Politics

La fibromialgia: el dolor de muchas mujeres que se consideraba “imaginario” y ahora se reconoce en los tribunales

La fibromialgia es una de esas enfermedades que durante años ha pasado desapercibida por afectar principalmente a mujeres. La patología produce un dolor generalizado, sin signos inflamatorios articulares ni musculares, y los pacientes presentan buen estado general. Como señala el Ministerio de Sanidad, su diagnóstico es clínico, “no apoyándose en ninguna prueba”. Normalmente, se detecta después de haber descartado muchas otras enfermedades. Esto ha fomentado que hasta hace 30 años ni siquiera estuviera reconocida oficialmente y se tratara como una patología imaginaria.

Las personas que la sufren suelen explicar que les duele todo el cuerpo. Se calcula que entre el 3% y el 5% se ve afectada por ella, y sobre todo son mujeres (nueve de cada diez) mayores de los 30 años, según la Federación Española de Reumatología.

Aunque los síntomas varían, es habitual que las pacientes con fibromialgia sufran dolor muscular generalizado y presión o dolor punzante en puntos concretos. A esto le suele acompañar una gran sensación de cansancio, trastornos de sueño, cefaleas, problemas de concentración y memoria o mayor sensibilidad a la luz, el ruido, los olores y la temperatura.

No hay prueba que confirme el dolor o la fatiga, lo que suele generar frustración, ansiedad e incluso depresión

Otra complicación para el diagnóstico es que los síntomas pueden ser crónicos, o aparecer y desaparecer, con fluctuaciones en la intensidad de los síntomas. No hay prueba que confirme el dolor ni la fatiga, lo que suele traducirse en sentimientos de frustración, ansiedad y depresión.

Todas estas dificultades para su diagnóstico han provocado que esté olvidada durante muchos años. Que se considerara una patología imaginaria. Uno de esos dolores de los que las mujeres se quejaban por ser débiles, como el patriarcado ha considerado a lo largo de la historia. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no la reconoció como enfermedad hasta 1992. 

La incapacidad permanente derivada de la fibromialgia

La situación ha cambiado en los últimos 30 años. Aunque el diagnóstico suele darse después de haber descartado muchas otras enfermedades, la investigación y el reconocimiento de la patología ha avanzado y se reconoce ya la incapacidad permanente por fibromialgia, como recuerda Tribunal Médico por el Día Mundial de la enfermedad. Aunque, en muchas ocasiones, han tenido que ser los tribunales los que reconocen la incapacidad, corrigiendo a la Seguridad Social.

Trabajadoras de diferentes sectores han conseguido la incapacidad permanente por padecer fibromialgia

Muchos trabajadores no pueden continuar con su actividad laboral por las limitaciones causadas, sobre todo “en los pacientes con fibromialgia o síndrome de fatiga crónica en grado III o en los que los puntos gatillo han sido 18/18 diagnosticados con fibromialgia grave, en cuyo caso la protección de una pensión por incapacidad permanente viene amparada ya, incluso, por nuestra jurisprudencia”.

“Es un reconocimiento que se deniega a los trabajadores y a los que, en la mayoría de casos, tienen derecho”, sostienen desde Tribunal Médico, que muestran cuatro sentencias desde el pasado mes de octubre en el que los tribunales reconocen la incapacidad permanente total a pacientes a los que la Seguridad Social se las había denegado. Las cuatro trabajadoras son de diferentes sectores laborales: una carnicera, una trabajadora familiar, otra enfermera y, por último, una empleada de hogar.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close