Politics

“Linguistic hysteria”: un inglés de Barcelona describe el fanatismo lingüístico nacionalista

«Extremistes», «mentalitat de setge», «fanàtics», «essencialisme»… bingo.

Rupert Cocke es el corresponsal jefe de Merger Market (Acuris) en España, empresa dedicada a facilitar información sobre fusiones y adquisiciones. Rupert es de origen británico, vive en Barcelona desde 2005 y publica en Financial Times o Forbes. También publica lo que le pasa por la cabeza en el blog Sharpen Your Axe. Per exemple això, sota el títol Linguistic Hysteria:

«En mayo Jordi Sabaté [paciente de ELA] dijo que miles de separatistas catalanes le estaban insultando y abusando de él en Twitter (…) ¿Por qué fanáticos políticos van a Twitter a insultar a alguien que está luchando contra una enfermedad mortal?

El contexto es que un grupo de personas que sufren ELA y sus familias visitaron el parlamento catalán. Una cuidadora pidió a los políticos si podían cambiar del catalán al español para que su marido, paciente de ELA, pudiera seguir mejor la conversación. Uno de los políticos se negó a cambiar de lengua. Sabaté se quejó en Twitter, desatando la irá de los contrariados cibernacionalistas. 

La petición de la cuidadora era perfectamente razonable. Los datos del mismo gobierno catalán muestran que casi el 49% de la población de la región usa el español cada día, comparado con solo el 36% el catalán. (…) Casí el 53% de la población creció en hogares hispanoparlantes, mientras solo el 31,5% lo hizo en hogares catalanoparlantes. (…)

Desgraciadamente los extremistas del nacionalismo catalán son hostiles a ideas que no serían polémicas en ningún otro lugar. Para entenderlo, echemos un vistazo al repugnante personaje Fredi Bentanachs. Fue el fundador de una organización terrorista espectacularmente incompetente llamada Terra Lliure, activa entre 1980 y 1995, la cual mató a 5 personas, incluyendo a 4 miembros del grupo que estallaron en accidentes mientras construían explosivos. (…) Bentanachs hizo un discurso en las calles de Barcelona asegurando que los niños que hablaban español a sus compañeros en los recreos deberían verse como el equivalente de un genocidio, o la invasión Rusa de Ucrania. (…) Los comentarios de Bentanachs sobre el supuesto genocidio en el recreo reflejan una mentalidad de asedio, común a muchos catalanes nacionalistas. (…)

En el corazón de estas narrativas hay un cierto esencialismo (…) No importa qué lengua habla actualmente la gente en la Cataluña contemporánea: los nacionalistas creen que las lenguas pertenecen a las tierras, no a los seres humanos (…) La lengua catalana es vista como la fuente de todo lo bello, vulnerable y puro en el mundo, mientras la lengua española se ve como sucia, invasiva y corruptora. (…) Es obvio que discutir con gente con tan extraña cosmovisión dualista no puede acabar bien. (…)

¿Por qué quieren asociar la lengua catalana con aburridos profesores y políticos retrógrados, si el español es la lengua de las startups, Netflix y el pop latino? Sabaté descubrió a las malas que los nacionalistas catalanes parecen encontrar muy difícil vivir en una sociedad plural y abierta».

Doncs ho ha dit tot. Bon observador, aquest Rupert. Caldria fer-li més cas, srs. llazis.

Dolça i fanatitzada Catalunya…



Categories: LlenguaLibre

Tags: catalan nationalism, lengua catalana, Rupert Cocke

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close