Politics

Los Emiratos Árabes Unidos, lujo, evasión fiscal y desigualdad social – Rebelion

Están situados en el Suroeste de Asia, bordeando el golfo de Omán y el golfo Pérsico, entre Omán y Arabia Saudí. Tiene una extensión de 83.600 km2. El mayor emirato es Abu Dabi que tiene una extensión de 67.340 km2 y el menor emirato, Ajmán que tiene solamente 259 km².

Los EAU se extienden a lo largo de más de 650 km por la costa Sur del Golfo Pérsico. La mayor parte de la costa está formada por pantanos salados que se extiende varios kilómetros al interior. El puerto natural más grande se encuentra en Dubái

Los Emiratos Árabes Unidos están formados por siete Emiratos que son: Abu Dhabi, Dubái, Sharjah, Ras Al Khaimah, Umm al-Quwain, Fujairah y Ajman.

Numerosas islas se encuentran en el golfo, muchas de las cuales son objeto
de disputas internacionales. Las islas más pequeñas, muchas de las cuales son
arrecifes de coral y cambiantes bancos de arena, son una amenaza para la
navegación en la zona. Las importantes mareas y los fuertes vientos dificultan
aún más la navegación cercana a la costa.

Los EAU también se extienden durante noventa kilómetros a lo largo del
Golfo de Omán, en un área también conocida como la costa Al Batinah. 

Los montes Al Hajar el Gharbi llegan a
alcanzar en algunos lugares los 2.500 m, separan la costa Al Batinah del resto
del país. Los montes Al Hajar el Gharbi se extiende en dirección sureste
durante 150 km hasta el punto más meridional de la frontera con Omán. La
cordillera continua como Al Hajar ash Sharqi durante 500 km dentro de
Omán. 

Al sur y al oeste de Abu Dhabi, se encuentran
inmensas dunas móviles que constituyen el desierto de Rub al-Jali, que se
extiende más allá hacia la vecina Arabia Saudí. El área desértica de Abu Dabi
incluye dos importantes oasis, con suficiente agua subterránea para
asentamientos permanentes y cultivo. El extenso oasis de Al Liwa en el sur
cerca de la indefinida frontera con Arabia Saudita. 

A pesar de tener salida al mar, los Emiratos Árabes Unidos no cuentan con ríos internos. Solo con algunos oasis en el interior del país. El agua potable para la población se obtiene de la desalación del agua marina y de esta forma se consigue obtener el 42% del consumo del país.

El clima de los Emiratos Árabes Unidos es cálido y seco. Los meses más
calurosos son julio y agosto, cuando la temperatura máxima promedio sobrepasa
los 48° en la llanura costera. El clima es considerablemente más fresco en las
montañas Al Hajar, debido a la altitud de los mismos. 

Las temperaturas promedio más bajas se registran en enero y febrero, entre
10 y 14°. Durante los últimos meses de verano, un viento húmedo proveniente del
sureste, conocido como Sharqi afecta principalmente la región
costera. 

Las precipitaciones anuales en la costa son menores a los 120 mm3, pero en
algunas zonas montañosas puede alcanzar los 350 mm. Las lluvias en las
costas caen durante el verano en forma de tormentas intensas pero rápidas, a
veces provocando inundaciones en los uadis anteriormente secos. 

La región está expuesta a ocasionales tormentas de arena violentas que
reducen considerablemente la visibilidad. El monte Jebel Jais, en Ras al-Jaima, ha presentado nieve
solo dos veces, desde que comenzaron los registros.

Emiratos Árabes Unidos tiene una población de 9.890.000 habitantes en el
año 2020, siendo los inmigrantes constituyen más del 80% de la población
total, según datos de la ONU. Su tasa de crecimiento de la población 2,71%
anual y su densidad es de 100 h / km2 99 habitantes por km2.

Las principales ciudades son Abu Dabi con 1.200.000 habitantes, Dubai
con 2.300.000 habitantes y Sharjah con un millón de habitantes. Población
urbana representa al 84.4% de la población total del país.

El idioma oficial es el árabe, pero también se
emplea el persa, inglés, hindi, urdu.

Su esperanza de vida es de 77,09 años. La esperanza de vida en población
masculina es de 74,49 años y la femenina es de 79,83 años.

