La invasión rusa nos retrata

Reuters

Jesús Lens

Es uno de los efectos colaterales de la guerra emprendida por Putin: dejarnos retratados. A Greenpeace, por ejemplo, que publicó un rijoso tuit que debería avergonzar a sus miembros: «Estamos profundamente conmocionados con el conflicto militar en Ucrania. Es una tragedia tanto para los ucranianos como para los rusos. Nuestra preocupación es que se siga perpetuando un ciclo de violencia. Si se permite que esto continúe, muchos más sufrirán». A continuación, el emoticono de una paloma con la rama de olivo. Y como imagen, un ‘NO WAR ‘ con el símbolo de la paz en la O.

No cabe mayor cúmulo de despropósitos en un tuit, desde hablar de ‘conflicto militar’ como el que habla de un accidente, un tornado o un ciclón, a equiparar la tragedia de rusos y ucranianos. Una duda: cuando dicen «si se permite que esto continúe, muchos más sufrirán», ¿a quiénes alude? ¿Quiénes están llamados a impedirlo? Y, sobre todo, ¿cómo se impide?

Según un sector de la izquierda, finiquitando a la OTAN y manifestándose bajo la doble consigna de No a la guerra y No a la OTAN al día siguiente de la invasión rusa. Es como si después de un atentado yihadista salieran a las calles gritando «No al terrorismo y No al ejército». ¡Qué jodido, ser equidistante de izquierdas para acabar coincidiendo ideológicamente con los postulados y las amistades peligrosas de la ultraderecha! A algunos no les habría temblado el pulso, en agosto de 1939, al alabar el pacto de no agresión entre la Alemania nazi y la Unión Soviética.

Luego está el delirante Junqueras, mezclando la invasión rusa de Ucrania con el ¿conflicto? entre Cataluña y el estado español, como le llaman. ¡Cuánto le debe la ultraderecha al nacionalismo catalán más desatado! Una deuda difícil de cuantificar.

Sin embargo, a Granada no ha llegado eco de todo esto. Aquí, la guerra le ha pillado a Unidas Podemos en plena cruzada por la creación de su concejalía del Bienestar Animal, cuestión de vital importancia que nos quita el sueño desde hace meses.

Source link

La invasión rusa nos retrata

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll to top