Politics

“No sabe lo que cobro”

Publicado

Actualizado

Alberto Luceño, el empresario que lideró el pelotazo de las mascarillas, confesó al fiscal Anticorrupción que su socio Luis Medina desconoció que no cobraron lo mismo por su mediación en este contrato. El proveedor confirmó las sospechas de los investigadores en su declaración del 14 de abril de 2021 cuando dijo que, efectivamente, Medina no supo que él se embolsó cinco millones de dólares frente al millón de dólares que percibió el hijo de Naty Abascal.

“Es que ni el señor Medina sabe lo que cobro, ni Elena (Collado) lo sabe tampoco porque como tengo un contrato de agente hago mi trabajo y fijo mi comisión con Leno”, dijo. El fiscal Anticorrupción llamó a declarar entre el 13 y el 16 de abril del año pasado a Luceño, Medina y a la responsable de Compras del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado, ante las sospechas de que los dos primeros podrían haber cometido delito al llevarse hasta seis millones en comisiones inflando el precio de mascarillas, guantes y test covid para suministrarlos en el peor momento de la pandemia.

De todas las declaraciones practicadas la de Luceño fue la más larga y también la más tensa. Las grabaciones, a las que ha tenido acceso Vozpópuli, muestran cómo muchos de los extremos sobre los que se les preguntó esos días no cuadran. Luceño dejó claro que era el que medió entre el Ayuntamiento y Leno, la empresa a la que se compraron las mascarillas y el resto de material. Según dijo, él es agente exclusivo de esta firma, hasta el punto de que en el momento de los interrogatorios tenían una operación similar entre manos.

El fiscal Anticorrupción no parecía quedar conforme con sus respuestas: “¿Fue Leno el que fijó su comisión y la del Señor Medina?”, “Sí, claro”, respondió. Un día antes, el hijo del fallecido Duque de Feria comparecía en ese mismo despacho aportando una versión distinta: “Yo no le puedo explicar lo que me pregunta porque ni conozco a Leno ni hablo con Leno“, confesó el empresario. “Mi labor fue únicamente ponerles en contacto”, apuntó. El fiscal tampoco obtuvo respuesta de Medina cuando le preguntó por qué su socio se embolsó cuatro millones más que él. “Se lo explicará el señor Luceño mañana”, respondió.

50% de comisión por las mascarillas

La partida de un millón de mascarillas (que costó al Ayuntamiento más de 6,6 millones de dólares) no generó problemas. Ahora bien, los altos precios fijados por los guantes y los test indignaron al fiscal del caso, Luis Rodríguez Sol. “¿Usted ve razonable pagar unos guantes a 39 céntimos la unidad cuando ha visto que se venden en el súper a 8 céntimos?”; le preguntó. Luceño replicó que hizo lo imposible porque Leno diera una solución al consistorio tras trasladarle Elena Collado su angustia porque esos guantes no les valían a los sanitarios. Finalmente la firma devolvió cuatro millones de dólares a las arcas públicas pero este empresario también se quedó una parte.

“Yo no acuerdo el precio”, dijo a preguntas del fiscal, a quien le reconoció que cobra comisiones del 50% por estas operaciones. También hubo cierta tensión al ser preguntado por las sociedades a su nombre en las que canalizó parte de los beneficios y por la flota de 12 coches de lujo que adquirió con los cinco millones de dólares. Luceño le explicó que es cierto que compró coches de alta gama (Aston Martin, Lamborghini, Ferrrari, McLaren y dos Mercedes, entre otros) pero, según precisó, lo hizo para alquilarlos. “Con el dinero de la venta hemos reinvertido para comprar otros modelos”, dijo.

El fiscal, a Luceño: Le advierto que si el día de mañana usted es condenado, tiene que pagar una indemnización y dice que no tiene bienes porque los ha enajenado… eso es delito

Estos bienes, de los que la Fiscalía sospecha que se compraron para blanquear las ganancias, se facturaron luego a su sociedad Takamaka. El fiscal, le hizo una dura advertencia: “Si el día de mañana esto se transforma en un procedimiento judicial yo voy a solicitar el embargo de sus bienes (como ha hecho). Enajenar bienes, ponerlos a nombre de otra persona… cualquier operación que dificulte el embargo… es un delito“, avisó el fiscal Anticorrupción. Se da la circunstancia de que el magistrado que ha asumido las diligencias, Adolfo Carretero, no ha podido embargar a Luis Medina porque solo presentaba 247 euros en sus cuentas.

Medina, sobre Almeida: “No tengo ninguna relación”

En lo que respecta a este último el fiscal le preguntó cómo logró contactar con el Ayuntamiento. Según dijo, fue su profesora de Universidad la que le dijo que conocía al hermano del alcalde, José Luis Martínez-Almeida, y que fue su hermano el que le facilitó el contacto del consistorio. El empresario se refería, en realidad, al primo del edil, Carlos Martínez-Almeida Morales. A partir de ahí, dijo, contactó con Elena Collado y se ofreció a traer el material. Ahora bien, negó cualquier vínculo con Almeida.

“¿Habló usted con el alcalde?”, preguntó el fiscal Anticorrupción. “No”, respondió. Sobre el mensaje que envió Luceño a Collado el 26 de marzo de ese año en el que dejaba claro que el alcalde había llamado a su socio, Medina dice lo siguiente: “Me escribió para darme las gracias y ya está (…). Yo no tengo ninguna relación“, dijo.

El Ayuntamiento desconocía las comisiones

Las declaraciones en Fiscalía evidenciaron también que la buena sintonía que ambos mostraron durante la gestión del contrato de las mascarillas, se había evaporado. Luis Medina, preguntado en abril de 2021 si tenía relación con su exsocio, dijo que no pese a que le había llamado “mil” veces. Las diligencias de Anticorrupción, matizó, le hacían ahora darse cuenta de por qué llevaba prácticamente un año sin saber “nada de él”.

Luceño, sobre esta misma pregunta, fue más opaco. Simplemente contestó que hacía mucho que no hablaban sin precisar que no atendía las llamadas del empresario de la jet. Con todo, los dos negaron irregularidades, el primero achacando el material defectuoso a la empresa Leno y el segundo insistiendo en que él simplemente puso en contacto a su socio con el consistorio.

En lo que sí coincidieron los dos empresarios y Elena Collado es que el Ayuntamiento nunca supo que de los 11 millones de dólares que pagó por mascarillas, guantes de nitrilo y test un total de 5 fueron a parar a comisiones. Este punto es el que ha hecho que un juzgado de Madrid haya admitido a trámite la querella de Anticorrupción contra los dos empresarios por estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales. Lo próximo será escucharles en sede judicial. El juez les ha citado, como imputados, para el lunes 25 de abril.  

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close