La religión mayoritaria es la musulmana y representa el 76% del total de la población, la cristiana es el 9%, otras religiones como el hindú y budista, parsi, baha’i, drusos, sij, ahmadi, ismaelita, dawoodi bohra musulmana y judía llegan al 15%. Dubái es el único emirato de los EAU con un templo hindú. También hay templos de la iglesia católica en el país

Religión

No suele haber problemas de convivencia entre musulmanes y el resto de confesiones religiosas. Aunque el día de Navidad es laborable en el país, los ciudadanos que profesan confesiones cristianas, si lo desean, están exentos de acudir a trabajar ese día.

El islam es la religión estatal más grande y oficial de los Emiratos Árabes
Unidos. El gobierno sigue una política de tolerancia hacia otras religiones y
rara vez interfiere en las actividades de los no musulmanes. Por la misma
razón, se espera que los no musulmanes eviten interferir en asuntos religiosos
islámicos o la educación islámica de los musulmanes.

Economía

Emiratos Árabes Unidos es uno de los países más ricos del mundo, sustentado
en una economía liberal y abierta con un elevado ingreso per cápita y un
considerable superávit comercial anual. El país está dentro de los primeros 5
países en el mundo en cuanto a ingreso per cápita, en la Región del GCC Golfo
de Países Cooperantes por sus siglas en inglés.

En la zona no existen ríos, sólo se encuentra agua en los oasis, donde se cultivan mangos, dátiles, incienso y mirra. Hay ganado ovino y caprino. En la zona del golfo se cultivan ostras perlíferas. La principal riqueza del país proviene de la extracción de petróleo.

La principal fuente de riqueza de los EAU, proviene de sus exportaciones de
petróleo y gas natural, junto con al comercio de pescado seco y dátiles.

La riqueza de los EAU, se debe a la alta explotación de los recursos
naturales, ya que el 40% del PIB proviene de la minería. 

La producción del petróleo entra en esta parte del PIB, el crudo es una
parte importante del PIB hasta tal punto que las exportaciones de petróleo
constituyen en torno al 30% del PIB. 

Son los quintos mayores exportadores mundiales de crudo, y cuentan con una
capacidad productiva cercana a los 3 millones de barriles diarios. Con casi el
10% del suministro mundial total de reservas de crudo, EAU es un importante
proveedor para los mercados energéticos mundiales. Además de ser un importante proveedor
de energía, se están convirtiendo también en un consumidor cada vez más
importante.

Abu Dhabi posee el 90% de los recursos petrolíferos: sus reservas son las
terceras del mundo y al ritmo actual de explotación, se prevé que tenga
reservas para alrededor de 100 años. Como podemos ver la economía de los EAU,
esta está muy diversificada, esto se debe a las políticas de diversificación,
llevadas a cabo entre los años 2000 y 2010. 

Gracias a esta diversificación, Dubái se ha convertido en un importante centro financiero que representa el 6% del PIB), turístico y de servicios con el 2% del PIB). También a la creación de las zonas de libre comercio, que han facilitado el desarrollo de industrias manufacturas ligeras con el 9% del PIB.

No todos los emiratos que componen el país se encuentran con una situación
homogénea. Así vemos como el emirato de Abu Dhabi representa el 63%
del PIB de los EAU, y sin embargo tiene solo 34% de la población. Dubái
representa el 27% del PIB y tiene el 35% de la población. Sharjah representa el 7% del PIB y el 17% de la población. 

Uno de los objetivos del Presupuesto del Gobierno Federal es conseguir
redistribuir riqueza entre los emiratos, de manera que se consiga una cierta
uniformidad en los servicios públicos prestados, como el transporte, la sanidad
o la educación.

El extraordinario crecimiento del PIB del país ha sido impulsado
principalmente por el creciente precio del petróleo en el mercado internacional
y la constante llegada de empresas e inversiones que deciden desarrollar sus
negocios dentro de las diferentes zonas libres de impuestos que ofrece el país;
tal crecimiento continúa incrementando el desarrollo de más zonas libres para
satisfacer la demanda de los diferentes rubros.

Su principal socio comercial es Japón, a donde se destina el 30% de sus
exportaciones, distribuyéndose el resto de sus ventas entre IndiaSingapur, y en menor medida, Corea del
Sur
 e Irán. 

Por su parte, los principales países de origen
de las mercancías importadas por EAU son Japón, Francia, Reino Unido, Estados
Unidos, Alemania e Italia
. El porcentaje correspondiente a cada uno de esos
países no supera el 10% del total y, la sumatoria de los productos provenientes
de esos países, es inferior al 38% de las importaciones.

