Politics

La catetada contra el Quijote en Barcelona viene de lejos

Lo de Colau+ERC+PSC es lamentable, pero no es nada nuevo.

Solo que esta vez ha sido más descarado. Lo decía Iceta el otro día (mientras su partido votaba contra la estatua del Quijote): el rechazo a erigir una estatua del Quijote en la Barceloneta es una catetada. Aquests del PSC ens prenen per babaus.

En realidad la cosa viene de lejos. Miren lo que explica el gran Sergio Vila-Sanjuán en las páginas de La Vanguardia:

«Una placa de mármol no muy visible en el parque que lleva su nombre es el reconocimiento explícito de Barcelona a Cervantes más actualizado que hoy puede encontrarse. La colocamos el 22 de octubre del 2005 dentro de los actos del Año del Libro, a petición de la Federación de Comunidades Originarias de Castilla La Mancha y la Federación de Casas Regionales de Catalunya, que insistieron mucho para conseguirla.

La descubrió la concejala de Sarriá-San Gervasio Kati Carreras en un acto sencillo, al que el Ayuntamiento no quiso dar bombo ni dedicar muchos recursos. De hecho, el mármol empleado se aprovechó de los restos del monumento a los caídos de la Diagonal, destruido hacía poco, según me confesó, creo que con cierta vergüenza, una fuente municipal.»

Penoso, ¿verdad?

Los buenos de las casas regionales insistiendo y el ayuntamiento, en aquel entonces en manos del PSC, cediendo para asegurarse unos votos pero homenajeando a Cervantes con la boca pequeña, en plan cutre, como quien hace algo malo y no quiere que se airee mucho: una trozo de mármol reciclado y una placa perdida en un parque. ¿De verdad Cervantes no se merece algo más en la ciudad de la que tan bien habló?

Sigue Vila-Sanjuán explicando los actos cervantinos del 2005, que no fueron pocos, y cómo después aquello no tuvo continuidad. Era mejor promocionar autores hispanófobos antes que reivindicar una figura valorada universalmente y que nos une a todos los españoles:

«Sí, el 2005 ofreció un auténtico festival de la Barcelona cervantina, un esfuerzo que hoy da la impresión de haberse agotado en sí mismo. Porque en tiempos posteriores no se ha conseguido aprovechar la casa del paseo Colom, donde supuestamente se hospedó el novelista durante su estancia barcelonesa; apenas se hizo nada en el IV centenario de su muerte en el 2016; la ruta languideció.

La ciudad no saca partido de su conexión con una de las mayores obras literarias de todos los tiempos, ni le agradece la atención prestada en sus páginas.»

Pues sí, catetos e hispanófobos. I ve de lluny. Després se sorprenen de la decadència de Barcelona i de Catalunya, però és que el virus del nacionalisme acaba amb tot.

Dolça i cutre Catalunya…



Categories: Huid del nacionalismo

Tags: Barcelona, La Vanguardia, Miguel de Cervantes, Miquel Iceta, Sergio Vila-Sanjuán

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.