Politics

La recuperación de los tocados como objetivo para la cita clave por la Copa

Christian Díaz, lanzando en suspensión en la imagen, jugó mermado en Riazor. / Mónica Arcay / Basquet Coruña

LEB Oro

Thomas Bropleh, Christian Díaz y Germán Martínez jugaron mermados en La Coruña y siguen a menos ritmo que el resto del equipo

Tras la valiosísima victoria del domingo en Riazor ante el Leyma Coruña, que culminó una semana excelente con tres triunfos en ocho días, el Covirán Granada se encuentra ya centrado en su próximo duelo, de nuevo a domicilio en la cancha del Almansa con Afanion.

Un partido, el del domingo (12.30 horas), que tiene connotaciones especiales, toda vez que se relevancia va incluso más allá de la de sumar una victoria que sirva para que los granadinos sigan apretando en la lucha por el ascenso directo, honor reservado al primer clasificado al final de la liga regular. Por si eso fuer poco, dados los caprichos del calendario de pandemia, el duelo en tierras manchegas –al corresponder a la primera vuelta, pues fue aplazado en su día– resulta capital para las opciones del Covirán de disputar la Copa Princesa. No en vano, los de Pablo Pin necesitan firmar un triunfo en ‘La Bombonera’ de Almansa y esperar a otros resultados.

En todo caso, y aún ganando el domingo, los rojinegros tendrán probablemente que esperar para saber si finalmente disputarán el torneo copero, al que accederán los dos mejores de la primera vuelta. Esta circunstancia se da porque casualmente los de Pablo Pin son los únicos con solo un encuentro aplazado de todos los implicados en la lucha por esos dos puestos de honor.

En todo caso, de vencer el domingo, el Covirán tendrá mucho camino andado. Simplemente necesitará que el Lleida pierda uno de los cuatro partidos que le quedan –Palma y Palencia fuera, Melilla y Oviedo en casa–. Mientras, si los ilerdenses ganaran sus cuatro encuentros, los granadinos obtendrían plaza copera si el Movistar Estudiantes perdiera los dos que tiene pendientes de la primera vuelta –hoy en San Sebastián y el domingo en Palencia, ambos fuera de casa–. Eso sí, la espera podría ser larga, toda vez que el Lleida no jugará el último de sus cuatro duelos pendientes hasta el 9 de marzo, en Melilla. Y lógicamente, en caso de derrota en Almansa, las cuentas coperas serían ya mucho más complejas en clave rojinegra. Incluso entrarían en la ecuación Oviedo y Palencia.

Recuperación

Así las cosas, el Covirán trabaja ya con la mente puesta en el domingo, y lo hace tratando de avanzar en la mejora de los tres jugadores tocados. Thomas Bropleh, Christian Díaz y Germán Martínez jugaron renqueantes en La Coruña. El primero lo hizo con dolor en el tobillo, tras la feísima acción del alero del Palma Elijah Brown en el partido anterior, cuando le metió el pie debajo en una suspensión. En parecida situación estuvo Díaz, con molestias en el pie del que fue intervenido semanas atrás, si bien las pruebas de imagen a las que fue sometido descartaron una lesión grave. Por último, Martínez lleva varias semanas con problemas en el codo, una situación que le produce bastante dolor al lanzar a canasta. Sin embargo, el ritmo de competición no le permite tener el descanso que precisaría para recuperarse totalmente.

La plantilla granadina se está ejercitando esta semana en sesiones de tarde. Tras el descanso del lunes, tanto ayer como hoy el entrenamiento fue vespertino. Bropleh, Díaz y Martínez tienen también trabajo específico individual junto a los fisioterapeutas y el preparador físico Sergio Sánchez ‘Pinzas’.

El objetivo es que el domingo, aunque quizá de nuevo no al 100%, puedan volver a sumar en un partido de valor doble. Y es que, aunque no se pueda calificar de ‘final’ lo de Almansa, toda vez que probablemente el Covirán no sabrá si ha cumplido su objetivo al final del mismo, sí es será importante para dar otro paso más en la historia.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close