Politics

Las izquierdas llegan a un acuerdo ‘in extremis’ y presentarán a Inmaculada Nieto como candidata

Nieto, Valero, Garzón, Yolanda Díaz y Esperanza Gómez el pasado jueves en la feria de Sevilla.

Podemos fracasa en su intento de imponer al guardia civil Juan Antonio Delgado ante la negativa de Izquierda Unida, Más País, Equo y el resto de las formaciones

Sobre la bocina y tras una guerra de nervios que se prolongó hasta último momento, las fuerzas políticas a la izquierda del PSOE, a excepción de Adelante Andalucía, llegaron anoche a un acuerdo para concurrir juntas a las elecciones. La candidatura, bajo el nombre de ‘Por Andalucía’ estará encabezada como candidata a la presidencia de la Junta por la parlamentaria de Izquierda Unida Inmaculada Nieto, que era apoyada por todas las fuerzas a excepción de Podemos.

Tras tensionar las negociaciones hasta el límite, la formación morada tuvo que ceder en su empeño de presentar como aspirante a presidir la Junta al guardia civil y diputado por Cádiz Juan Antonio Delgado.

El acuerdo, que integra en la coalición a Podemos, Izquierda Unida, Alianza Verde, Equo, Más País Andalucía e Iniciativa del Pueblo Andaluz, establece que Izquierda Unida encabezará las candidaturas por Málaga, Jaén y Almería; Podemos lo hará por Cádiz, Córdoba, Granada y Huelva, y Más País, por Sevilla. El grupo parlamentario de la coalición tendrá como portavoz a una miembro de Izquierda Unida y como adjunto, a uno de Podemos.

El acuerdo alcanzado anoche sobre el límite del plazo para presentar coaliciones electorales zanja un proceso que se inició hace seis semanas. Después de haberse celebrado como un gran avance el pasado 28 de marzo el inicio de las conversaciones para alcanzar un acuerdo programático, en las semanas siguientes apenas hubo avances. En un principio se dio por seguro que la convocatoria electoral anunciada un mes después por el presidente de la Junta, Juanma Moreno, iba a actuar como acicate para acelerar el acuerdo, pero en lugar de agilidad hubo estancamiento.

Podemos encabezará las listas en cuatro provincias; Izquierda Unida, en tres, y Más País, en una

Contra lo que podía suponerse, lo que retrasó el acuerdo no fue una diferencia entre Unidas Podemos y el resto de los partidos que participaban en las negociaciones, sino las discrepancias entre Podemos e Izquierda Unida, las dos formaciones que han acudido coaligadas a las últimas convocatorias electorales y que conformaron con el PSOE el pacto de gobierno que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa. Una falta de acuerdo de sus socios en Andalucía hubiese supuesto un problema añadido para el presidente.

Podemos se presentó a las negociaciones reivindicando una condición de partido más grande en ese espacio político que el resto de las formaciones no le reconoce, ya que Izquierda Unida goza de mayor implantación en el territorio, sus concejales en Andalucía multiplican en más de diez a los que cuenta la formación morada y gobierna en más de sesenta ayuntamientos de la comunidad frente a ninguno de Podemos.

Desde el resto de las fuerzas, especialmente desde Más País, se argumentó además que los recientes resultados electorales han evidenciado que el partido morado es una fuerza política en caída libre. Aun así, Podemos intentó imponer su criterio en dos cuestiones fundamentales: el nombre de la coalición y el candidato a la presidencia de la Junta. En ambas cuestiones tuvo que ceder.

Con la denominación hubo un principio de acuerdo. Todas las fuerzas consensuaron en principio la marca ‘Por Andalucía’, pero el nombre fue vetado desde Madrid por los dirigentes nacionales de Podemos, que preferían una marca que apuntara a Unidas Podemos como la fuerza hegemónica en la coalición. Finalmente, Podemos también tuvo que ceder eso.

Candidatos

Con el candidato, las posiciones se enquistaron aún más. Frente a la propuesta de Delgado, Más País propuso que se buscara una figura independiente, aunque los nombres que se barajaron no cuajaron, especialmente por la falta de interés de los aludidos. Izquierda Unida propuso entonces a su portavoz parlamentaria, Inmaculada Nieto, un nombre que suscitó consenso entre todas las fuerzas a excepción de Podemos, que insistió hasta última hora con su diputado. Este viernes, a horas de que venciera el plazo para la presentación de coaliciones, Pablo Iglesias concedió una entrevista a Radio Nacional para decir que Delgado sería «un candidato increíble en Andalucía» por su condición de guardia civil. La firmeza del resto de las fuerzas acabó imponiendo a Nieto.

Ya el pasado jueves, en la feria de Sevilla, la ministra Yolanda Díaz, que aspira a conformar una alternativa política a la izquierda del PSOE que supere el marco de Podemos, reivindicó la autonomía de las formaciones andaluzas para tomar sus decisiones y les pidió voluntad de acuerdo. «Sumar, sumar y sumar», les dijo. Pero los negociadores enviados por la dirección nacional de Podemos, encabezados por Lilith Verstrynge, se mantuvieron en sus posiciones. La formación morada ve en el proceso electoral andaluz una oportunidad para avanzar en su objetivo de condicionar el proyecto político de Díaz, quien se paseó por la feria junto a Inmaculada Nieto en un claro mensaje de respaldo a la candidata propuesta por Izquierda Unida y avalada por el resto de las formaciones a excepción de Podemos.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close