Politics

La historia de Pepet Florián, el pescador de la Costa Brava amigo de Franco

El mític pescador de Sa Riera sovint duia a sobre el regal que li va fer el Caudillu.

En Josep Pepet Pi Amat, de can Florian, fill de Florian i Reparada, havia vingut al món el novembre del 1900 a Begur. Pepet era de Sa Riera, una preciosa cala de Bagur, y era un mito entre los sardineros y anchoeros de la Costa Brava. Diuen que ningú pescava com ell les rascasses, escórpores, neros, rogers, llenguados, sèpies, molles i llagostes; sabía dónde estaban sin necesidad de radares y artefactos modernos. Lo aprendió de pequeño con su padre; no fue a escuela, pero no dejaba de leer. Le gustaba cantar habaneras, comer bien, cazar y bailar. Durante la guerra civil hizo de Mozo de Escuadra en la Generalitat; al llegar los nacionales se presentó voluntariamente, estuvo brevemente en un campo de concentración de Tarragona y salió avalado por su padre.

Florián llevaba una vida sencilla, popular y emprendedora. Se pasaba más horas en la barca que en casa, y jamás dejó de trabajar. Era catòlic, ajudava els necessitats i parlava salat, com tothom a la costa abans no arribés TV3%.

Pepet Florián fue amigo de los lligaires Cambó, Ventosa y Calvell, y de Josep Pla, que a menudo merendaba en su casa; y de Suárez y del teniente general Gutiérrez Mellado. Tota la seva vida va voler viure «en pau i tranquil.litat, no s’ha definit políticament mai per cap tendència concreta», recordava la seva néta.

La misma nieta, Núria, nos cuenta una curiosa anécdota:

«En una ocasión acompañó al General Francisco Franco, en el Azor, a pescar por los entornos de nuestras costas, al cual le hizo mucha gracia poder hablar con un ‘pescador de verdad’, y le obsequió por este servicio con un portacigarrillos de oro y plata que le entregó el almirante Nieto Antúnez».

Así fue. Franco pasó con su barco por el cabo de Bagur, y se topó con Florián. El capitán del Azor le pidió algún pescado para el Caudillo, y Florián le regaló bote de anchoas que llevaba en la barca para desayunar. Pescaron juntos, y Franco prosiguió hacia Rosas, donde visitaba a su amigo Miguel Mateu Pla. Desde entonces Florián acostumbraba a llevar la pitillera encima y gustaba de mostrarla a sus amigos y conocidos.

Recordem que en Miquel Mateu -nebot del cardenal català Pla i Deniel, qui primer va parlar de «Croada» a Espanya- fou part de l’Estat Major de Franco y batlle de Barcelona. En su castillo de Perelada se reunían Franco, Dalí y Pla. En Mateu li va regalar al Generalíssim el Hispano Suiza sobre el cual Franco hizo el desfile de la Victoria del año 39.

Pepet Florián murió en 1996. Hoy su sobrino nieto lleva la tienda de Can Florian. Diuen que s’ha fet nacionalista, pobret.

Pero la historia es como es. Y esta es la historia pacífica, pencaire y real de los catalanes sencillos que hicieron de Cataluña lo que fue antes de que se la cargara el nacionalismo: un lugar decente.

Dolça i florianesca Catalunya…



Categories: Historia

Tags: Francisco Franco, Josep Pi Amat, Miguel Mateu Pla, Pepet Florian

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.