Politics

Palestina, los victimarios como víctimas – Rebelion

La entidad sionista israelí ejecuta una política de exterminio contra la población palestina, al mismo tiempo que promueve, con la hipocresía que la caracteriza, un lavado de imagen, presionando para que nuestras sociedades para que se conviertan en creyentes sin cuestionamiento y además custodios de la memoria de un Holocausto convertido en un concepto exclusivo y excluyente.

Para ese sionismo, no
hay más muertos que los europeos de creencia judía asesinados por el
nacionalsocialismo. No existen los 27 millones de ciudadanos soviéticos asesinados
por el mismo régimen, decenas de miles de hombres y mujeres con discapacidad
mental, homosexuales, prisioneros de guerra de distintas nacionalidades,
gitanos y prisioneros políticos de la propia Alemania. Si acaso nos atrevemos a
cuestionar esta apropiación conceptual respecto a exterminios, asesinatos
masivos, políticas de invizibilización de otros pueblos, simplemente seremos
tratados de antijudíos, antisemitas y por tanto condenados a las penas del
infierno, pensadas para los Goyim (los no judíos). O si acaso nos atrevemos a
cuestionar su particular visión de lo que significa ocupar y colonizar tierras,
que no les pertenecen a esos millones de extranjeros, que han llegado en estos
años a Palestina apoderándose de tierras, pero también de su cultura, su
gastronomía, vestuario, su historia, sus símbolos, nos acusarán de querer
perpetrar otra política de exterminio como lo hizo el Tercer Reich.

Vanessa Hites
Michelson. Joven abogada chilena miembro de la comunidad sionista de Chile.
Hija del empresario Marcos Hites – dueño de las multitiendas que llevan el
apellido familiar – y de la ex Miss Chile Constanza Michelson, en un artículo
publicado en el portal de la Radio Universidad de Chile (1) nos trata de
enseñar lo que debemos entender como conceptos, según ella, mal utilizados en
el proceso de ocupación y colonización que ejerce el sionismo contra Palestina.
Para Hites Michelson, así como todos aquellos que han asumido sin más los mitos
fundacionales de la entidad infanticida israelí, los críticos del régimen
nacionalsionista somos culpables de antisemitismo, aunque en esta situación los
únicos semitas son precisamente el pueblo palestino.

La labor pedagógica emprendida
por Vanessa Hites, se realiza en función de atribuirle al pueblo palestino una
acción inadecuada en la apropiación de conceptos, que en el imaginario sionista
son exclusivos y excluyentes de los colonos extranjeros avecindados en Palestina:
conceptos como holocausto, genocido, apropiación y despojo cultural surgen de
la pluma de la articulista y son lanzados al vuelo con una liviandad, a mi
entender, que más sorprender, indigna. Y uso este concepto ya que reafirma la
acción sionista respecto a que los procesos de colonización y neo colonización
poseen elementos estructurales que se repiten con una regularidad digna de
cualquier experimento científico

La Srta. Hites nosdice
que “…las discusiones sobre la cultura patrimonial se han centrado en la
apropiación en el contexto de la cultura popular dominante. Por ejemplo, la
apropiación de diseños nativos americanos en la indumentaria de alta costura o
la apropiación de formas musicales de grupos nativos y marginados”. Tal vez la
abogada Hites tiene en mente la apropiación gastronómica de la cocina árabe en
general y palestina en particular que ha hecho la sociedad israelí y su entidad
(fundada el año 1948). La apropiación de la vestimenta palestina como quedó
demostrado en los concursos de belleza donde los colores, las formas
geométricas y el diseño tan propio del vestuario palestino era ocupado por las
candidatas al concurso de Miss Universo celebrado en la palestina histórica
ocupada el año 2021, en un claro plan de israelizar ese vestuario propio del
pueblo palestino.

