Politics

su presencia en Venezuela – Rebelion

Esta conmemoración se extiende también a muchos pueblos del mundo que admiran con vehemencia el paso terrenal de este gran revolucionario, patriota, marxista, antiimperialista, martiano, bolivariano e internacionalista. Individuo muy querido en todas nuestras naciones que luchan por su independencia, por su soberanía, por el bienestar de su gente, que siempre tuvo en Fidel a un gran aliado, un ejemplar amigo que hizo de la solidaridad un estandarte de vida y orientación de la Revolución Cubana. La grata presencia de Fidel siempre nos acompañará, los pueblos del mundo se han hermanado bajo su figura ductora, su liderazgo, sus sabias palabras, por la conducción de ese proceso tan gigante como es la Revolución Cubana y su apoyo a las naciones del mundo que pelean por su emancipación. La presencia de Fidel perdura en la patria venezolana. Se le recuerda en aquella tarde del 23 de marzo de 1948, cundo pisa por primera vez nuestro suelo, era jun joven con muchos sueños que viajaba a Colombia a organizar el Congreso Latinoamericano de Estudiantes, iniciativa promovida desde la Federación de Estudiantes Universitarios de Cuba.

El
Congreso Estudiantil de Bogotá, según entrevista de Fidel y Del
Pino al diario El
País
de
Caracas: “Vamos a la Conferencia de Bogotá, donde nos reuniremos
con delegados de varias universidades de América, a fin de realizar
sesiones preliminares de un Congreso Latinoamericano de Estudiantes,
que tiene por objeto establecer vínculos de confraternidad y unión
entre todos los estudiantes del continente e ir formando la identidad
absoluta de todos los pueblos latinoamericanos que pueda servir de
base a una futura fusión de nuestros países…

Por
obra del destino, le tocó a Fidel, en su estancia en Colombia, ser
testigo de uno de los hechos que conmovieron a la sociedad
colombiana: el estallido social que se inicia en ese país producto
del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, hecho, conocido
comunicacionalmente como “El Bogotazo” acontecimiento que da
inicio al periodo de violencia que se prolonga hasta hoy en ese país.

En
esos tiempos en Cuba estaban en presencia de un proceso político de
luchas en las que Ramón Grau San Martín resultó electo en 1944 y
Carlos Prío Socarrás en 1948, hasta su derrocamiento por Fulgencio
Batista en 1952. Cuba vivía cierta bonanza económica, pero el
saqueo a los fondos públicos, la corrupción administrativa, la
dependencia económica y la acción de bandas gansteriles estaban en
boga. En la Universidad de La Habana se constituyó un fuerte
movimiento estudiantil que habría de marcar la historia cubana desde
esos tiempos. Fidel y Del Pino veían con cierta simpatía el proceso
político venezolano. Decía Fidel en la entrevista que en Venezuela
“… había hecho una revolución democrática

y
había gran interés de estos estudiantes de contactar en esta nación
a una serie de personas ligadas con esos movimientos políticos…
Venezuela goza de muchas simpatías. Entre nosotros, tienen ustedes
fama de nación progresista y rica con un gobierno revolucionario y
un alto sentido de la democracia. Hemos sido recibidos cordialmente.
Se ve que tienen ustedes convicción de sus derechos ciudadanos. Aquí
nos sentimos como en nuestra propia tierra”.

En
diez oportunidades Fidel Castro Ruz visitó a Venezuela.

En
la primera, como se indicó, la hizo cuando era un joven estudiante
de la Universidad de La Habana (1948), en la segunda como el gran
líder de la recién triunfante Revolución Cubana (1959), invitado
por la Junta de Gobierno a celebrar el primer año de la caída de
Marcos Pérez Jiménez. En el año 1989 impactó mucho su visita
después de 20 años de ausencia, vino invitado a la segunda toma de
posesión presidencial de Carlos Andrés Pérez; luego es invitado
por el presidente Rafael Caldera a la VII Cumbre Iberoamericana de
Jefes de Estado y de Gobierno

que
se realizó en Margarita en noviembre de 1997. En febrero de 1999
regresa a Venezuela invitado a la investidura presidencial de Hugo
Chávez Frías. A partir de ese momento los dos líderes se hacen muy
cercanos y se produce una hermandad muy fuerte entre ambos países.
En Venezuela se inicia la Revolución Bolivariana y tendrá en Fidel
a un gran aliado. En el nuevo milenio, años 2000 y 2001 (en dos
ocasiones), Fidel visitará Venezuela y será objeto de diversos
reconocimientos en Caracas, La Guaira, Guayana, Barinas, Portuguesa y
Lara. En diciembre de 2003 sostendrá una entrevista con el
presidente Chávez y medios de comunicación venezolanos en La
Orchila. Su última visita fue del 28 al 30 de junio de 2005 cuando
asistió al Primer Encuentro Energético de Jefes de Estado y de
Gobierno del Caribe sobre Petrocaribe que se efectuó en Puerto La
Cruz.

Fidel
está con nosotros en nuestra Revolución Bolivariana, en nuestros
Barrio Adentro, en los Centros de Diagnóstico Integral, en las
operaciones de ojos que hacen a nuestros compañeros necesitados, en
el deporte, en la cultura en la historia. Bolívar y Martí, Chávez
y Fidel, que suerte hemos tenido los venezolanos y los cubanos por
ser la cuna de estos grandes hombres.

Este
texto se apoyó fundamentalmente en el artículo elaborado por
Wolfgang Vicent y publicado hace cuatro años por Todasadentro, No.
705 (del 24 al 30 de marzo de 2018).

Anexo fotográfico

Fidel de 20 meses, Fidel el revolucionario
Llegada de Fidel a Maiquetía, enero de 1959
Fidel con Pablo Neruda en la Universidad Central de Venezuela, 1959
LEAD Technologies Inc. V1.01

Wolfgang R. Vicent Vielma, Licenciado en Geografía, Trabajador de la Casa de Nuestra América José Martí y Profesor de la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada Bolivariana.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.