Politics

Tomás Moro y el nacionalismo del caracol: “un placer diminuto” y dañino

Home Pensando bien Tomás Moro y el nacionalismo del caracol: «un placer diminuto» y dañino

El nacionalisme és un tancament sobre sí mateix.

Tomás Moro escribió Diálogo de la fortaleza contra la tribulación mientras se encontraba prisionero en la Torre de Londres en 1534-1535, antes de ser degollado en julio de ese último año. En el libro, oculto bajo la figura del Gran Turco, se simboliza el régimen de Enrique VIII y su ministro Cromwell. Moro preveía la persecución que caería sobre la Iglesia y preparaba a los ingleses a resistirla.

En uno de los diálogos Antonio reflexiona sobre aquells que tenen por a la mort «per manca d’intel.ligència» y se aferran a los bienes terrenos que pasan:

«Estos necios son tan idiotas como aquel que guardaba desde la niñez una bolsa llena de huesos de cereza, y se había hecho tal capricho con ella que no la soltaba ni por una bolsa más grande llena de oro.

Esta gente hace como el caracol en una fábula de Esopo. Cuando Júpiter, el dios soberano para los poetas, invitó a todos los pobres gusanos de la tierra a una solemne fiesta que fue de su agrado preparar para ellos (…), el caracol se quedó en su casa y se negó a ir. Le preguntó Júpiter después por qué no había ido a la fiesta, pues habría sido muy regalado, y se habría divertido, y hubiera visto un gran palacio, y se habría deleitado con manjares exquisitos, y el caracol le contestó que ningún lugar le gustaba tanto como su propia casa. Se enfadó Júpiter tanto al oír esa respuesta que le dijo que si quería tanto su casa nunca jamás la dejaría, y la cargaría sobre sus espaldas adondequiera que fuese. Y así ha hecho desde entonces, según dicen. (…) 

Con esa fábula de Esopo quería considerar la locura de los que ponen su imaginación en un placer diminuto de tal modo que no pueden ver cómo vivir sin él (…) Su conducta, perversa e insensata, les hace caer a veces en gran indignación con no poco daño».

Mientras el humilde patriotismo no ata a lo pequeño sino que lo utiliza para llegar a lo universal, el soberbio nacionalismo se encadena a lo pequeño y nos ciega para lo grande. Doncs ja tenim més clar per què el nacionalisme no permet que Catalunya vagi gaire lluny: es un placer diminuto para vidas descendentes.

Dolça i empetitida Catalunya…

 



Categories: Pensando bien

Tags: Esopo, nacionalismo, patriotismo, Tomás Moro

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.