Como parte de la
constante utilización de los mitos falsarios sionistas, para tratar de
convencer a incautos y creyentes  ciegos,
sordos y mudos que la historia de aquellos que colonizan palestina hunden sus
raíces en tierras del Levante Mediterráneo, cito en contrario, incluso a
historiadores israelíes como es el caso de 
Shlomo Sand quien “demuestra que el mito nacional de Israel hunde sus
orígenes en el siglo XIX, no en los tiempos bíblicos en los que muchos
historiadores judíos y no judíos reconstruyeron un pueblo imaginado con la
finalidad de modelar una futura nación” Shlomo Sand sostiene en su libro “When
and how was the land of Israel invented” que “el sionismo robó el término
religioso Eretz Israel (tierra de Israel) y lo convirtió en un término
geopolítico. La tierra de Israel no es la tierra de los judíos. Se
convierte en patria de origen a fines del siglo XIX y principios del siglo XX,
sólo a partir del surgimiento del movimiento sionista”. En un trabajo anterior,
“La Invención del pueblo judío” ya Sand había generado enorme polémica al
afirmar que no existía un pueblo judío que se hubiese exiliado hacía dos
milenios y que hubiese sobrevivido a ese transtierro. Para Shlomo Sand, “la
mayoría de los judíos de Europa del Este son descendientes de sociedades o
personas que se convirtieron al judaísmo en suelo europeo”

La Sra. Hites incluso
niega el nombre el nombre Palestina y la adjudica una definición que no es la
correcta. Habla de un concepto que significaría invasor. “Palestinos” o Phlishtim es
una palabra hebrea, derivado de palash, que significa “invasor”
nos dice sin
referencia alguna tan particular visión.  Desde mi conocimiento del tema al nombre
Palestina se le puede
atribuir dos significados. Uno, derivado del Latín
Palaistine referido a la Tierra de los Filisteos y otro que habría sido tomado
del griego palaites que significaría luchador. Tal vez su subconsciente le jugó
una mala pasada a la Srta. Hites porque precisamente fueron los filisteos quienes
denominaron a aquellos que venían desde Mesopotamia, desde el este de las
tierras palestinas como Hibrit o hebreos “los que cruzaron el río – que
conocemos hoy como nahr al urdum o Jordán, haciendo referencia a su paso desde
el este hacia tierras ribereñas del Mar Mediterráneo.

Resulta la muestra más evidente
de la manipulación y el uso de la hasbará sionista la serie de imprecisiones, dadas
a conocer por la Srta. Hites en que nos señala que “La historia y las
disputas actuales han mostrado que la cultura y el patrimonio siempre están en
mayor riesgo en tiempos de conflicto. Así, somos testigos de cómo la retórica
palestina se apropia de manera desinformada y banal de los discursos y banderas
de lucha que corresponden a grupos marginados y oprimidos, apalancándose en
ellos para seducir con un revisionismo histórico dentro de su narrativa”
Es
decir, el clásico discurso victimista con que nuestra humanidad en general y el
pueblo palestino en particular, junto a otros pueblos de Asia occidental han
tenido que soportar, la presencia de colonos extranjeros que desde fines del
siglo XIX comenzaron a instalarse en tierras palestina hasta fundar una entidad
que llamaron Israel el 14 de mayo del 1948. La Srta. Hites Michelson se
autodenomina como grupo marginado y oprimido negando con ello, 74 años de ocupación
y colonización de Palestina a manos de colonos extranjeros: rusos, bielorrusos,
ucranianos, polacos, alemanes, ingleses, moldavos, entre otros, convirtiendo en
marginados, oprimidos y hasta invisibilizados, al conjunto del pueblo
palestino, incluyendo a los millones de refugiados. Es la tergiversación más
evidente de una historia de siete décadas de ocupación y colonización.

La retórica de la Srta.
Hites refiere que utilizar el término apartheid, que es le guste o no, la
política que implementa el régimen infanticida israelí contra el pueblo
palestino no tendría rigor jurídico ni académico. Resulta evidente que esta abogada
no hará referencia a que la Resolución N° 3379 de diciembre del año 1975 que equipara
“al sionismo con el racismo en general y con
el apartheid sudafricano en particular, y llamó a su
eliminación, entendiéndola como una forma de discriminación racial” no forma
parte de su acervo cultural (2) El apartheid es una violación
del derecho internacional público, una violación grave de derechos humanos
protegidos internacionalmente y un crimen de lesa humanidad, en virtud del
derecho penal internacional. El término “apartheid” efectivamente se usó originalmente,
para referirse al sistema político de Sudáfrica, que imponía expresamente la
segregación racial y la dominación y opresión de un grupo racial por otro.
Posteriormente, la hemos adoptado para condenar y criminalizar este tipo de
sistemas y prácticas con independencia del lugar donde existan.