Los EAU tienen un régimen fiscal atractivo para las empresas y los individuos ricos, lo que hace que sea un destino preferido para las empresas que buscan la elusión fiscal. La ONG Tax Justice Network los sitúa en el año 2021 en el grupo de los diez mayores paraísos fiscales del mundo. 

¿Entienden ahora porque está ahí el emérito?

Historia

Hacia el siglo VI d. C., los oasis suministraban agua a los cultivos de la
escasa población estable, que hablaban diferentes dialectos árabes. Unos eran
agricultores. Otros comerciantes y artesanos en los pueblos y otros eran
nómadas que criaban camellos, ovejas y cabras. Los pueblos de la costa sumaban
a estas actividades la pesca en aguas del golfo.

Los beduinos que eran grupos móviles armados con organización tribal,
unidos a los mercaderes, dominaban a los agricultores y artesanos.

Entre los agricultores y pastores, la religión era otra forma de control
social. Los dioses locales, identificados con los cuerpos celestes, podían
materializarse en piedras, árboles o animales. Algunas familias interpretando
el lenguaje de esos dioses, lograban cierto poder sobre los demás.

Hasta principios del siglo VII, una larga guerra entre los imperios
Bizantino y Sasánida involucró a la península, aunque no directamente a los
territorios de los Emiratos. Igualmente, tal movimiento y la apertura de rutas
comerciales atrajeron mercaderes, traficantes y artesanos, que aportaron
conocimientos del mundo exterior y su cultura.

El islam fue adoptado mientras aún vivía Mahoma. Se afianzó el poder de los
jefes tribales sin modificar sustancialmente el modo de vida de los aún escasos
habitantes. 

A la muerte del profeta, diferentes grupos se disputaron su herencia
espiritual. Los ibadíes que se decían descendientes directos de Mahoma crearon
el imanato de Omán a mediados del siglo VIII. A fines del siglo IX fue
suprimido por los abasidas, que eran los califas que reclamaban la autoridad
universal con capital en Bagdad.

A partir del siglo XI, la forma sunita del islam pasó gradualmente de ser
la religión de los gobernantes a la población en general. Lo ibadíes
continuaron existiendo hasta el siglo XV y ejercieron una fuerte autoridad
religiosa.

Los puertos del Golfo servían para el tráfico de textiles, vidrio,
porcelanas y especies de China, que seguían luego la cadena de oasis hasta el
mar Rojo.

Durante los siglos XVII y XVIII, los ibadíes habían restablecido su imanato
bajo la dinastía Yaribi, manteniéndose a orillas del Imperio Otomano. Al norte
Bahréin estaba bajo el dominio iraní.

Con los otomanos ocupados en luchas constantes en Europa, África y Asia, la
región sureste se dedicó al comercio. Surgieron familias gobernantes vinculadas
a los mercaderes y se desarrolló la piratería aprovechando las ventajas
naturales de las costas. Cuando las flotas europeas aumentaron el uso de la
ruta marítima a través de El Cabo, Gran Bretaña cobró influencia en toda la
región, usando los puertos del Golfo, como escala en la ruta de la India,
mientras combatía la piratería.

A principios del siglo XIX, mediante acuerdos con los jefes locales y
pequeños gobernantes de los puertos, Gran Bretaña logró el total control de la
región. Esta relación continuó igual hasta las primeras décadas del siglo
XX. 

Hacia el año 1914, el resurgimiento del estado saudita en Arabia central y
las pretensiones de Rusia, Francia y Alemania en la zona decidió a
los británicos a formalizar su relación con los estados de Bahréin, Omán y Kuwait, quienes dejaron el
manejo de sus relaciones con el mundo a cargo del gobierno de Londres.

La I Guerra Mundial no alteró esta relación. Gran Bretaña controlaba el
gobierno de Abd al-Aziz en el nuevo reino de Arabia Saudita, desde las costas
del sur y sureste de la península. Con el desarrollo de las rutas aéreas, los
aeródromos del Golfo, Egipto, Palestina e Iraq pasaron a
desempeñar un importante papel.

Después de la II Guerra Mundial la relación entre los países árabes cambió.
En el año 1945 se creó la Liga de Estados Árabes con la participación de
aquellos que gozaban de cierta independencia.

Al iniciarse la década de 1960 se sabía que los yacimientos de petróleo del
Cercano Oriente estaban entre los más importantes del mundo. Estados Unidos
compartió con Inglaterra el control de los estados del Golfo, cuyos ingresos
dependían, casi totalmente de este recurso.

