Politics

Los bomberos forestales de Andalucía se rebelan contra la precariedad y el trato “autoritario” de la Junta

La campaña de peligro de incendios forestales en Andalucía no empieza nada bien en un año de grave sequía que puede incrementar los riesgos de fuego en el monte. Los trabajadores de la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya) de la Junta, cuya mayor competencia es el plan Infoca para la lucha contra los incendios forestales, han decidido movilizarse en plena campaña, hartos de “la actitud autoritaria” de la dirección que no atiende sus demandas para acabar con la temporalidad de los contratos, reconocer la antigüedad y otras reivindicaciones para unas tareas donde la vida puede estar en juego en muchos envites.

La movilización de los trabajadores de la agencia encargada de luchar contra los siniestros forestales se puede convertir, además, en el primer ‘incendio’ laboral que haya de afrontar en medio de otra campaña, la electoral, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, candidato a la reelección por el PP en los comicios convocados para el próximo 19 de junio.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla es el candidato a la reelección por el PP en los comicios convocados para el próximo 19 de junio

En el Infoca deben trabajar un total de 3.500 personas durante la campaña de riesgo medio y alto de incendios, que empieza este domingo y termina en octubre, para cubrir una extensión forestal tan grande como la del territorio andaluz. Sin embargo, con la plantilla permanente de la agencia no se alcanza esa cifra a causa de las bajas y otras circunstancias laborales, por lo que la Junta debe recurrir a contrataciones eventuales, que sólo abarcan la temporada de incendios y no el resto del año, es decir, de octubre a mayo, que es cuando hay que hacer labores de limpieza y cuidado para evitar que se declaren los incendios en verano, como reclaman los sindicatos.

Y la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los sindicatos ha sido la aplicación que ha hecho la agencia pública de la Junta de la reforma laboral, porque ellos confiaban en que con la nueva legislación se acabaría con la eventualidad de los contratos de otras campañas. Pero no ha sido así. La Administración andaluza ha decidido hacer contratos fijos discontinuos durante el tiempo que sea necesario su trabajo por las necesidades de la campaña de incendios, como si se tratara de la temporada de verano en un hotel de playa que cierra el resto del año. No más.

José Ignacio Beltrán, secretario general del Sindicato Independiente de Bomberos Forestales (SIBFI) e integrante de una brigada aerotransportada contra incendios, se lamenta de la temporalidad de los contratos, que, de acuerdo con sus datos, se han hecho ya a 390 personas. “Hay gente que lleva entre siete y doce años trabajando como temporales en los retenes, que dejan su casa para venir a trabajar en verano por unos sueldos de entre 1.200 y 1.400 euros, con los que muchos tienen que pagar el alquiler de una vivienda, el transporte, con lo caro que está ahora el combustible… Y lo que sucede –explica Beltrán- es que mucha de esa gente se acaba cansando de tanta temporalidad y precariedad, ya no vuelve y perdemos toda esa experiencia laboral, porque no se le da estabilidad”.

CCOO asegura que la Junta ha hecho una “interpretación torticera de la reforma laboral”, porque las contrataciones para completar el dispositivo del Infoca se van a hacer “sin fechas ciertas ni de entrada ni de salida”, en vez de haber utilizado ese cambio de la ley para implantar “definitivamente el pleno empleo” en el plan de lucha contra los incendios forestales en Andalucía. “Para apagar los incendios en verano hay que hacer trabajos preventivos el resto del año. Por eso proponemos que estos trabajadores sean contratados doce meses, porque sustituyen a trabajadores de la plantilla en puestos que están presupuestados para todo el año, no sólo para unos meses”, precisa un delegado sindical de Comisiones.

El problema es que la dirección aún no les ha enseñado el tipo de contratos temporales que van a hacer o que ya han hecho

El problema es que, según el secretario del comité intercentros de Amaya, Antonio Castellanos, de CGT, la dirección aún no les ha enseñado el tipo de contratos temporales que van a hacer o que ya han hecho. “La reforma laboral debería haber servido para que se cumpliera nuestra demanda de contratación para todo el año, porque los incendios se empiezan a apagar en invierno, preparando el monte para que luego el fuego pueda ser controlado en verano. Porque si no, hay incendios que no te puedes acercar a quince metros y que no se apagan desde el aire”, advierte Castellanos.