Y para mayor
abundamiento y pueda tener en su arsenal de Informes sobre Apartheid invito a
la Srta. Hites a leer el último informe de Amnistía internacional de febrero de
este año 2022 que señala textualmente “El apartheid israelí contra la población
palestina: Cruel sistema de dominación y crimen de lesa humanidad. “Las
autoridades israelíes deben rendir cuentas por cometer el crimen de apartheid
contra la población palestina”, ha afirmado Amnistía Internacional hoy en un
abrumador nuevo informe. La investigación detalla cómo Israel impone un sistema
de opresión y dominación a la población palestina en los lugares donde tiene el
control de los derechos de ésta. Esto abarca a los palestinos que viven en
Israel y los Territorios Palestinos Ocupados (TPO), y también a la población
refugiada desplazada en otros países” (3)

AI en su informe, de
182 páginas se documenta cómo las confiscaciones masivas de tierras y
propiedades palestinas, los homicidios ilegítimos, los traslados
forzosos, las restricciones a la circulación y la negación de la
nacionalidad y la ciudadanía a la población palestina son elementos de un
sistema que, según el derecho internacional, equivale
a apartheid. Este sistema se mantiene con violaciones de derechos
que, concluye Amnistía Internacional, constituyen apartheid como crimen de lesa
humanidad según las definiciones del Estatuto de Roma de la Corte Penal
Internacional y la Convención contra el Apartheid. Amnistía
Internacional pide a la Corte Penal Internacional (CPI) que considere
el crimen de apartheid en su investigación en curso en los TPO y pide a todos
los Estados que ejerzan la jurisdicción universal para hacer
comparecer ante la justicia a los perpetradores de crímenes de apartheid

La Srta. Hites señala
que “En los últimos años, la causa palestina ha utilizado esta etiqueta – la
de apartheid – contra Israel, sin ningún rigor jurídico ni académico, lo que
constituye una apropiación cultural ofensiva, falsa y un insulto para los
millones de sudafricanos negros que han sufrido bajo un régimen de apartheid”
El
uso del nombre no es lo ofensivo. Lo que constituye un agravio, para millones
de seres humanos, es que una entidad use la política del apartheid para someter
a millones de seres humanos tal vez la Srta. Hites necesita leer y escuchar las
palabras del fallecido Obispo Sudafricano y fiero luchador del Apartheid en su
país y contra el apartheid israelí, el Obispo Desmond Tutu. Éste, hizo un
llamado desde su condición y creencia de cristiano “La bondad prevalece al
final. La búsqueda de la libertad por parte del pueblo de Palestino frente a
las políticas de Israel es una causa justa. Es una causa que el pueblo de
Israel debe apoyar. Nelson Mandela pronunció aquella célebre frase donde dijo
que los sudafricanos no se sentirán libres mientras los palestinos no lo sean. Hubiera
podido agregar que la liberación de Palestina liberará a Israel además” (4) Usted
es miembro de la comunidad sionista Srta. Hites, pero no le vendría mal
escuchar al Obispo Tutu.

La Srta. Hites nos quiere
hacer creer que el régimen israelí es una democracia, que la minoría árabe
tiene todos los derechos que tienen los usurpadores extranjeros avecindados en
la Palestina histórica ocupada. Es evidente,  y ya a esta alturas no parece extraño, sino
que es parte de la hasbara sionista, que Hites no haga referencia alguna a la
ley de estado nación judía establecida en julio del 2018 considerada racista,
teocrática y generadora de mayores grados de apartheid “»asegurar el
carácter de Israel como el Estado nacional de los judíos con el fin
de codificar en una ley básica los valores de Israel como un estado
democrático judío” la Knesset (parlamento israelí) aprobó esta ley
supremacista, dejando a los ciudadanos de origen palestino – que habitan la
Palestina histórica ocupada – como ciudadanos de segunda clase». Además de
consolidar un régimen de expolio y robo de tierras palestinas al señalar que
“»el Estado considera el desarrollo de asentamientos judíos como un
valor nacional y actuará para estimular y promover su establecimiento y su
consolidación». Sume a eso la definición del hebreo como lengua oficial
quitándole al árabe esa condición (5)

