Politics

“La clave social del progreso indepe consiste en la satanización de toda resistencia”

Un catedràtic explica l’assetjament nacionalista.

L’historiador i catedràtic de Ciències Polítiques Antonio Elorza no podrà publicar més al diari subvencionat El País, on escrivia des del 1981. Elorza va cofundar el Partit Comunista d’Euskadi, Izquierda Unida y simpatizó con UPyD. Era experto en islam y nacionalismos. Así nos cuenta lo que ha pasado en The Objective:

«Ser libre es servir a la verdad. (…) 

Sobre el islam tampoco fue fácil desde el principio. Al parecer, si se publicaba mi Yihad en Madrid tras el 11-M, «arderían las mezquitas». Así que mi artículo fue relegado a la página 34, mientras Juan Goytisolo pronunciaba su absolución al Corán y yo recibía la calificación de «islamófobo» que me adjudicaron los portavoces de la Comisión Islámica de España. A nadie importaron los riesgos que suponían tales acusaciones, traducidas en amenazas de muerte,  antes las de ETA, ahora yihadistas. (…)

Artur Mas no dudó en 2003, aun antes de presidir la Generalitat, en solicitar a la Universidad de Toulouse que impidiera mi participación en un Congreso sobre nacionalismos en España. Y tras la Diada de 2012 llegó el desencadenamiento, ese desencadenamiento que priva al independentismo catalán de toda legitimidad para presentarse como demócrata, cuando ha puesto en práctica un estricto totalitarismo horizontal para forzar la homogeneización de la sociedad catalana.

Un vocero catalanista, Enric Juliana, equiparaba en La Vanguardia mi crítica a la independencia con la llamada de Janos Kadar a los tanques soviéticos para que invadieran Budapest. Hasta hoy la clave social del progreso indepe consiste en la satanización de toda resistencia. Me tocó de lleno. En el límite de la irracionalidad, una cita mía del poeta catalán Salvador Espríu por la concordia cultural, llevaba a considerarme epígono de Franco, por un antiguo amigo, el historiador Francesc Fontbona. Y los hubo peores, caso de un embajador socialista mallorquín, apologista a muerte de los GAL en los años 90 y ahora convertido en zafio debelador de españolistas. Un delirio optimista preparando el ambiente para la independencia.

Aquí reside la enorme responsabilidad del PSOE, y de Sánchez, carentes de ideas propias, al colaborar con tal estrategia, incluso en la guerra contra el 25% de enseñanza en castellano. Tras su primera reunión, la mesa del diálogo lleva camino de convertirse en una mesa de entregas en cadena. Pere Aragonés lo deja claro: en línea recta a la autodeterminación y la independencia. Para el auxiliar de Sánchez en la que ya es «negociación», todo va hacia lo mejor en el mejor de los mundos.

Era lógico que el peso de mi colaboración en El País se desplomara a partir del 27-O. (…) Luego todo siguió como si nada hubiera pasado, hasta la comunicación -oral, claro- del pasado miércoles 27 de que se acababan mis colaboraciones. (…) una hábil cortina de humo para encubrir una operación de limpieza«.

Els mitjans de comunicació no són espais de llibertat, sinó de submissió al poder. Difunden lo que les dicen que difundan los poderosos, y se sostienen con nuestro dinero, que reciben mediante subvenciones y aportaciones del poder.

No pasa nada si dejamos de leerlos.

Dolça i purgada Catalunya…



Categories: Huid del nacionalismo

Tags: Antonio Elorza, El País, Enric Juliana, islam

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.