Vox pueda entrar en poblaciones o barrios tradicionalmente socialistas como en zonas de llamado “cinturón rojo” madrileño? Es decir, gente tradicionalmente socialista o de clase obrera que pueda abrazar un poco los postulados de la extrema derecha por pura reacción más allá de ideología.

Me preocupa que cualquiera vote a Vox, sea de Núñez de Balboa o de Fuenlabrada. Me preocupa porque creo que es un partido antiguo de narices y que estamos volviendo para atrás 40 años. Me da, sinceramente, no miedo porque no tengo ningún miedo. Pero sí que creo que es un retroceso enorme para este país. Ahora, el análisis que dices que es muy interesante. Lo que nos tiene que preocupar es que gente tradicionalmente de izquierdas, que confían en la igualdad, en tener oportunidades para poder crecer, ir al mismo ritmo que cualquier otro que tenga más dinero, etc. Que esa gente esté pensando en votar a otros partidos que no sean el PSOE porque es el partido del progreso, de las oportunidades. Nosotros damos oportunidad para que le vaya mejor, especialmente al que le va muy mal porque tiene menos recursos y menos posibilidades en su familia o en su entorno. Entonces, que gente que está en ese ámbito esté pensando en votar partidos como Vox eso sí que me preocupa. Claro que me preocupa. Pero la respuesta no es quedarnos asustados y escondidos. La respuesta es decir oye, que aquí en Madrid puede haber muchas más oportunidades pero si lo que hacemos es que esos 25.000 chavales que quieren hacer FP tengan plaza. Porque de esos 25.000 hay muchos miles que no pueden permitirse un año sin estudiar o sin trabajar y que por no haber tenido plaza este año nunca más la van a tener, porque ya van a tener que renunciar a esa oportunidad. Porque si no empezamos a pensar y hablar directamente a esa gente, puede existir ese riesgo que planteas. 

El secretario general del PSOE en Madrid, en otro momento de la entrevista.
El secretario general del PSOE de Madrid, en otro momento de la entrevista. Alfredo Langa

Cambiando un poco de tema, ¿tenemos calendario para las primarias que determinarán los candidatos en 2023?

Pues no tenemos, no tenemos. Esto lo aprueba el partido a nivel federal. Se aprueban unas horquillas de primarias a presidentes autonómicos y luego cada federación decide dentro de seis meses qué día las pone. Y luego dice Ferraz las primarias a alcaldías en otra horquilla. Y ya cada federación decide. Entonces, cuando Ferraz haga ese calendario de horquillas, nosotros inmediatamente decidiremos. Y además, ya lo hemos dicho, vamos a decidir en el primer momento posible. Es decir, que si hay calendarios de septiembre a diciembre, las haremos en septiembre.

Entiendo que no hay dudas en que Juan Lobato va a ser candidato a la presidencia de la Comunidad Madrid. Por lo menos  que participará en las primarias.

Yo no tengo ninguna.

¿Y para la Alcaldía de Madrid sería una buena candidata. Por ejemplo, Mercedes González.

Por ejemplo, sería una buena candidata. Pero vamos, será candidato quien decida los militantes de Madrid. Habrá un proceso de primarias exactamente igual. Mercedes es actualmente la secretaria general de la ciudad de Madrid y está impulsando ese nuevo proyecto para la ciudad con esta nueva figura que no existía y que veíamos esencial. Que en Madrid hubiera una dirección política de la ciudad de Madrid. Que eso también es un símbolo de la ambición que tenemos por la ciudad y por eso creamos esa figura. Y Mercedes fue elegida secretaria general.

Por eso precisamente le quería preguntar también. Porque una de sus primeras decisiones, si no me equivoco, fue crear esta agrupación de Madrid Ciudad. Que no existía y no se entiende muy bien por qué. ¿Qué balance hace de esta nueva agrupación?

Pues yo tampoco lo entendía, igual que tú. La verdad es que en una ciudad como Madrid, que el PSOE no tuviera una dirección política es una cosa muy poco comprensible desde el punto de vista político. Otra cosa es desde lo orgánico, , que se decía que si hay alguien en Madrid pues entonces va a tener mucha fuerza…Claro, si es lo que queremos, que haya alguien con mucha fuerza en Madrid ciudad y por eso hicimos la Agrupación de Madrid Ciudad. Yo lo tenía muy claro. Yo creo que se tiene que tener una ambición absoluta con la ciudad de Madrid. Porque es una ciudad moderna, dinámica, progre. ¿Cómo no vamos a tener en el PSOE una dirección política que muestre esa fuerza? Y por eso en la Primera Ejecutiva, entre varias decisiones, una fue convocar este proceso. Yo estoy muy contento con que exista esa figura y con la posibilidad que eso nos da de tener un proyecto de ciudad. Se va a hacer una Convención de ciudad para definir ese modelo de ciudad que queremos para los próximos diez años. Y esto va a ser esencial para que los ciudadanos vean realmente que tenemos en la cabeza un modelo de ciudad diferente a la que hay.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close