La Srta. Hites señala “Otro
ejemplo es la apropiación indebida de los términos “limpieza étnica” y
“genocidio” por parte de los propagandistas palestinos. En efecto, las últimas
décadas nos han dejado devastadoras campañas de estos crímenes contra la
humanidad, tales como la perpetuada por el gobierno turco contra los kurdos, la
de Serbia en contra de musulmanes y croatas en Bosnia, la operada por el
ejército de Birmania en contra de los
Rohingyas y la masacre en contra
de los Uigures en China…”.
Aquel que no tiene memoria no tiene futuro es
lo indicado frente a esta afirmación y que oculta décadas de crímenes cometidos
por los colonos extranjeros, tanto de creencia judía como ateos, que han invadido
y colonizado Palestina. Y ocupa esta idea de la memoria, pues fue el título de
un trabajo del historiador israelí Ilan Pappe quien señaló frente a la creación
de la entidad sionista el año 1948 que “ésta se formó en base a la limpieza
étnica contra el pueblo palestino a través de la expulsión de cientos de miles
de palestinos que debieron dejar sus aldeas, pueblos, ciudades y propiedades a
manos del invasor sionista” Invito a la Srta. Hites a que lea esta ponencia
brillante y esclarecedora, le ayudará a esclarecerse de verdad abriendo los
ojos y ese corazón que nos dice se conmovió en Palestina (6).

Una política que ha
continuado hasta el día de hoy y que debe ser llamado como limpieza étnica
porque es lo que realiza el ente sionista contra el pueblo palestino. Dejo a
consideración del lector esta definición “¿Qué es la limpieza étnica? En
general, se entiende como «limpieza étnica» la expulsión de un
territorio de una población «indeseable», basada en discriminación
religiosa, política o étnica; o a partir de consideraciones de orden
ideológico o estratégico; o bien por una combinación de estos elementos” (7).
Me surge la duda, respecto a que si la Srta. Hites, ante una entidad comola sionista, habrá constatado, que allí se habla de diversidad, pero
excluye de derechos civiles a la población no judía, que declara a su capital
Tel Aviv como ciudad Gay Friendly mientras a pocos kilómetros se erige un muro
de segregación, apartheid y odio que aprisiona a la población de Cisjordania o
establece un bloqueo brutal contra dos millones de palestinos en la Franja de
Gaza.

La joven jurisconsulta,
miembro de la comunidad sionista chilena, nos da a conocer una serie de
incoherencias históricas, la utilización de mitos fundacionales, el tratar de
justificar la creencia de una entidad que la denomina democrática y es
simplemente un régimen criminal, infanticida, dotado de un eje rector
ideológico que representa un peligro para nuestros pueblos. Un ente agresor en
Asia occidental, que se viste del ropaje del avance tecnológico, del uso
avanzado del agua tratando de ocultar el robo de los acuíferos palestinos, de
la ocupación de los Altos del Golán y con ello el control de este recurso para
la zona. Ocultar el peligro para la vida privada de miles de millones de seres
humanos sometidos a los sistemas de espionaje, que la industria bélica israelí
ha dotado a cuanto gobierno dictatorial y monarquías feudales utilizan para
vigilar a sus pueblos y vecinos.

Hites Michelson, que
presidió la federación de estudiantes judíos, nos lleva por el camino de las
emociones y nos dice, en entrevista dada al Diario El Mercurio, el año 2017 (8)
que “judíos y palestinos son hermanos”. Refiriendo, además, que
incluso piensa que se va a casar con un “paisano” pero además nos entrega otra
sorpresa al confesar el impacto que le causó viajar a Palestina «La última vez fui invitada por una familia
palestina a comer a su casa en un campo de refugiados, en Cisjordania…Fue una
experiencia maravillosa, que me abrió el alma y el corazón»
.
La
verdad que me cuesta creer tal apertura cardiaca pues, entonces, más que
lamentarse de la “apropiación indebida de conceptos por parte de activistas pro-palestinos”
debería ella usar definiciones como el de limpieza étnica, apropiación,
discriminación, usurpación, expolio.

