Politics

Marc Sanjaume Calvet, o el fanatismo nacionalista en la academia

La manca de professionalitat de l’hereu d’en Ferran Requejo.

El nacionalismo es una ideología del siglo XIX que consiste en subordinar todos los aspectos de la vida personal y social al idolete lanació, una construcción artificial elaborada por burgueses acédicos aprendices de demiurgo. Tots els aspectes vol dir tots: también la educación, la universidad, y la misma verdad, que es la primera víctima del nacionalismo.

Cualquier profesor que lo sea de verdad tiene grabada en su mente la frase «amicus Plato, sed magis amica veritas», que al parecer decía Aristóteles: Platón es mi amigo, pero más amiga es la verdad. La profesión del académico es buscar la verdad y anteponerla a cualquier ideología o prejuicio. I aquest és el problema de la investigació i l’ensenyament a la reichpubliqueta: que primer va Catadisney, i després la veritat.

Es lo que ven constantemente los estudiantes universitarios catalanes, como comprobamos en el caso del profesor lazichalado Jaume Munich. Hoy vamos a ilustrar el problema con el caso del profesor Marc Sanjaume Calvet.

Marc Sanjaume (i cierra Espanya) Calvet es un activista nacionalista, miembro del Comité de Dirección de Òmnium Cultural, la organización fundada con el beneplácito del franquismo por un tipo que se definía como «nazi catalán que piensa que matar castellanos es bueno». Sanjaume se metió a profesor asociado de Teoría Política en la UPF, donde trabaja a las órdenes de Lluís Ferran Requejo (Luis Fernando de joven, sisplau faci un cop d’Estat al catalanitzador de cognoms).

Como recordarán los dolços, Requejo fue mandarín del CATN (el órgano para preparar laindependència montado por la Generalitat) y colaborador habitual de La Vanguardia cuando allí tenían en nómina al 42% de los fanáticos del CATN; hace 5 años, justo después de los atentados yihadistas de Barcelona, el reichprofessor anunció que «Cataluña ha reaccionado como si ya fuera un estado”. Las víctimas eran lo de menos, porque lo de más era Catadisney.

Cuando el CATN fue desmantelado, a Requejo lo recolocaron como director del chiringuito sustituto: el Institut d’Estudis de l’Autogovern (IEA), la refundación separatista del Institut d’Estudis Autonòmics. Els pepets i maries li paguem al reichsprofessor Requejo 117.453€/año. Marc Sanjaume (y cierra España) es consejero del IEA, que preside Pere Aragonès.

La obsessió de Sanjaume (y cierra España) es el nacionalismo, el separatismo, el independentismo, la autodeterminación, el volemvotar, el anemaCatadisney, el somcollonuts y el ensvolenaixafar. Es su monotema. Per això és tertullazi habitual dels mitjans del Règim per parlar del prusés separatista, al qual prova de donar legitimació política.

En enero de 2015 Sanjaume Calvet se fue a Quebec a vender el prusés al partido político separatista progre Option Nationale, animándoles a montarse un butifarrèndum, asegurando que el prusés venía de baixadalt, que en Cataluña había «un proceso constituyente dirigido por la sociedad civil», y que «habría elecciones constituyentes», que es como llamaba Sanjaume (y cierra España) a las autonómicas de septiembre de 2015. Option Nationale se alió más tarde con Québec Solidaire, que apenas tiene un 8% de los diputados del parlamento.

En 2021 Sanjaume (y cierra España) coordinó junto a su gauleiter Requejo el número 9.4 de la revista Politics and Governance, con el título de Secessionism in Liberal Democracies: What do we really know about the explanations of secessionism? El número (qué investigación tan objetiva) fue financiado por el IEA. Como observa el profesor de la Universidad de Northumbria, Carlos Conde, «a pesar del carácter general de la pregunta, 8 de los 9 artículos que componen el volumen se refieren a Cataluña. El noveno, sobre el caso escocés, lo firma otro experto en secesionismo catalán». Entre los colaboradores del número se encuentran Jordi Muñoz (director del CEO y miembro de Òmnium/Òdium/mÒmium), Francesc Amat (miembro de Òmnium/bÒdrium), Jordi Argelaguet (exjefe del CEO), Lluís Pérez Lozano (ERC) o Laia Balcells (profesora nacionalista en EE.UU. que trabajó con la fugada Clara Ponsatí). Com es veu, la imparcialitat acadèmica és força sospitosa i el conflicte d’interessos no es menciona.

Sanjaume (y cierra España) publicó también un artículo en el nº56.4 de la revista Representations sobre el butifarrèndum del 1-O, cofirmado con Jaume López Hernández (sisplau publiqui al catalantizador de cognoms). López resulta ser un separatista militante, presidente de Reinicia Catalunya y miembro del Grup Promotor de la Convenció Constituent. Més objectivitat impossible.

Este mismo año Sanjaume (y cierra España) ha publicado en el nº28.1 de Party Politics un estudio sobre la política de exclusión del español en Cataluña. El estudio lo firma también Elvira Riera Gil, que (recuerda Carlos Conde) «ha trabajado en los departamentos de Educación y Política Lingüística de la Generalitat en varias etapas desde 1991». Otra muestra de la profesionalidad de Marc Sanjaume Calvet.

Què se’n dedueix d’això? Que la academia catalana se ha convertido en una estructuradestat més, al servei de la ideologia nacionalista. Las consecuencias para el capital intelectual de los catalanes no son buenas.

Es necesario dedicar esfuerzos a alertar de esta politización en todos los foros, també els internacionals, com fa el professor Conde i el Fòrum de Professors, i com no fan les institucions del Govern nacional. ¿Dónde está el Ministerio de Asuntos Exteriores? ¿Dónde los académicos que quieren serlo? ¿Dónde España Global, Marca España, el Real Instituto Elcano, el Instituto Cervantes?

Dolça i enganyifada Catalunya…



Categories: Huid del nacionalismo

Tags: Ferran Requejo, Institut d’Estudis de l’Autogovern, Marc Sanjaume Calvet

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.