Politics

Pelosi desafía a China y aterriza en Taiwán

Pelosi, junto al presidente del Parlamento de Malasia, Azhar Azizan Harun / afp

La presidenta de la Cámara de Representantes hace caso omiso de las amenazas de Pekín, que ha desplegado buques de guerra como medida de presión

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, ha aterrizado este martes en Taiwán a las 22:40 hora local (16:40 en España), según han publicado diversos medios locales. La tercera autoridad estadounidense cumple así con lo que venía anunciándose en los últimos días y realiza la primera visita a la isla de un alto representante estadounidense desde 1997 (el último fue el republicano Newt Gingrich en 1997, con Bill Clinton en la Casa Blanca).

El aterrizaje de Pelosi en Taiwán supone todo un desafío a China, que había amenazado con «medidas contundentes» a la eventual visita. La líder demócrata está realizando en los últimos días
una gira por Asia, que le ha llevado, entre otros sitios, a visitar Singapur o Malasia, de donde ha despegado con rumbo a Taipéi, la capital de la isla china.

Para recibir a la delegación de congresistas se ha proyectado en la fachada del Taipéi 101, el edificio más alto de Taiwán, el mensaje en chino y en inglés «Presidenta Pelosi, bienvenida a Taiwán. Gracias. TW quiere a EE UU», según ha retransmitido en directo la cadena de televisión TVBS.

Pekín ha desplegado en las últimas horas
buques de guerra y realizado maniobras militares en el mar del sur de China, cerca del estrecho de Taiwán, como medida coercitiva ante la eventual visita de Pelosi. El Ministerio de Defensa de China advirtió la semana pasada, antes de que los mandatarios chino y estadounidense, Xi Jinping y Joe Biden, mantuvieran una
conversación telefónica, que el Ejército Popular de Liberación «no se quedará de brazos cruzados».

Xi Jinping advierte a Biden de que «los que juegan con el fuego morirán en él»

El escenario que se abre a partir de ahora es incierto. Pekín considera la parada de Pelosi en Taiwán una grave afrenta, ya que en la práctica supone un espaldarazo a las aspiraciones independentistas de Taiwán respecto a la China continental.

Desde que restablecieron lazos en 1979, las relaciones entre EE UU y China, las dos mayores potencias mundiales, se basan en el principio de ‘Una sola China’, que viene a significar que Washington reconoce a Pekín como representante del gigante asiático. No obstante, el estatus de Taiwán no quedaría definido, lo que permite a EE UU mantener con la isla una «ambigüedad estratégica», de manera que puede brindarle apoyo militar si fuera necesario, como ha reconocido el propio Biden en varias ocasiones.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.