Politics

Pilar Garrido: “Ya hemos demostrado que se le puede ganar al PNV con el proyecto político de Podemos”

En la hoja de ruta de Pilar Garrido hay pasos cortos, firmes. También una certeza: lo que ayer fue posible mañana podría volver a serlo. La diputada y coordinadora general de Podemos Euskadi cree que el espacio que representa el partido morado está en condiciones de recuperar la senda de la acumulación de fuerzas para construir una mayoría progresista en Euskadi. No en vano, el nacimiento de Sumar, el proyecto impulsado por Yolanda Díaz, es visto hoy desde el País Vasco con expectativa. En una entrevista ofrecida a Público en Donostia, Garrido dice que se trata de avanzar sin prisa, pero sin pausa.  

El grupo vasco de Unidas Podemos en el Congreso acaba de hacer un balance de lo que va de legislatura. ¿Están conformes?

Hay que tener en cuenta que hemos vivido una normalidad excepcional durante estos dos años. Recién arrancada la legislatura llegó la pandemia, luego la crisis sanitaria, ahora la crisis energética… Eso ha supuesto retos inmediatos que no teníamos en la cartera, pero el balance es positivo: hemos sabido responder a una crisis que afectaba sobre todo a las clases trabajadoras. En ese sentido, la opción de salir de la crisis poniendo en el centro los derechos de la ciudadanía y sus necesidades ha sido un elemento fundamental. Hemos demostrado que se puede salir de una crisis no como en 2008, con una política austericida, sino construyendo un escudo social que proteja a aquellos sectores que peor lo están pasando.

¿Sánchez ha rectificado el rumbo con las últimas medidas anunciadas en el debate del estado de la nación?

En esta segunda parte de la legislatura había que apretar el acelerador y aprobar medidas que supusieran mejoras en la calidad de vida de la ciudadanía. Sánchez ha tomado nota y se ha dado cuenta que nos jugamos la credibilidad y la confianza de la ciudadanía. Por eso ha cambiado el rumbo y ha puesto encima de la mesa algunas medidas que veníamos defendiendo desde hace tiempo.

Usted ha trabajado a favor de la creación de un fondo para las víctimas del amianto, algo que se acaba de aprobar en el Congreso. ¿Está satisfecha con el resultado?

Se trata de una de esas satisfacciones que te da la política. En cualquier caso, no ha sido fácil: teníamos una proposición de ley que había salido con un gran consenso del Parlamento Vasco, pero al llegar al Congreso hubo posturas distintas. El PSOE parece que no lo vio con buenos ojos y presentó unas enmiendas que nada tenían que ver con lo que pedían las víctimas y los sindicatos. Poco a poco, a través de la negociación y sobre todo de la movilización, hemos conseguido que esa ley salga adelante y satisfaga las expectativas.

A día de hoy sigue pendiente la reforma de la Ley de Secretos Oficiales de la dictadura franquista, que afecta a las víctimas del GAL. ¿Se van a dar pasos en ese ámbito?

Desde Unidas Podemos creemos que no podemos tener una ley de secretos oficiales que pone tantas trabas a la transparencia y al derecho a conocer la verdad, algo esencial para cualquier Estado democrático. Por eso mismo, desde hacer ya tiempo reivindicamos que aquí también el PSOE mueva ficha. Ahora por fin parece que va a poner un proyecto sobre la mesa. Esperemos que cumpla los estándares europeos.

Hay quienes sostienen que la realidad política que hoy se vive en Madrid, con EH Bildu como interlocutor válido del Gobierno, ha sido posible porque Unidas Podemos forma parte del Ejecutivo de coalición. ¿Cree que es así?

La presencia de Unidas Podemos en el Gobierno ha supuesto cambios importantes. El hecho de que en el Gobierno del Estado por primera vez esté presente un partido que entiende que España es un país plurinacional conlleva también tener muy claro que la transformación en derechos, libertades u organización territorial del Estado tiene que ir de la mano de esa mayoría progresista de la que forman parte varios partidos, entre ellos EH Bildu.

¿Si hay un nuevo gobierno progresista se garantizarían avances hacia ese escenario plurinacional?

Para avanzar hacia esa nueva ordenación territorial del Estado es imprescindible que Unidas Podemos forme parte del Gobierno, porque somos la única fuerza política nacional que entiende que es necesario abordar una reforma que busque el acomodo de todos los territorios.

¿A nivel autonómico, en Euskadi, también hay que avanzar hacia un nuevo estatus?

Eso es algo que solo se puede abordar si existe un cierto consenso y una cierta capacidad de hablar y discutir colectivamente para llegar a un acuerdo que refleje la diversidad que existe en nuestro territorio. Por ahora es difícil, porque no parece que los restantes partidos políticos tengan mucho interés en sentarse y hablar. Solo tiene sentido abordar esa reforma si está consensuada y refleja las mayorías de este país.

¿En qué situación se encuentra Podemos Euskadi?

La pandemia ha ralentizado la hoja de ruta que teníamos ya establecida. Ahora volvemos a poner en marcha muchas de esas medidas, y realmente veo un partido que cada vez tiene mejor implantación y está pensando en ensanchar el espacio y conectar con esas mayorías sociales que en su momento nos dieron su confianza. Mucha de esa gente se ha quedado en casa por una desconexión con los partidos. Uno de los retos es ensanchar nuestro espacio intentando reconectar a través de un proceso de escucha con esas personas que están sentadas en el sofá porque ven que los partidos tradicionales en Euskadi no les dan respuesta.

