Politics

Resurrección con muchas emociones | Ideal

Después de las seis de la tarde de ayer quedaba clausurada en los Vergeles la Semana Santa de 2022. Un esperado tiempo que concluía con señales inequívocas de satisfacción en las caras de los cofrades, que agotaron los minutos últimos mirando el paso de palio de la Virgen del Triunfo a las órdenes de Francisco Pérez Buendía y con la música de la banda sinfónica municipal de Dos Torres, localidad cordobesa. Había partido la hermandad a las diez y media de la mañana desde el templo de San Miguel Arcángel. Poco a poco fue reuniendo a los zaidineros la música de la agrupación musical de la Estrella, dirigida por Felipe Trujillo y Luis Márquez, que iba tras el primer paso de esta cofradía. La marcha ‘Resucitó’ abría una cruceta de cantos litúrgicos propios de esta festividad, «la más importante de la Iglesia y para los cristianos», como refirió el arzobispo Martínez Fernández al llegar a las Pasiegas y rezó con los cofrades la estación.

La procesión del Cristo de la Resurreción, en imágenes

Partió por la calle Primavera hacia la Catedral, saliendo por la puerta lateral del templo y el cortejo –en el que figura el cirio pascual, símbolo de Cristo Resucitado– siguió en dirección a Andrés Segovia y Poeta Manuel de Góngora. El adorno floral se componía de calas blancas principalmente, salpicados con flor de cera y helecho de fondo.

El paso de palio de la Virgen del Triunfo había salido con elegante mecida mandado por el capataz general y auxiliado por Sergio Rodríguez, Roberto Marfil, Aitor Cuadros, José Manuel Adarve, Antonio Lobón, Manuel Montero y Julio Morales.

Cumplida la estación dentro de la Catedral, abandonaron por la Puerta del Perdón camino de su sede canónica de los Vergeles, bajando por San Matías y de nuevo por la Carrera de la Virgen hasta cruzar el puente sobre el Genil y realizar los últimos pasos por la calle Bruselas hasta Primavera para regresar a la parroquia.

Facundillos realejeños

Por su parte, la cofradía del Señor de la Humildad puso en la calle el cortejo del Niño Dios del Dulce Nombre, conocido popularmente como ‘El Facundilo’. Su nombre se debe a una copla popular de hace un centenar de años en la que se vincula el nombre de un niño llamado Facundo que corre a poner una denuncia ante la Guardia Civil por un robo. La forma de caminar deprisa de aquel niño lo vincularon los granadinos con aquellos niños que realizaron la primera procesión en el año 1927 y que portaban faroles en sus manos al igual que el pequeño de la canción. Sea como fuere, el cortejo se llenó de algarabía y tañir de campanillas de barro que anunciaban la Resurrección del Señor.

La procesión de los Facundillos, en imágenes

La procesión, integrada por los banderines de distintos grupos jóvenes de hermandades de la ciudad, como los de la Redención, Estudiantes, Jesús Nazareno, Rosario y Santa Cena, además del propio de la Humildad, iba acompañada por la agrupación musical del Dulce Nombre. La formación toma su denominación precisamente de la imagen del Niño Jesús, atribuida tradicionalmente a Ruiz del Peral, si bien, tras la restauración de Francisco Marín, se pudo pensar en la ejecución en el taller de Alonso de Mena.

El Niño Jesús vestía una túnica de tisú bordada en oro y en su mano portaba la cruz símbolo del triunfo sobre la muerte. En la comitiva participaba también el párroco de Santo Domingo, fray Antonio Bueno, quien acompañó a la procesión de los jóvenes hasta el interior de la Seo y la celebración de la Eucaristía.

La última

A las tres y diez de la tarde, atravesaba la Puerta del Perdón el único paso, y último de la Semana Santa, de la cofradía del Resucitado que se venera en la iglesia parroquial de Regina Mundi, en calle Arabial. Se traslada cada año hasta el templo del Sagrario para realizar desde allí su salida procesional en el Domingo de Resurrección y poner broche final a la Semana Santa de este año. La banda de cornetas y tambores de Jesús Despojado interpretaba el Ave María cuando el paso de misterio del Resucitado y Nuestra Señora de la Alegría abandonaba el templo que le da acogida durante una semana. Un acompañamiento marcado por la calidad musical de esta formación, teniendo al frente de su paso y como capataz a Eduardo Salamanca y David Barranco. Dionisio Martínez, el capataz de la hermandad, no pudo participar en el cortejo por haber dado positivo en la jornada anterior.

La procesión del Resucitado, en imágenes

Campanillas de plata saludaban al Señor Resucitado en la puerta del templo y bajaba la rampa para tocar el enlosado de plaza de Alonso Cano. Después, la vuelta por calle Elvira para bajar a Ganivet por San Matías y dirigirse a la tribuna de Ganivet. Una cofradía que se ha mantenido en la participación de nazarenos y mantillas en cifras similares a años anteriores. La estación, la última en las Pasiegas, la presidió el deán de la Catedral y, después de la salida de Catedral, concluía la procesión el Sagrario. Era el broche final para una Semana Santa que continúa desarrollándose en las casas de hermandad y sedes de las cofradías granadinas durante todo el año.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close