Politics

La ‘araña’ sexitana quiere «tener un buen recuerdo» de su primera Vuelta a España

Carlos Rodríguez logra su primer triunfo profesional en Itzulia / ABC

Ciclismo

Carlos Rodríguez afronta «sin presión» su estreno en una ‘grande’ y con máxima «motivación», al ver «cumplido mi sueño de niño en Almuñécar»

Por lo visto lo apodan ‘el león’ de Almuñécar. No comparto el mote porque ni siquiera tiene melena. Carlos Rodríguez Cano es un chico de 21 años –por cierto siempre lleva el pelo corto– que nunca muerde, menos todavía en las distancias cortas. La humildad preside su vida, y sigue igual aunque los especialistas quieran convertirlo en el relevo de Alejandro Valverde y Alberto Contador, ahora que el ciclismo nacional está huérfano de figuras y con su único equipo del UCI World Tour, el Movistar, al filo del descenso.

A Carlitos podríamos llamarlo ‘el araña’, ese pez que tanto ha visto de niño por el mar, sin hacer ruido, daña y destroza, inyecta veneno muy doloroso a sus contrincantes, subido en la bicicleta. A Rodríguez Cano le pega más ese apodo, ahora que todavía no ha sufrido ningún ‘laillazo’ (vamos, pájara) y que los ‘aberrones’ siguen su rueda.

Perico Delgado asegura que el ciclismo español está de capa caída. Lo ve cualquiera. Por eso, ávidos por relevo generacional, aprecian la calidad del sexitano, que en 2021 se adentró en profesionales desde júnior para firmar por el potente Ineos británico por cuatro temporadas y, en 2022, ha explotado para sorpresa general.

Junto al valenciano Juan Ayuso (19 años) y Raúl García Pierna, 21 como él, son las grandes promesas del deporte del pedal nacional. A Carlos… que lo dejen de milongas, sus ídolos son Alejandro Valverde y Alberto Contador y que no le metan presión, también le gusta Miguel Indurain, al que vio en vídeos, «por su forma de ser y cómo piensa, además de lo que fue como corredor».

Este chico de Almuñécar brilló en el Campeonato de España, siendo campeón de la ruta en Mallorca, tras quedar 28º y octavo antes y ganar la crono nacional en júnior. Por eso, no desea que le apresuren.

«No siento la presión, ni supone que la tenga por el maillot de campeón nacional este año y parte del que viene, es muy bonito, pero eso solo me crea motivación porque sé que la gente quiere que lo haga bien», afirma el chaval, con la cabeza bien amueblada, sencillo, que estudia ingeniería eléctrica y mecánica en la Universidad de Málaga, que vio la ‘Casa de Papel’ de Netflix y entiende que «el objetivo en la Vuelta es hacerlo lo mejor posible, tener un buen recuerdo de mi primera participación, lo principal es acabarla y llegar a Madrid, que me encuentre bien y el cuerpo me responda; si puedo ganar una etapa, mejor, tampoco pienso en la general, tendré que ayudar igualmente a mis compañeros».

El Carlitos del tenis aparece como el sustituto de Nadal y el Carlitos del ciclismo, de Contador. Valverde se retirará en la Vuelta… «para mí es un orgullo competir junto a mis ídolos, a los que veía por televisión, el sueño de infancia es estar con ellos en la carretera, es especial ser partícipe de ello, porque veía la Vuelta con ilusión cuando pasaba por mi casa…», abunda la perla sexitana, otro apodo para apuntar, porque puede relucir en cualquier momento como referente del ciclismo español en el futuro. Carlos Rodríguez está tranquilo, como siempre. La Costa da esa pachorra, por genética e idiosincrasia pura. «Correr en España y Granada me anima mucho, hacerlo al lado de seguidores que me apoyan me reconforta, y seguro que me dará mucha energía», avisa.

Sabe que tendrá que subir a Sierra Nevada y que el público estará de su parte, aunque en vez de buscar el triunfo o el jersey rojo, tenga que arropar a sus jefes de filas, sea el ecuatoriano Richard Carapaz, oro olímpico, o Ethan Hayter (triunfo en Polonia), como lo hizo con Pavel Sivakov en la Vuelta Burgos, al que puso el triunfo en bandeja en las Laguna de Neila y acabó cuarto, siendo primer español, mejor joven y ‘top’ diez en la montaña. Y ahora debuta en la Vuelta y cuenta.

«He ascendido varias veces por el Purche, conozco bien la zona, por ser cercana, y sé que en Sierra Nevada el apoyo de la gente será todavía mayor», agrega.

Y es que el granadino acumuló cuatro ‘top 5’ en carreras por etapas, no tiene obligación alguna, pero le temen desde que fuera segundo en el Tour de I’Avenir (Porvenir) por detrás del noruego Tobias Halland Johannenssen. Por eso acudió al Mundial de Flandes y realizó un gran papel pese a ser el benjamín de la selección.

Brilló en las vueltas a Valencia y Andalucía, logró su primer éxito profesional en Itzulia, el título nacional de fondo, quedó quinto en la clásica de San Sebastián… el palmarés aún es corto por sus 21 años… pero la progresión, meteórica, hechuras de estrella. Hasta plantó cara al esloveno Tadej Pogacar en la prueba Strade Bianche, por eso le ven como el relevo para la ‘bala’ murciana Valverde. Y él, que dice ‘piano’. Que… «Alejandro y Contador son irremplazables», manifiesta. Le pasa como a Carlitos, el de la ATP, que Rafa Nadal es único, por favor.

El corredor ‘araña’ del Ineos asegura que «he aprendido mucho y quiero seguir aprendiendo», y valora correr junto a Valverde, «que sigue dando guerra». No está sorprendido por los resultados obtenidos, aunque admite que «el rendimiento es bueno, estoy encantado de haber dado un paso adelante respecto a 2021, la recompensa es el apoyo y afecto que noto».

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.