Politics

La excuidadora de los hijos de Iglesias y Montero, en el juicio contra el periodista de ‘Okdiario’: “Me sentí perseguida”

El periodista del digital Okdiario Alejandro Entrambasaguas ha indicado este miércoles en la vista oral en la que se le juzga por un presunto delito de acoso a los hijos de Irene Montero y Pablo Iglesias, por el que la Fiscalía le pide un año de cárcel, que acudió cuatro veces al domicilio de la cuidadora de los niños para comprobar si se trataba de una actividad ilegal, por no estar dada de alta en la Administración para poder realizar el servicio de madre de día. “Nunca el interés fueron los menores”, ha dicho el redactor.

Entrambasaguas ha intentado defender que su insistencia en hablar con la niñera que cuidaba a los hijos de la pareja del entonces vicepresidente del Gobierno en su propio domicilio junto con otros dos niños más era para acreditar como periodista de investigación que Iglesias y Montero llevaban a sus hijos a una guardería ilegal. El periodista ha explicado que la primera vez que acudió a la zona de la guardería fue el 27 de octubre de 2019 y la última, el 3 de diciembre. “Salvo un día que fui en horario matinal, para comprobar si Pablo Iglesias llevaba al lugar a sus hijos, el resto de las veces fue por la tarde para intentar no encontrarnos con Pablo Iglesias ni sus hijos”.

“Cuatro o cinco veces la llamé en un mes, era mi obligación profesional intentar hablar con esta señora, era una parte fundamental”, ha dicho el periodista.

El 14 de noviembre Entrambasaguas regresó a las inmediaciones donde vivía la niñera para “comprobar” que la pareja Iglesias-Montero llevaba a la presunta guardería ilegal a sus hijos. Ha advertido de que no hizo fotos a Iglesias con sus hijos. “Ese mismo día contacté con la Comunidad de Madrid para saber si esa señora está acreditada como madre de día, que es como se publicita en internet y lo tengo por escrito que no está legitimada”, ha dicho en el juicio el redactor.  

El 26 de noviembre Entrambasaguas regresó acompañado de un compañero del digital para grabar una pieza informativa frente a la guardería. “El 3 de diciembre regresamos y nos encontramos de frente a Pablo Iglesias y nos fuimos esperando a que se fuera porque no teníamos ningún interés en hablar con él”, ha explicado el periodista, que ha descartado que fueran horas de guardia, sino “minutos”. “Nunca llegué a hablar con la niñera. Jamás en mi vida ha acudido a un arenero o parque preguntando por los hijos de Pablo Iglesias”, ha dicho.

El reportaje sobre la presunta guardería ilegal no se llegó a publicar “porque no pude hablar con la protagonista, si se niega a hablar no puedo amenazarla”, ha explicado el acusado. 

El testimonio de la madre y del padre

La ministra Irene Montero ha declarado que en septiembre de 2019, cuando los niños ya habían cumplido un año de vida, su pareja y ella decidieron llevarlos al domicilio de la cuidadora porque al ser niños prematuros son más vulnerables a un simple catarro. “Necesitábamos un entorno muy controlado por su salud mientras nosotros trabajábamos. La elegimos porque nos gustaba y, sobre todo, porque necesitábamos proteger su salud”.

A finales de octubre, la cuidadora les comentó el problema que había con un periodista que no paraba de molestarla y “la llamaba 70 veces y ella dejó de sacar a los niños al parque porque estaba con ansiedad –ha dicho Montero–. Después de un mes de acoso, la cuidadora dijo que ya no soportaba más ese acoso y nos comunica que se comprometía hasta las vacaciones de Navidad y luego lo dejaba”. Irene Montero ha explicado en la Sala que tras eso optaron por la escuela infantil del Congreso de los Diputados, “porque era lo único que nos daba seguridad”. 

Refiriéndose al periodista del Okdiario, Irene Montero ha dicho que “no llegó a entrar al domicilio porque la cuidadora no le abrió la puerta”.

Pablo Iglesias también ha comparecido como testigo y denunciante: “Yo tenía escolta pero mi hijos no. Era una situación muy angustiosa. Tuvimos que modificar el horario de llevar y recoger a los niños a la guardería. Llegué a temer por la seguridad de mis hijos”. 

La versión de la niñera

La cuidadora, que comenzó a ser ‘madre de día’ en 2014 y en la actualidad sigue ejerciendo este oficio, ha manifestado en el juicio que durante dos o tres días el periodista la llamó entre dos y tres veces cada vez. “Él le dio su número a mi vecina para que me lo diera y yo sabía que era él quien me llamaba por el número”. Preguntada por el defensor del periodista por qué no le cogió el teléfono, ella ha respondido que porque no quería hablar con él, “sabía que era periodista y no quería”.

“Dejé de ir al parque más cercano a mi casa y no sacaba a los niños todos los días”, ha explicado.

La cuidadora ha contado que “fue un mes de hostigamiento que fue en aumento, me parecía que ya era demasiado, porque eso lo dejé. Estaba angustiada y desconcertada porque no sabía por dónde podía salir. Lo pasé mal. Me sentí perseguida, sentí temor por los menores, por si les hacían fotos”, ha relatado la mujer, que ha desvelado que una amiga de su hija pequeña le contó que el periodista había estado preguntándole por los hijos de Iglesias y Montero.

Un policía que entonces era el jefe del operativo de escoltas de Pablo Iglesias ha declarado que el periodista de Okdiario se identificó como estudiante de derecho y que él le advirtió de que si publicaba fotos de los niños podía incurrir en un ilícito. 

El juez le ha preguntado al policía: “¿Por qué estaban tan preocupados por la seguridad de los niños ante un periodista?”. El agente ha respondido que por si se publicaban fotografías de los menores. “Sí vimos comprometida la seguridad de los menores porque ya era algo que se estaba reiterando”, ha dicho otra agente.

El periodista Manuel Cerdán, jefe de Alejandro Entrambasaguas en Okdiario, ha comparecido como testigo y ha aclarado que la fuente que destapó el asunto de la presunta guardería ilegal fue el presidente de la comunidad de vecinos donde se encuentra, “por las molestias que estaba originando”. Cerdán dijo que él daba las directrices al redactor y la premisa fue “no acercarse a los menores”, porque “ese no era el tema, sino ver cómo pagaba Pablo Iglesias a una supuesta guardería ilegal”.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close