La dolorosa muerte de un trabajador eventual

En uno de esos incendios pavorosos, llamados de sexta generación por su enorme voracidad asociada también al cambio climático, el que asoló Sierra Bermeja, en la provincia de Málaga, murió el pasado septiembre un trabajador eventual del Infoca, Carlos Martínez, de 44 años. Ese incendio arrasó el 60% de la superficie quemada en toda Andalucía en 2021, obligó a desalojar a más de 2.600 personas y a intervenir equipos de extinción de las ocho provincias andaluzas con la ayuda de medios del Estado y de otras comunidades autónomas. Carlos Martínez, procedente de un retén de Almería, cumplía su sexto año con contrato temporal para trabajar en la campaña de incendios.

El caso aún se encuentra en investigación, según los sindicatos, pero, a su juicio, lo que sucedió en Sierra Bermeja demuestra que la eventualidad puede ir en contra de la seguridad. “La falta de una formación continuada durante todo el año repercute en una mayor profesionalización del servicio. Si vas directamente al fuego, puede pasar lo que pasa. Y para prevenir esto entendemos que hay que estar preparándose, formándose de forma continuada”, explica el secretario general de SIBFI.

“Hay trabajos en los que la precarización tiene sus riesgos. Y éste es uno de ellos. Los eventuales acumulan menos experiencia, por eso insistimos en que la gente tiene que estar doce meses trabajando aquí, no sólo durante la campaña de incendios, porque conocer lo que es el monte se aprende con el tiempo”, advierte el delegado sindical de CCOO.

“Hay trabajos en los que la precarización tiene sus riesgos”, advierte el delegado sindical de CCOO

Hay otras muchas mejoras que los trabajadores de Amaya llevan reivindicando desde hace años, entre ellas el reconocimiento de la antigüedad, que perdieron en 2007, cuando la agencia se llamaba Egmasa, y no han vuelto a recuperar 15 años después. “Somos los únicos de la Junta que no tenemos la antigüedad reconocida y que no cobramos por ello”, asegura el secretario del comité intercentros. Y también exigen unas mejores condiciones en la regulación del pase a la segunda actividad en un trabajo con tanto riesgo como el de apagar incendios, la estabilización laboral de los indefinidos no fijos, el reconocimiento de enfermedades profesionales derivadas de esa tarea y, ahora, la negociación de un nuevo convenio colectivo que no avanza.

CCOO habla de “inmovilismo y actitud autoritaria” de la dirección de la agencia, que se ha cerrado en banda y no se aviene a negociar nada. Y CGT, que tiene la mayoría en el comité de empresa, lo describe así: “hay falta de sensibilidad y de interés en la Administración andaluza con nuestros montes y con un colectivo de trabajadores que lleva años y años castigado al abandono, con una plantilla que ya tiene una edad media de 55 años”, asegura Antonio Castellanos.

El enfado de los trabajadores ha ido aumentando en las últimas semanas hasta tal punto que la mayoría de las organizaciones sindicales han decidido apoyar la concentración de protesta que había convocado inicialmente en solitario CCOO el próximo martes 17 ante la sede de Amaya. Pero antes habrá una asamblea de trabajadores, convocada para este sábado, en la que, según el sindicato mayoritario de la agencia, CGT, se barajará emprender medidas de protesta más drásticas, como encierros, acampadas e, incluso, una huelga, si la agencia pública no atiende sus demandas.

La Junta dice que ha mejorado la gestión del PSOE

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, de la que depende Amaya, niega que la dirección de la agencia pública tenga un comportamiento autoritario y asegura que su gestión ha mejorado mucho la situación en la que se encontraba ese organismo durante la gestión del PSOE.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, de la que depende Amaya, niega que la dirección de la agencia pública tenga un comportamiento autoritario

Según un portavoz de la consejería, los contratos para completar el dispositivo Infoca en estos meses se van a hacer en la modalidad de fijos discontinuos, con el objetivo de cubrir el mayor tiempo posible y ajustarse a las necesidades de la campaña de incendios, siguiendo criterios estrictamente técnicos. Agricultura asegura, además, que ha renovado el 75% de la flota de autobombas, ha aumentado el presupuesto del plan contra incendios un 4,5% y ha hecho en los últimos años una oferta de empleo público de 1.238 plazas para su estabilización.