La creciente influencia del panarabista presidente egipcio Gammal Abd al-Nasser determinó que Gran Bretaña aumentara la
participación local en los gobiernos de los estados del protectorado. En el año
1968 retiro la fuerza militar de la región. 

En el año 1971, comenzó la explotación de los pozos a gran escala en Abu Dabi. Adquirió gran importancia la señalización de las fronteras interiores. Nacieron entonces, por influencia británica, los Emiratos Árabes Unidos, sin la participación de Qatar y Bahréin.

El nuevo Estado debió enfrentar un conflicto con Irán, país que, aduciendo razones históricas, ocupó algunas islas, Abu Mussa, Tunb al Cubra y Turb al Sughra sobre el estrecho de Ormuz. Durante la primera década la producción petrolífera creció continuamente, a la vez que aumentaba el control el control nacional de la explotación.

Cuando en el año 1973, la OPEP subió el
precio del barril un 70% y redujo el suministro un 5% de esta forma cambió su
relación con el mundo
. El resultado en los Emiratos fue explosivo. El crecimiento anual de la
década de los años de 1970, fue superior al 10% anual a causa de las ganancias del
petróleo.

Hubo un rápido crecimiento de ciudades con modernísimas autopistas,
oleoductos y bancos. Se produjo un aluvión de emigrantes atraído por las
posibilidades de la región. Poco quedó de los antiguos pueblos pesqueros o
recolectores de perlas en su costa.

La década de los años de 1980, comenzó con la guerra Iraq / Irán. Pese a la
aparente neutralidad, los Emiratos brindaron apoyo económico a Iraq, intentando
frenar la iranización de la región. Al terminar el conflicto, Emiratos árabes
era el tercer productor de petróleo de Oriente Medio, después de Arabia Saudita
y de Libia.

A partir del año 1981, el gobierno intentó fortalecer otras áreas de la
industria que disminuyeran su gran dependencia del petróleo.

El país ha integrado el Movimiento de Países No Alineados y ha brindado apoyo a las reivindicaciones palestinas. A finales del año 1986, se establecieron relaciones diplomáticas con la URSS y la República Popular de Benín. En el año 1987, se reanudaron las relaciones con Egipto, que estaban suspendidas desde el Acuerdo de Campo Davis con Israel.

Durante la Guerra del Golfo del año 1991, los Emiratos apoyaron la lucha
contra Iraq, que había ocupado Kuwait.

En marzo del año 1991, el Consejo de Cooperación del Golfo firmó con
Estados Unidos acuerdos de estrategia militar común y mecanismos para evitar la
proliferación de armas en la zona
.

En el año 1992, por mediación de Siria, Irán restringió las
reivindicaciones que mantenía sobre las islas del estrecho de Ormuz. El
conflicto quedó, por presión de los Emiratos bajo el arbitraje internacional.

El fundamentalismo islámico aumentó su influencia en los Emiratos entre los
años 1993 y 1996. El jeque Zayed presidente de la unión, mostró su preocupación
por la extensión del integrismo religioso.

En febrero del año 1994, Zayez extendió la Sharia a delitos hasta entonces
juzgados por tribunales civiles. En el año 1997, ante la amenaza de los
norteamericanos, el jeque Zayez manifestó que Iraq merecía una nueva
oportunidad y que una nueva acción militar sería inaceptable.

En la política interna, continuó una apertura económica que condujo, entre
otras cosas, a la instalación en la ciudad de Ra’s al-Khaymah de una zona de
libre comercio en el año 1998, la primera en Oriente Medio. En abril del año
2000, se reabrió la embajada en Iraq.

La bajada de los precios del petróleo, fue la principal razón para que, en el año 2001, el PIB de los Emiratos bajara. El país logró cierta diversificación económica en sectores no relacionados con el petróleo, como aluminio, turismo, telecomunicaciones, aviación etc. Estos representan dos tercios del PIB y un 30% de sus exportaciones.

La historia de sus últimos años es de todos conocida. País que trata
especialmente mal a los emigrantes de toda Asia y cuya explotación laboral
alcanza niveles insoportables. Es el país del lujo para unos pocos y la miseria
para los de siempre y se ha convertido en un paraíso fiscal.

Fuente: https://www.nuevatribuna.es/articulo/global/emiratos-arabes-unidos-lujo-evasion-fiscal-desigualdad-social-corrupcion/20220817175628201903.html



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.