Sostengo mi
incredulidad pues supongo que ese viaje a Cisjordania, en específico a un campo
de refugiados le permitió visualizar, en toda su extensión: el muro de apartheid
que con 720 kilómetros de largo, que divide aldeas, pueblos, ciudades, campos
de cultivos y familias palestinas. Tal vez utilizó las carreteras exclusivas
para los colonos sionistas que usurpan Cisjordania, pudo apreciar el campo de
concentración más grande del mundo que es Palestina. Dimensionar lo que
significa, tras 74 años de ocupación y colonialismo que miles de seres humanos
deban pasar por sistemas de entrada y salida de sus tierra como si fuesen
ganado. Me imagino que habrá visto, al menos una de los miles de casas
palestinas demolidas hasta los cimientos por la soldadesca sionista. Estará enterada
que día a día se asesina a un hombre, mujer o niños palestino. Mi impresión
frente a tal muestra de humanidad d ela Srta. Hites es que no basta comer en
casa de una familia palestina con una anteojera, sin mirar al lado, sin hacerse
participe de la condena a la política de exterminio a la que es sometida la población
palestina. La verdad Srta. Hites, creo que usted no aprendió nada en Palestina.

La Srta.
Hites-Michelson nos dice al término de su artículo, que le preocupa
“particularmente la narrativa grotesca de algunos activistas palestinos, que
intentan apropiarse del término “Holocausto”, equiparando una disputa
internacional a una de las masacres más oscuras de nuestra humanidad. El
Holocausto fue un plan sistemático y sofisticado de exterminio de más de
6.000.000 de judíos. La apropiación trivial de este concepto, como un esfuerzo
por relativizar la vivencia de los judíos de uno de los episodios más trágicos
de su historia, es una táctica no solo inapropiada, sino que abiertamente
inmoral “.

No Srta.
Hites-Michelson la defensa del pueblo palestino no habla de holocausto, habla
de exterminio, de limpieza étnica, de ocupación, colonialismo, crímenes de lesa
humanidad, violación del IV Convenio de Ginebra. Asesinatos selectivos, detenciones
administrativas, 5 mil presos palestinos (entre ellos 220 niños menores de 16
años y 40 mujeres). Tortura, desapariciones, masacres. Esos son conceptos que
usa la resistencia palestina y que aquellos que defienden al pueblo palestino.
Tal vez, nuevamente sea conveniente que lea algo más que los textos de la hasbará
sionista y acuda a Norman Finkelstein. Estadounidense, cuya madre y padre
fueron víctimas de campos de concentración en la segunda guerra mundial, en
Majdanek y Auschwitz. Es autor de un libro que creo es indispensable lo lea
para tener una visión muy distinta a aquella que mueve sus palabras.
Finkelstein no es ni un negacionista ni un “judío que odia a los judíos” ni un
conspiranoide. Es un académico de excelencia que escribió un libro fundamental
a la hora de entender el comercio tejido en torno a los crímenes cometidos por
el nacionalsocialismo y en específico contra aquellos europeos de creencia
judía: “la industria del holocausto” es el libro de Finkelstein y que ha
demostrado ser un arma ideológica indispensable.

Finkelstein, sometido
hoy al escarnio y persecución del sionismo por su honestidad ha develado que la
memoria del holocausto no comenzó a adquirir la importancia de la que goza hoy
hasta después de la Guerra del año 1967, que permitió contar desde allí con la
incondicionalidad de Washington, que comenzó a considerar a Israel como un
importante aliado en Oriente Medio. Para Finkelstein “El despliegue del
holocausto ha permitido que una de las potencias militares más temibles del
mundo dotado de armas nucleares con un espantoso historial en el campo de los
derechos humanos, se haya convertido en sí misma en un régimen “víctima”. Esta
engañosa victimización produce considerables dividendos; en concreto, la
inmunidad a la crítica, aun cuando esté más que justificada. Debo añadir que
quienes disfrutan de dicha inmunidad no está libres de la corrupción moral que
suele ir aparejada”