Podemos tuvo un fuerte impacto electoral en su arranque en Euskadi, pero luego experimentó una caída a nivel electoral. ¿Habéis analizado por qué ocurrió eso?

Es verdad que Podemos entró en Euskadi con una fuerza abrumadora. En abril y noviembre de 2019 ganamos dos elecciones generales al PNV, algo que nadie hubiera pensado. Eso significa que existe un conjunto de ciudadanas y ciudadanos que ven en Podemos una posibilidad de transformación. Sí es verdad que entramos en procesos muy complejos: éramos un partido que apenas tenía organización y hacía falta asentarse y enraizarse en el territorio. Hemos vivido momentos difíciles, pero las encuestas vuelven a indicar que empezamos nuevamente a subir. Eso tiene que ver con el trabajo que estamos haciendo para llegar a más gente, y ese también es el proyecto que lidera Yolanda Díaz en el Estado. Hoy volvemos a tener la posibilidad de presentar un proyecto alternativo para ganarle al PNV.

¿Cómo puede impactar en Euskadi el proyecto político de Sumar?

Creo que el proyecto político de Sumar lleva el ADN de Podemos. Es un proyecto amplio, con muchas voces, que refleja la diversidad, eso que era tan nuestro y que quizás en algunos momentos se ha perdido. Creo que el proyecto de Yolanda Díaz conecta muy bien con esa centralidad y ese quinto espacio que siempre ha existido en Euskadi. Ahora tenemos que construir sinergias entre el proceso de Sumar de Yolanda Díaz y un proceso propio en Euskadi que tenga sus propias características y que enganche a la ciudadanía vasca. Ese proyecto es la esperanza para plantar cara a la derecha y a la extrema derecha en el Estado español y también para presentar un proyecto alternativo al PNV en Euskadi.

Pilar Garrido
La coordinadora general de Podemos Euskadi, Pilar Garrido, durante la entrevista ofrecida a ‘Público’ en Donostia. Iker Azurmendi

En 2023 habrá elecciones municipales y forales en el País Vasco. ¿El proyecto político que se presentará a la ciudadanía será Sumar?

Estamos construyendo ese proyecto en Euskadi, pero creo que no debemos tener prisa. Vamos a darle tiempo. Además, las citas electorales no pueden ser el único objetivo. No tenemos que cometer errores que quizás cometimos en el pasado. 

¿Cómo se va a construir el proyecto de Sumar en Euskadi?

Lo estamos construyendo junto a Yolanda, que al mismo tiempo tiene todo el Estado para recorrer. A la vez, estamos pensando cómo acompañar ese proceso en Euskadi. Estamos hablando con determinada gente, con determinados colectivos, para reconectarnos y ver cómo se imaginan ese proceso en Euskadi. No será algo a hacer en dos días, sino que debe ser fruto de una reflexión colectiva y compartida con personas, agentes sociales y colectivos.

En términos electorales, el PNV parece invencible en Euskadi. ¿Cómo se le puede ganar en las urnas?

Con el proyecto de Podemos. De hecho, le hemos ganado dos veces al PNV (en las elecciones generales de abril y noviembre de 2019). No tenemos que hacer hipótesis, sino que eso ya ha pasado. También debemos tener en cuenta que ahora mismo en el Parlamento Vasco la mitad de la ciudadanía no está representada: en las últimas autonómicas hubo barrios populares en los que el 70% de los posibles votantes no fueron a las urnas. Por eso, hay que reconectar y crear un proyecto esperanzador que ponga un horizonte de futuro ilusionante. Un proyecto de izquierdas, progresista, que piense en resolver las necesidades de la ciudadanía. Ese espacio ocupa la centralidad en Euskadi, como ya demostramos ganándole al PNV. Si trabajamos duro, dando pasos cortitos pero firmes, podemos volver a repetir resultados.

En el Parlamento Vasco se ha planteado un cordón sanitario a la ultraderecha. ¿Cree que es una vía apropiada?

No hay recetas únicas; la respuesta no es sí o no. El cordón sanitario es fundamental para preservar el espacio de pluralidad donde los valores democráticos son contenidos imprescindibles, pero también creo que a veces hay que confrontar con la extrema derecha. Hay que saber elegir los momentos para que el espacio democrático se fortaleza.

Ya sea en el Parlamento Vasco o en el Congreso, la derecha y la ultraderecha recurren a menudo a las víctimas de ETA para plantear determinados discursos. ¿Eso significa que sigue existiendo una utilización política de las víctimas?

Bueno, eso lo hemos visto recientemente en el debate del estado de la nación, en el que la derecha y la ultraderecha plantearon como único discurso ETA, ETA y ETA. Eso es faltar el respeto a las víctimas. Se trata de un uso partidista de su dolor y eso es totalmente reprochable. Supongo que no tienen proyecto de país ni alternativa y lo único que ponen encima de la mesa es el discurso del odio. ETA les viene muy bien para alimentar ese discurso.

¿Es posible un gobierno de coalición entre Elkarrekin Podemos y EH Bildu en Euskadi?

Yo lo que creo es que Elkarrekin Podemos puede llegar a ganar. En ese sentido, siempre vamos a estar dispuestos a hablar con otras fuerzas de izquierdas, como pueden ser el PSE o EH Bildu, para conformar mayorías que permitan sacar adelante nuestro proyecto. Ojala tengamos esa posibilidad, porque es necesario que exista una alternancia política en el poder. Elkarrekin Podemos puede ser el espacio que lidere ese cambio.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.