Respecto a la reivindicación del reconocimiento de la antigüedad, el director general de Amaya, Javier de Torre, acusó recientemente al PSOE de haber sido el responsable de su eliminación, aunque el gobierno actual, ya en funciones tras agotarse la legislatura, tampoco la ha repuesto.

En septiembre de 2018, poco antes de las anteriores elecciones autonómicas que llevaron a PP y Ciudadanos al Gobierno andaluz con el apoyo de Vox, la hoy responsable de esa consejería, Carmen Crespo, siendo entonces la portavoz del grupo popular en el Parlamento autonómico, ensalzó durante una visita al Centro de Defensa Forestal de Galaroza, en la sierra de Huelva, la labor de los trabajadores del Infoca y consideró “de justicia” sus reivindicaciones para el nuevo convenio colectivo de la agencia. En concreto, se refería a las relativas al reconocimiento de la antigüedad y el sistema de turnos, “para no estar sometidos a esa precariedad” que soportan, dijo.

Aquel convenio colectivo de Amaya ya ha cumplido su vigencia y sus trabajadores esperan ahora que se acuerde uno nuevo. Sin embargo, los sindicatos aseguran que la dirección de la agencia ha bloqueado la negociación. Antonio Castellanos dice que ha habido cuatro reuniones, pero que la voluntad real de negociación de la Junta “es cero”, tanto que el último encuentro sólo tuvo como objetivo, a su entender, boicotear una movilización. Por su parte, la consejería niega tal bloqueo y afirma que están pendientes de la valoración que haga el departamento de Hacienda de la Junta sobre el conjunto de las reivindicaciones económicas que han planteado los trabajadores.

La auditoría que les acusó de faltar mucho al trabajo

‘Abc’ tituló que la plantilla faltaba al trabajo el doble que la media nacional y hablaba de “bomberos que no están capacitados”

La desconfianza de los trabajadores de esta agencia pública andaluza creció, sobre todo, a raíz de la publicación, el pasado verano, de los resultados de las auditorías externas sobre las agencias públicas de la Junta que el gobierno de PP y Ciudadanos encargó con el objetivo inicial de reducir lo que ambos partidos calificaban como “administración paralela” del PSOE cuando estaban en la oposición. En el caso de Amaya, Abc tituló que la plantilla faltaba al trabajo el doble que la media nacional, de acuerdo con los resultados de la auditoría, en la que se hablaba de “bomberos que no están capacitados” para apagar fuegos o jefes del Infoca que no rinden cuentas de su trabajo.

Los sindicatos montaron en cólera y la consejera Carmen Crespo tuvo que salir rápidamente a apagar el incendio que se había declarado entre el personal de la agencia bajo su mando. Negó ante los medios cualquier intento de privatización del servicio contra incendios de la Junta y elogió la labor de los trabajadores del Infoca, cuyo servicio calificó de “vital”.

“Aquello de la auditoría fue una mentira muy gorda. Habían cogido todos los permisos, descansos, hasta las lactancias, y los habían sumado como si fueran casos de absentismo laboral. Era un artificio, una pura invención”, dice el delegado sindical de CCOO.

Las auditorías finalmente han quedado en agua de borrajas

Las auditorías finalmente han quedado en agua de borrajas. La legislatura ha terminado, se han convocado nuevas elecciones y la “administración paralela” que se convirtió en un ariete contra el PSOE en los anteriores comicios sigue ahí tras tres años y medio de PP y Ciudadanos en la Junta de Andalucía. Como también continúan las demandas de mejoras laborales de quienes se enfrentan cada verano a los incendios forestales, cada vez más voraces e impredecibles.

“A quienes cuidan el medio ambiente, el entorno, los pulmones de nuestras ciudades y pueblos, también hay que cuidarlos. Si no, no funciona la cadena”, advierte el responsable del Sindicato Independiente de Bomberos Forestales.

En la campaña de 2021, los trabajadores del plan Infoca llevaron a cabo 771 intervenciones en zonas forestales de Andalucía, según el balance que presentó la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en el Consejo de Gobierno del 3 de noviembre. Los incendios quemaron 12.730 hectáreas, una extensión que superó la media de la última década, que era de 7.695 hectáreas. Debido a las altas temperaturas que se registraron, la Junta tuvo que prorrogar dos semanas, hasta el 31 de octubre, el periodo de alto riesgo de incendios forestales, que generalmente termina el día 15 de ese mes.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close