El propio Norman
Finkelstein lo confiesa respecto a por qué a sus padres les extrañaba tanto que
lo enfureciera la falsificación y la explotación del genocidio nazi “el motivo
más evidente de mi ira es que esta manipulación se haya empleado para
justificar la política criminal del estado de Israel y el apoyo estadounidense
a la misma. Pero también tengo un motivo personal. El recuerdo de la persecución
de mi familia no me es en absoluto indiferente. La actual campaña lanzada por
la industria del Holocausto, para obtener dinero de Europa mediante un chantaje
realizado en nombre de las “víctimas del Holocausto necesitadas, ha rebajado la
categoría moral del martirio de mis padres a las de un casino de Monte Carlo”.
Duro testimonio Srta. Hites Michelson, que la invito a leer. Así, al cumplir el
papel de defensora de la entidad sionista, que está en su pleno derecho, podrá
también derramar alguna lágrima por los crímenes que comete la entidad a la
cual tanto admira y así, como no, brindar su apoyo a esas martirizados del
terror nazi pero también pasará por sus mentes que podrían hacerlo por aquellos
que hoy, como es el pueblo palestino, son sometidos a crímenes de lesa
humanidad por los mismos que hoy los convocan a usar “adecuadamente” los
términos, para favorecer así la imagen de aquellos, que otrora víctimas, han
devenido en victimarias.

Invito a la Srta. Hites
a llevar a la práctica aquello que declaró ante El Mercurio el año 2017 en su
viaje a Palestina «La última vez fui invitada por una familia palestina a
comer a su casa en un campo de refugiados, en Cisjordania…Fue una experiencia
maravillosa, que me abrió el alma y el corazón». ¿Qué pasó en estos cinco
años Srta. Hites Michelson, para que ese corazón mostrara, en el artículo
publicado en el portal de la Radio Universidad de Chile, que se endureció como
piedra y sus palabras vaya en la línea de personajes como Avigdor Lieberman,
Ayelet Shaked, Benjamín Netanyahu y Benny Gantz?. Invito a la abogada Vanessa
Hites a leer y recordar las palabras de Shulamit Aloni militante del movimiento
sionista-socialista Hashomer Hatzair que renunció a cualquier vínculo con el
régimen israelí por disentir con la unión Estado-religión. En una extensa
entrevista concedida en abril de 2004 al periódico Yediot Aharonot Shulami
expresó: “En este país hay gente que dice ‘no quiero saber, no leo los
periódicos’ […]. Nosotros no aceptamos que los alemanes dijeran ‘no sabíamos’.
Eso nos enfureció. Ellos sencillamente no querían saber. Estaban detrás de su
führer y admiraban a su ejército. Entre nosotros pasa lo mismo. La gente no
sabe y no quiere saber…Me horroriza nuestro desplome moral. Me horroriza
nuestra arrogancia y la facilidad con la que matamos y asesinamos a palestinos.
No puedo hallar descanso cuando veo el muro que estamos levantando. Robamos la
tierra a gentes que viven en este lugar desde hace siglos y nos persuadimos de
que somos nosotros las víctimas” (9)

Artículo Para SegundoPaso ConoSur

Permitida su
reproducción citando la fuente.

  1. https://radio.uchile.cl/2022/02/17/la-apropiacion-cultural-en-la-narrativa-palestina/
  2. https://www.studocu.com/row/document/hamdard-university-bangladesh/principles-of-electronics-v-k-mehta/resolucion-3379-de-la-asamblea-general-de-las-naciones-unidas/13008035
  3. https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/noticias/noticia/articulo/el-apartheid-israeli-contra-la-poblacion-palestina-cruel-sistema-de-dominacion-y-crimen-de-lesa-humanidad
  4. https://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=52061
  5. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-44891254
  6. http://www.observatori.org/paises/pais_53/documentos/E_PAPPE.pdf
  7. http://conceptos.sociales.unam.mx/conceptos_final/445trabajo.pdf
  8. https://segreader.emol.cl/2017/03/31/A/EU34P596/light?gt=135536
  9. https://www.jornada.com.mx/notas/2021/05/26/politica/es-justo-comparar-gaza-con-auschwitz/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.