Politics

Los del Ara no se explican que las empresas catalanas se las piren de la Reichpubliqueta

És diu Catèxodus i és consequència directa del prusés.

¿Cómo puede ser? ¿Cómo se explica que las empresas de Lérida se trasladen a Aragón? Es el misterio que tu vecino sabe cómo resolver pero que en el ultrasubvencionado centón Ara no se acaban de explicar.

Pero si está muy claro… es el prusés, idiotes.

Más allá de que hasta mi hija de primaria puede dar con la respuesta, el artículo, no obstante, nos deja algunas perlas.

Por ejemplo, que el problema no son los impuestos: «Els impostos no són “la causa determinant per al trasllat i la implantació de noves empreses i projectes de les comarques de Lleida a l’Aragó».

No porque en Cataluña no estemos fritos a más impuestos que Aragón, sino porque afectan a “sectors molt concrets i difícils de deslocalitzar”. Vamos, que nuestra presión fiscal es mayor, pero sobre todo en aquello que no podemos trasladar a Aragón.

Luego nos dicen que en realidad no se van tantas, sino que lo que ocurre es que cuando una empresa catalana quiere crecer, en vez de invertir en Cataluña lo hace en Aragón: “Més que traslladar-se, el que hi ha són empreses que, quan han hagut d’obrir una nova unitat productiva, han optat per fer-ho a l’Aragó”. Y concluye: «ja no és tant que marxin empreses sinó que companyies ja existents opten per créixer fora en comptes de fer-ho a Lleida«.

Lo que ya tenemos en Cataluña… pues a aguantar como se pueda; pero las nuevas inversiones bien lejos del territorio controlado por la Gene lazi.

Menudo panorama.

Preguntadas algunas empresas sobre sus motivos para marcharse a Aragón, sus respuestas nos dan nuevas pistas para desentrañar el misterio: “L’agilitat política i tècnica del govern aragonès és brutal: si tu els truques, al cap de 48 hores ja t’estan rebent, i van molt de pressa”, diu una d’elles. “Entre obrir un magatzem a Lleida o obrir-lo a Fraga, que està a tocar, hi ha molta diferència d’avantatges”, afegeix una altra.»

O sea, que los maños espabilan, trabajan, dan facilidades.

¿Y la administración nacionalista catalana? A Catalunya va tot molt per inèrcia, sentencia un empresario consultado.

Inercia que significa dedicarse a generar odio y conflicto, desatender todo lo que no sea confrontación con España, exprimir a impuestos para seguir con el tren de vida de las subvens que alimentan el prusés y pasar olímpicamente de los problemas reales de los catalanes. Es la inercia ideológica prusesista en que vivimos instalados desde hace más de una década.

¿Y aún hay quien tiene dudas sobre por qué se produce el catéxodus?

Ja és hora de que us treieu de sobre les ulleres de la ideologia llazi i mireu d’una vegada la realitat cara a cara.

Dolça i descapitalitzada pel prusés Catalunya…

 



Categories: Catexodus

Tags: Ara, Aragón, Catexodus, Lleida, Nacionalismo catalán

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close