Politics

Las albóndigas al ajillo de Antonio y el ‘mojeteo’

Tu receta

Un plato sencillo pero rico y sabroso para servir con muchas barras de pan

A quien le gusten las albóndigas al ajillo le tiene que gustar el pan. De hecho, en casa de Antonio, cada comensal se ‘carga’ media barra sopando, una vez que se han comido las albóndigas, por supuesto. «En la receta normal se le añade medio litro de agua, pero en casa le ponemos un litro porque, sobre todo mi Natalia, se dedica a sopar en la salsa que da gusto». Y lo da. Antonio prepara este plato para su novia y, posteriormente, esposa desde hace unos 20 años. «En casa nos encanta y es una comida muy de verano: se prepara fácil, se puede acompañar con patatas fritas, tortilla de patatas o similar, y llena lo justo para echar una buena siesta», confirma. La receta original se la dio su madre, Isabel, y él le dio el ‘toque’ del colorante alimenticio. «Las albóndigas es un plato que no falla, que a todo el mundo gusta. Puedes ir a un bar y pedir un filete o cualquier carne, pero si te dice el camarero que tienen albóndigas, las acabas pidiendo para probar». Desde luego, no estarán como las suyas. De eso dan fe en su casa.

Ingredientes

-Medio kilo de carne picada de cerdo y otro medio de ternera

-Una rebanada de pan de molde sin corteza

-Un huevo

-100 mililitros de leche

-Pimienta negra molida al gusto

-Ajo en polvo

-Perejil

-Sal

-Pan rallado

-Un cuarto de kilo de almendras crudas peladas

-Dos o tres dientes de ajo

-Un tomate

-Colorante alimenticio

-Aceite de oliva virgen extra

Preparación

En un bol se vierte la leche y se trocean las rebanadas de pan para que absorba el líquido. En otro bol más amplio se pone toda la carne, se añade sal, perejil, ajo en polvo, pimienta negra, el huevo (sin batir) y, finalmente cuando el pan haya absorbido bien la leche y esté muy blando, se suma. Se amasa todo a mano hasta que los ingredientes queden perfectamente mezclados y, cuando se consiga, se hacen las pelotas de las albóndigas.

Las albóndigas se rebozan on pan rallado y se fríen en la freidora a 170 grados. En una olla se prepara el refrito con aceite y con las almendras, el tomate pelado y troceado, los ajos y se fríe todo a fuego lento durante 10 minutos. Se mete todo en el vaso para batir y se echa un sobre de colorante alimenticio, sal al gusto y medio litro de agua. Se bate. Esa salsa se añade a la olla y se meten, también, las albóndigas y se cocina todo durante otros diez minutos a fuego lento.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.