Politics

Moreno se afana en contrarrestar la fuerza de Vox en Almería

La relación política entre el Partido Popular y Vox en El Ejido (Almería) se podría calificar de amor y odio. En las elecciones autonómicas de 2018 la formación que preside Santiago Abascal logró ser la fuerza más votada en esta localidad de 84.000 habitantes del poniente almeriense –donde abunda la población inmigrante dedicada a los invernaderos agrícolas– con 7.300 votos (29,51%), por delante del PP 6.726 (26,91%). Menos de un año después, en 2019 el PP ganó las elecciones municipales, pero contó con el partido a su derecha como socio de gobierno. El pacto bipartito duró poco más de año y medio, porque los de Vox dieron la espantada y abandonaron el Ejecutivo presidido por el popular Francisco Góngora quien, desde entonces, saca adelante todos los asuntos relevantes del Pleno junto al PSOE.

En este municipio, donde el centro derecha y la derecha radical pelean voto a voto, cerró este viernes su jornada Juanma Moreno. El presidente de la Junta dedicó todo el día a esta provincia clave, donde Vox puede obtener sus mejores resultados el próximo 19 de junio, por encima incluso de lo que pueda hacer Macarena Olona en la provincia de Granada (toda una incógnita, a tenor de lo mal que va su campaña) donde es cabeza de cartel.

Sin mencionar por su nombre a Vox en ningún momento, pero sabedor de que habrá votantes tradicionales del PP que estén indecisos entre Olona y él, Moreno ha dicho que “nos jugamos mucho”. En la línea del discurso de Feijóo sobre la inexperiencia de gestión de la derecha populista en administraciones públicas, el gobernante centrista ha insistido en El Ejido en el error que sería darle la confianza del voto a “aquellas personas que no han tenido experiencia, ni siquiera en un municipio pequeño”. Tal apoyo en Vox generaría –apunta Moreno– “frustración” entre quienes escogieran la papeleta de Olona el 19 de junio.

“Distancia corta entre lo que promete y lo que puede hacer”

“Uno en política debe elegir la distancia más corta entre lo que promete y lo que puede hacer. Si la distancia es muy ancha lo único que crea es frustración y melancolía“, ha dicho de forma solamente Moreno en clara alusión a sus promesas y frases grandilocuentes de campaña, en asuntos tales como la inmigración, sobre la que la Junta de Andalucía no tiene competencias para regularla, tal y como le recordó el vicepresidente Juan Marín (Cs) a Olona en el primer debate electoral del lunes.

Después de tres años y medio en la Junta el jefe del Ejecutivo de coalición con Cs ha definido a los suyos como “gestores sensatos, responsables y honestos”. A renglón seguido se ha preguntado en voz alta, ante varios cientos de asistentes al acto, “si alguien ha escuchado algún caso de corrupción gobernando el PP” desde 2019. La respuesta es que no, pero fue precisamente en Almería donde el PP y Juanma Moreno, ya como presidente regional, tuvieron que afrontar la detención de todo un vicepresidente tercero de la Diputación de Almería.

Fue en junio de 2021 cuando la Guardia Civil detuvo al citado alto cargo del ente supramunicipal almeriense, Óscar Liria, en el caso que investiga la supuesta adquisición irregular de mascarillas y otro material sanitario frente a la covid-19, mediante un contrato de más de dos millones de euros. Actualmente está en situación de libertad provisional con cargos.

Precisamente fue este asunto de presunta corrupción del PP el que le sacó la candidata de Por Andalucía, Inmaculada Nieto, a Juanma Moreno en el duelo televisivo a seis bandas de la RTVE. No era la primera vez que lo hacía. La diputada de Izquierda Unida se ha dedicado a recordársela al presidente de la Junta cada jueves, en la sesión de control parlamentaria.

En la mañana de este viernes, antes de recalar en El Ejido, Moreno Bonilla visitaba una importante planta hortofrutícola. Allí, en declaraciones a los medios de comunicación, ha llegado a decir que cree “improbable” tener que gobernar con Vox cuando le han preguntado si contemplaba reeditar el pacto de investidura que firmó con los de Abascal, un acuerdo que le permitió sacar adelante tres presupuestos. Se trata de un documento que incomoda al candidato popular en esta campaña.

No quiere que los votantes de centro izquierda puedan ver el más mínimo acercamiento a Vox, una vez que ha calado su imagen entre ellos como “dique de contención frente a Vox”, en palabras del propio gobernante.

La intervención de Moreno en Adra, ante los periodistas, tuvo momentos jocosos como cuando al ser preguntado por su modelo como “al estilo Macron”, frente a la ultraderecha francesa, ha respondido que “es evidente que Macron es bastante más atractivo que yo“. Lo anterior no ha evitado que quien se presenta como cabeza de lista por la provincia de Málaga haya vuelto a hablar de que su proyecto cala en votantes que antes optaban por el PSOE en los comicios autonómicos.

Ha sido en este punto del poniente almeriense, lugar que da trabajo a miles de inmigrantes magrebíes y subsaharianos, donde el presidente ha abogado por una “inmigración ordenada y regulada”; para que todos los procesos migratorios que se produzcan en Andalucía y en España “se hagan conforme a una legislación que tiene que ordenar, planificar e impulsar esa inmigración“, ha enumerado.

Al PP le preocupa mucho la posible desmovilización de sus votantes, asociada a la abstención, que pueda motivar entre ellos un exceso de confianza el 19-J. Por tal curstión Moreno ha apelado de nuevo a “no confiarse” con las encuestas en las que se otorga al PP-A un resultado que rondaría los 50 escaños (a 5 de la mayoría absoluta”.

Posiblemente sea en esta considerada como ‘zona cero’ de Vox que representa la provincia de Almería donde Moreno Bonilla haya pronunciado más veces la palabra “España”, sabedor del sentir de unos votantes como los del PP almeriense, posiblemente la estructura más conservadora de este partido a nivel regional, en la linde ideológica de la derecha extrema que representa el partido que les come terreno.

Si ya por la mañana en Adra Moreno atacaba al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para decir que él y el PSOE “necesitan a Vox” en esta campaña, deseosos de que Moncloa y Ferraz cuenten con un relato que les sirva para las municipales y autonómicas, en caso de entrar Olona en la Junta, ya por la tarde en El Ejido el presidente ha vuelto a arremeter contra el gobernante socialista.

“Es incapaz de tomar una sola decisión económica acertada, e incapaz de aliarse con quienes defienden el marco constitucional“, le ha reprochado a Pedro Sánchez. Frente a ese modelo, Moreno ha contrapuesto el de su partido “constitucionalista, serio y que ama a Andalucía y a España”, ha concluido.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close