Politics

Premio a los alumnos más brillantes de Informática y Telecomunicaciones

José y Carmen posan con sus placas ante la escuela. / ideal

José Saldaña, con un 9,35, y Mari Carmen Pardo, con un 9,06, reconocidos por tener los mejores expedientes en los dos grados que imparte la escuela

El mejor expediente académico del grado en Ingeniería de Tecnologías de Telecomunicaciones de la Universidad de Granada (UGR) de la promoción 2017-2021 lo tiene una chica. Se llama Mari Carmen Pardo Martínez y terminó sus estudios con una nota de 9,06. En su clase de primero las mujeres eran minoría. Este miércoles ha sido reconocida en el acto institucional del día de la Escuela de Ingeniería Informática y de Telecomunicaciones junto a José Saldaña, el primero en el grado en Ingeniería Informática, que terminó sus estudios con un expediente de 9,35. Ambos son magníficos académicamente: superar ese nueve en unas titulaciones de un grado considerable de dificultad no es baladí.

Mari Carmen Pardo (Almería, abril de 1999), que estudió Telecomunicaciones en la UGR, ha sumado 19 matrículas de honor, 6 sobresalientes y 12 notables. «Realmente no hay ningún secreto: esforzándose mucho y poniéndole mucho empeño a hacer las cosas de la mejor manera posible. Creo que es la única manera de aprovechar la gran calidad de profesorado que tiene el grado. Además, es evidente que a todos ellos les gusta que haya interés por su asignatura, y cuando eso se les manifiesta de una manera u otra, el ambiente en el aula es muy bueno», reflexiona esta joven, que elogia la formación recibida en la Universidad granadina. Eligió esta titulación en el último momento y fue en su segundo año universitario cuando tuvo claro que no se había equivocado.

El trabajo de ingeniera siempre le gustó mucho, confiesa que gracias a su padre, porque le interesaba desde pequeña la tecnología y quería dedicarse al sector de las TICs. Con el paso del tiempo ha descubierto que le atrae también el campo de la electrónica. «Es algo muy bueno, consecuencia de que lo que se enseña durante el grado sea tan amplio», valora.

Que esta joven almeriense sea la número uno en calificaciones en una carrera como Telecomunicaciones es importante porque en este título las mujeres son minoría. En primero eran unas quince chicas de aproximadamente un centenar de estudiantes. «Es algo llamativo que casi todas las chicas que empezamos ese año hemos seguido adelante con el grado. Mi percepción es que el abandono entre chicas es menor. Por eso en cursos superiores la cosa estaba algo más equilibrada», describe.

«Creo que tener buenos resultados académicos no te hace ‘el mejor’ y mucho menos tiene esto que ver con el género. No me he encontrado ninguna situación en la que se me haya dado un trato distinto al de mis compañeros chicos», aprecia esta joven, que practica voleibol y senderismo, es una gran lectora y juega a videojuegos siempre que puede.

Alienta a todos a estudiar Telecomunicaciones. «No a las chicas en particular, sino que animo a hacerlo a cualquiera que sienta interés por el campo de la electrónica, la telemática y las comunicaciones. En cuanto a las chicas que se alejan de la idea de estudiar ‘Teleco’ por el estigma que existe sobre estas carreras (que en especial afecta a las ingenierías) les pediría que no se dejaran llevar por ello en una decisión tan importante como estudiar una carrera u otra, donde lo que hay que evaluar son los gustos y el sector en el que cada uno se ve desempeñando un trabajo», zanja.

No duda en que volvería a matricularse en Telecomunicaciones. Ahora está haciendo el máster oficial de Electrónica Industrial y trabajando con el grupo Pearl del departamento de Electrónica de la UGR.

Segunda carrera

La historia académica de José Saldaña (Granada, 1989) es más que particular. El grado en Ingeniería Informática (2017-2021) es su segunda carrera universitaria. En la escuela del campus de Aynadamar ha logrado un 9,35, que se traduce en 23 matrículas de honor, 3 sobresalientes y 9 notables. Este joven hizo antes Edificación, con cambio de planes de estudio de Arquitectura Técnica incluido, en la promoción 2008-2012. En aquella ocasión su nota de expediente académico fue un siete.

Las calificaciones tan extraordinarias en el expediente en Informática no tienen secreto para él. «Tiene que gustarte, simplemente. Si te gusta, con escuchar en clase ya tienes la mitad hecho», confiesa mientras relata que ha ido curso a curso y con calificaciones muy buenas. Y, todo lo ha hecho trabajando a la vez. Hasta segundo año académico en Informática, como jefe de obra en una empresa, y desde el segundo semestre de segundo de carrera, en una empresa ya de informática. Por las mañanas iba a trabajar, de ocho a dos, y por las tardes a clase.

Cuando Saldaña le dijo a su familia que iba a estudiar siendo jefe de obra y con un buen trabajo, les sonó raro. Lo dejó en septiembre y en diciembre, cuando vio cómo era la carrera, empezó a buscar empleo y en enero ya estaba de nuevo compaginando el trabajo con los estudios. Este granadino admite que siempre quiso estudiar Informática, pero se matriculó en Arquitectura Técnica (ahora Edificación) porque tenía más salidas laborales entonces, aunque cambió pronto con la crisis económica. «Informática entonces no estaba tan bien», apunta. Paradojas de la vida, que cuando terminó su primera carrera estaba la crisis y, aunque él tuvo la suerte de encontrar trabajo de lo suyo, la cosa estaba mal. En la actualidad Informática tiene pleno empleo.

No esconde que ha sido duro compaginar estudios y curro, pero ha sido llevadero porque le encantaba. Ahora señala que no tiene en mente estudiar otra titulación porque lo que le gustaba ya lo ha hecho. Sigue trabajando en la empresa que lo contrató cuando hacía segundo. Ya lleva tres años. También recibió este miércoles el premio al mejor trabajo fin de grado. Saldaña está claro que es el número uno en lo que le gusta.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close